Quintana Roo

Jaguar, la apuesta de conservación del gobierno federal en Tulum

23 de junio/ Cancún, Q. Roo.- Una de las apuestas ambientales en materia de conservación, impulsadas por el gobierno de México en lo que va de la administración obradorista, es la creación del Área de Protección de Flora y Fauna (APFF) “Jaguar”, con una superficie de 2 mil 258 hectáreas divididas en dos polígonos separados en Tulum, que abarcan el 1.11 por ciento de ese municipio.

El polígono 1, con una superficie de mil 975 hectáreas se encuentra selva adentro, mientras que el polígono 2, con 282.6 hectáreas, colinda con el polígono costero del Área Natural Protegida (ANP) Parque Nacional de Tulum.

La superficie de ambos polígonos está conformada por terrenos nacionales, de propiedad federal y estatal. En el caso del Polígono 1, la propiedad es federal y en el caso del Polígono 2, es una combinación.

De acuerdo con la categoría del ANP “Jaguar”, que es la más laxa, se permite la realización de actividades relacionadas con la preservación, repoblación, propagación, aclimatación, refugio, investigación y aprovechamiento sustentable de las especies, así como las relativas a la educación y difusión.

El objetivo de su creación obedece a establecer mecanismos de protección y conservación de los hábitats cuyo equilibrio y preservación son fundamentales para la existencia de más de 960 especies de flora y fauna nativa de las selvas tropicales y de los humedales, y de 90 especies en alguna categoría de riesgo, entre las que destaca por su importancia biológica y cultural el jaguar (Panthera onca), símbolo sagrado de las culturas mesoamericanas.

Este felino es el emblema de la propuesta del Área Natural Protegida que, se pretende, contribuya a la disponibilidad de hábitat en esa zona de distribución geográfica de la especie, a través de la ejecución de programas de conservación, protección, vigilancia y restauración de los recursos naturales, se indica en el Estudio Previo Justificativo (EPJ) de “Jaguar”, elaborado por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp)

Ocurre que entre las principales problemáticas detectadas en la APFF “Jaguar” se ubica la vulnerabilidad de sus ecosistemas y de su biodiversidad ante el cambio climático; el crecimiento de la zona urbana en Tulum, justo en los alrededores de la poligonal propuesta, lo cual amenaza con umentar los cambios de uso del suelo en ecosistemas selváticos, como ya ha venido ocurriendo; y la presencia de la especie exóica invasora Orquídea Monja Africana.

El pasado 10 de junio, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) un aviso para notificar que la versión pública de dicho estudio estará a disposición para su consulta en las oficinas de la Conanp en la Ciudad de México y en la coordinación regional, en Cancún, durante 30 días naturales contados al día siguiente de emitido el aviso.

La consulta tiene por objeto conocer la opinión de los gobiernos de Tulum y Quintana Roo, de organizaciones sociales, públicas o privadas, pueblos indígenas, personas físicas o morales, universidades, centros de investigación, instituciones y organizaciones de los sectores público, social y privado, así como de las propias dependencias federales involucradas en el tema.

Una revisión del documento de 236 páginas, hecha por EstamosAquí Mx, permite saber que además de buscar la protección del jaguar, se intenta preservar la riqueza de cenotes, lagunas, cavernas y los más de 2 mil kilómetros de ríos subterráneos existentes en la zona, entre los cuales destacan el Sistema Sac Actun de 364 kilómetros de extensión y el Sistema Ox Bel Ha, de 272 kilómetros.

“El sistema Sac Actun se divide geográficamente en distintas secciones que incluyen las regiones de Sac Actun, Nohoch Nah Chich, Aktun Hu y Dos Ojos. La zona sur de la región Sac Actun drena por el subsuelo de la propuesta APFF Jaguar, y, hasta el momento, la cartografía realizada por equipos de espeleobuceo indican que el polígono 2 de la propuesta de ANP está por encima de uno de estos ramales”, se lee.

En ese sitio se observan cenotes cercanos –se indica– que hacen altamente probables nuevos registros de especies de flora y fauna asociadas, posiblemente endémicas, así como restos arqueológicos y paleontológicos de la megafauna del Pleistoceno que habitó el área.

La Conanp expone que los cenotes Calavera y el Gran Cenote, se ubican a 600 y mil 400 metros, respectivamente, del polígono 2 de la propuesta, donde en 2002 se registraron restos óseos y, desde 2007, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) ha registrado más 120 osamentas en perfecto estado de conservación, siendo uno de los sitios funerarios utilizado por los antiguos mayas como cementerio, toda vez que algunas osamentas presentan ofrendas.

En el caso del Gran Cenote se encontraron restos óseos de megafauna pleistocénica con una antigüedad entre 126 y 12 mil años.

“Cabe resaltar que en las cuevas aledañas a la ciudad de Tulum se han descubierto nuevos registros fósiles de los primeros pobladores de América que habitaron la Península de Yucatán, y que por su importancia se denominan Paleoamericanos tulumnenses, que habitaron esta región a finales del Pleistoceno, hace 13 mil años, cuando el nivel del mar estaba 30 metros por debajo del nivel actual y las condiciones de las cuevas eran favorables hasta el fin de la Era de Hielo, fecha que coincide con la inundación de las cuevas”, se explica.

La propuesta señala que la expedición del APFF “Jaguar” promoverá la continuidad de los procesos geohidrológicos que originan los sistemas kársticos, la belleza escénica de los espeleotemas subacuáticos –como se conoce a la unión de las puntas de roca dentro de las cavernas, que van del suelo al techo y viceversa– y su importancia como refugio de flora y fauna, así como del resguardo de restos paleontológicos, objeto de conservación de la ANP.

En las 2 mil 258.2 hectáreas se identificaron 7 tipos de vegetación: Selva alta o mediana subperennifolia, selva alta o mediana perennifolia, selva baja subcaduuucifolia, selva mediana subperennifolia, manglar, sibal y vegetación secundaria de selva alta o mediana subperennifolia.

También se encontraron zonas de suelo desnudo en recuperación y suelo desnudo inundable.

En cuanto a la fauna se han registrado en la APFF “Jaguar”, 203 especies de invertebrados terrestres, de los cuales 192 son insectos y 11, arácnidos; también polinizadores, como las abejas, con 15 especies distintas, lo que representa el 17 por ciento de las especies reportadas para Quintana Roo (88 especies)

Hay también peces continentales, anfibios, 51 especies de reptiles; 246 de aves –más del 50 por ciento de las registradas en el estado (483)– 35 especies de mamíferos terrestres, entre ellas las 11 especies de muerciélagos; jaguares, ocelotes y tigrillos, así como monos aulladores.

“En conjunto, con la propuesta de ANP ‘Jaguar’ se protegerían a más de 900 especies entre plantas vasculares, vertebrados e invertebrados, lo que equivale a proteger a más del 20 por ciento de la riqueza biológica de Quintana Roo, incluyendo 90 especies catalogadas en la NOM-059-Semarnat-2010 (52 Sujetas a protección especial, 28 Amenazadas y 10 En peligro de extinción)

“Asimismo, se protegerían 7 tipos de ecosistemas selváticos, los cuales proporcionan servicios ecosistémicos que aportan beneficios a diferentes escalas” se destaca.

Quintana Roo cuenta ya con 18 ANPs de competencia federal, las cuales abarcan una superficie de protección de 7 millones 079 mil 970 hectáreas; otras 10, son de competencia estatal, con una extensión de 312 mil 860 hectáreas y una de competencia municipal en Cancún, de 6.47 hetáreas.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.