CulturaEspeciales

‘No le aunque’, una barbaridad que se dice aquí por ‘no le hace’

A veces nuestros yucatequismos caen en la barbarie, es cierto que comentemos errores al hablar pero de cuando en cuando nos pasamos más de la cuenta y como vulgarmente se dice, «la regamos».

Por ejemplo el caso de la expresión «le hace» (no importa, qué importa, aunque sea, etcétera) le hacemos enjorquetado (esto del enjorquetar también es de por acá) la palabra «aunque» en vez de «hace». que es lo común en las conversaciones. No sólo se oye muy mal sino que deviene una estupidez.

Veamos este ejemplo:

-Oye Cirilo, ¿dices que don Pascual nos encargó, como desyerbadores, desyerbar todo su enorme patio?

-Sí, Chano, órdenes son órdenes, y hasta nos va a dar el viejo diez pesos a casa uno por la chamba

-Oye, yo no le meto, vamos a tardar como un mes en terminarlo

-No le «aunque» pues lana es lana…

Cambiamos (erróneamente) «el» o «la» por «al»

¿Cómo está eso? pues muy fácil y nada mejor que una muestra:

-Bueno muchachos -dice don Pascual-

-Ya pasaron dos meses en desyerbar mi patio

-Sí, patrón, mírelo que bonito

-Oye Cirilo, pero falta la mitad…

-En 2 meses más lo terminamos, patrón

-No te hagas «al tonto»; esto no se acaba ni pa’ año nuevo…

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.