Quintana Roo

Proponen nueva metodología de mapeo para calcular cantidad de sargazo que recala

29 de junio/ Cancún, Q. Roo.- Un reciente estudio propone una nueva metodología de mapeo para estimar la cobertura de sargazo que recala en las playas del Caribe, con una precisión del 91 por ciento frente a otras formas de medir la cobertura de las macroalgas, cuya inusual llegada a las costas representa un problema emergente que, además de generar numerosos desafíos provoca impactos ambientales en diversos ecosistemas costeros.

El objetivo es apoyar el desarrollo de planes de trabajo que mejoren su recolección y el manejo de esta macroalga.

La investigación es de la autoria de Javier Arellano Verdeno y por Hugo Lazcano Hernández –por el Departamento de Observación y Estudio de la Tierra, Atmósfera y Oceáno, del Colegio de la Frontera Sur (Ecosur) de Chetumal–; y Martín Romero, de la Universidad Da Vinci, en la Ciudad de México.

El área que abarcó inicialmente fue Mahahual, en el sur de Quintana Roo y se usaron para ello fotografías geoetiquetadas tomadas entre el 14 de septiembre de 2019 y el 24 de agosto de 2021.

Esta área ha recibido desembarques masivos periódicos de sargazo desde finales de 2014, con años pico en 2015, 2018, 2019 y 2021, indican.

“Las imágenes recolectadas para construir el conjunto de datos para este estudio fueron tomadas de la plataforma Collective View, la cual se enfoca en recolectar fotografías a escala de playa usando el esquema de Crowdsourcing”, detallan.

El crowdsourcing –argumentaron– fomenta el proceso de apropiación social de la Ciencia para la construcción de enfoques multiescala usados durante el monitoreo de sargazo.

La obtención de imágenes a través de esa herramienta permitió reducir el costo de seguimiento frente a métodos que recurren a imágenes satelitales de muy alta resolución espacial, lo que a su vez posibilitó dar un seguimiento casi en tiempo real.

Si bien los autores admiten que las características técnicas, visuales y temporales de las fotos están fuera de su control, sostienen que incluso con esas limitaciones, “demostraron ser una valiosa fuente de información”.

Su propuesta se basa en el mapeo de sargazo a lo largo de la playa utilizando el porcentaje de cobertura de estas macroalgas, en fotografías geoetiquetadas para diseñar mapas.

“Se utilizó la segmentación semántica (SS) para clasificar tres elementos dentro de cada imagen (arena, sargazo y otros elementos). Esto proporcionó una aproximación cuantitativa de la presencia de sargazo en la playa en cada fotografía.

“Esta metodología partió de la premisa de que el sargazo acumulado se encuentra en la playa, por lo que el estudio se realizó con fotografías que cumplieran con esta condición”, explican.

La segmentación semántica es un componente para el procesamiento de imágenes y la visión artificial. Su objetivo es cambiar la representación de una imagen en algo más significativo y más fácil de analizar usando algoritmos de procesamiento posterior.

“Más específicamente, SS se puede formular como un problema de clasificación de pixeles etiquetados semánticamente. Realiza el etiquetado a nivel pixeles con un conjunto de objetos en categorías específicas, por ejemplo, personas, coches, semáforos (…) para todos los pixeles de la imagen”, abundan.

El texto  fue publicado en la revista de corte científico de acceso abierto, Peer J, con el título “Uso de la segmentación semántica para mapear Sargassum en playas”, el pasado nueve de junio.

En él, exponen que para crear estrategias de limpieza eficientes, es fundamental contar con información suficiente, como el área de cobertura o el volumen de biomasa acumulada en la playa.

Tradicionalmente el monitoreo de sargazo en mar abierto se ha llevado a cabo desde el 2005 utilizando técnicas de teledetección satelital.

“Sin embargo, las metodologías de teledetección existentes no siempre se pueden aplicar debido a varios factores técnicos o ambientales”, señalan, con referencia a al uso de datos satelitales de las plataformas AQUA, TERRA y Landsat de la NASA, así como el Sentinel-2 de la Agencia Espacial Europea (ESA)

Mencionan que, actualmente, las metodologías de teledetección más ampliamente aceptadas y utilizadas en todo el mundo son el índice de algas flotantes (FAI) y el índice de algas flotantes alternativas (AFAI)

No obstante, las limitaciones de las plataformas satelitales y las condiciones de observación –como la existencia de nubes y sus sombras, las influencias atmosféricas y los reflejos del sol– obstaculizan el monitoreo eficiente del sargazo en la playa y hace que existan “falsos positivos”.

Al citar investigaciones de científicas como Rosa Rodríguez Martínez, Brigitta Van Tussenbroek y Eric Jordán Dahlgren, indican que la presencia de las macroalgas ha aumentado en el mar Caribe debido a un gran cinturón de sargazo en el Atlántico, que se ha observado en imágenes satelitales desde el 2011, el cual se extiende desde África occidental, hasta el Golfo de México.

“Si bien el sargazo es importante en mar abierto, varios estudios científicos confirman el severo daño que las grandes concentraciones de sargazo causan a la flora y fauna de los ecosistemas costeros, la salud de los habitantes de los pueblos costeros y las economías de las ciudades y países afectados por el fenómeno”, mencionan para dar contexto.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.