Quintana Roo

Por violentar carácter preventivo de la ley, Semarnat declara improcedente evaluación a Xibalbá

22 de junio/ Cancún, Q. Roo.- La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) declaró que no procede la evaluación en materia de impacto ambiental del “Desarrollo Ecoturístico Xibalba, obras adicionales”, en Valladolid, Yucatán, luego de que la empresa Xenotes Mágicos violentase el carácter preventivo de la legislación ambiental al realizar obras adicionales a las que le fueron autorizadas en 2016 y 2020, lo que motivó la clausura del proyecto el pasado 2 de mayo.

El pasado 11 de mayo, mediante el oficio número 726.4/ UGA-0783, firmado por Hernán José Cárdenas López “suplente por ausencia” en la delegación de la Semarnat en Yucatán, se notificó la decisión a la compañía, ligada al Grupo Xcaret.

“La empresa no solo ha sido sancionada por construir obras que no fueron materia de las autorizaciones de impacto ambiental que se le otorgaron en los años 2016 y 2020, respectivamente, lo que se conoció en la visita de 2021.

“Por otra parte, durante la práctica de la visita de inspección de 2022, se le impuso como medida de seguridad una clausura parcial temporal, por haberse conocido la construcción de obras nuevas, adicionales e incluso diferentes a las detectadas en 2021, que tampoco están autorizadas, así como la construcción de otras que son continuación o ampliación de las que se conocieron en la visita del 2021”, se lee en el resolutivo.

Debido a lo anterior la dependencia indicó que “no puede ser evaluado el proyecto, toda vez que no cumple con el carácter preventivo” y añadió, “esta Secretaría determina la no procedencia de la evaluación en materia de impacto ambiental del proyecto denominado Desarrollo Ecoturístico Xibablba, obras adicionales”.

De este modo, Xenotes Mágicos deberá cumplir con medidas correctivas o de urgente aplicación que, en su momento, le impondrá la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) en el expediente administrativo correspondiente, además de las sanciones que le sean impuestas y del ejercicio de las acciones civiles y penales que resulten aplicables.

Como antecedente, el 5 de enero de este año, Xenotes Mágicos había ingresado a la delegación de la Semarnat en Yucatán, la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) para dicho proyecto, para ser evaluado y obtener la autorización correspondiente.

El expediente fue integrado el 19 de enero, fecha en que inició propiamente el procedimiento para evaluar el proyecto, cuyo objetivo era ofrecer a los visitantes de Xibalba, la posibilidad de navegar en balsas, nadar, bucear y realizar otras actividades en el circuito de cenotes que integran la obra.

Sin embargo, para el 2 de mayo la Profepa clausuró una serie de obras que –asegura– “han modificado los cauces naturales de las aguas interiores de los cenotes que integran el presente proyecto, todo ello fue realizado sin la autorización previa en materia de impacto ambiental”.

La medida se tomó luego de una visita de inspección hecha el 30 de marzo, con participación de oficinas centrales de la Procuraduría, la cual concluyó el siete de abril, con el objetivo de verificar los trabajos de preparación del sitio y construcción de los proyectos autorizados a Xenotes Mágicos para el desarrollo de Xibalba.

Las autorizaciones en materia de impacto ambiental están fechadas el 16 de diciembre de 2016, para el desarrollo del proyecto; el 29 de octubre de 2020, para caminos complementarios de acceso y operación; y el 22 de junio, para una planta de ósmosis inversa.

Como se detectó que había incumplimientos a esas autorizaciones y, además, había otras obras en desarrollo, no autorizadas, se aplicó la clausura.

Las obras fueron: remoción de vegetación forestal en una superficie total de 33 mil 328 metros cuadrados, en 13 frentes de obra civil, fuera de los polígonos autorizados para llevar a cabo el cambio de uso del suelo en terrenos forestales.

También la modificación de la geomorfología natural del cenote denominado El Pilón o Casa de Hielo, al haber realizado las obras de un cañón artificial sin contar con la autorización debida. Obras en proceso de construcción, tampoco autorizadas, para un área denominada Hacienda.

“En el cenote Vaquería se observó la colocación de vigas de acero y la apertura de la cavidad en el sustrato rocoso, que contempla una serie de galerías o red de túneles alternos, obras que no están autorizadas”, se lee.

También la construcción de 3 mil 206 metros de longitud de caminos complementarios distribuidos en siete secciones, fuera del trazo original autorizado, así como derrames de hidrocarburos sobre el suelo natural en tres áreas.

De acuerdo con la Profepa, la empresa había construido estacionamientos, edificios de servicios, apertura de túneles, construcción de pasillos, palapas, áreas de descanso y escalinatas, área de depósito y trituración de material pétreo, la modificación de cuerpos de agua o cenotes y el dragado para el afloramiento de agua, que no fueron materia de las autorizaciones otorgadas a la empresa.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.