EspecialesVida Saludable

La longevidad comienza desde nuestra niñez

Un nuevo estudio confirma la certeza de una intuición popular: nuestros hábitos durante la niñez y adolescencia no solo afectan nuestra salud cuando somos adultos, sino incluso pueden determinar cuánto tiempo viviremos, publica hoy Claire McCarthy en The Harvard Gazette.

Añade que el International Childhood Cardiovascular Cohorts Consortium Outcomes Study ha estado recopilando datos sobre casi 40,000 personas de los Estados Unidos, Finlandia y Australia. Comenzaron a estudiarlos desde que eran niños en la década de 1970, hicieron un corte en la década de 1990, y los monitorean desde entonces.

Los investigadores han estado observando los efectos de cinco factores de riesgo:

  1. Índice de masa corporal (IMC), un cálculo que muestra si una persona está dentro de un rango de peso saludable.
  2. Presión arterial sistólica, que es el número superior en una lectura de presión arterial y es una medida de cuánta presión se ejerce sobre las arterias cuando el corazón late.
  3. Valor de colesterol total, una medida de la cantidad de la sustancia cerosa que está en la sangre. Si bien el colesterol es importante para, entre otras cosas, la construcción de células y hormonas, tener demasiado en el torrente sanguíneo puede provocar enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.
  4. Nivel de triglicéridos, una medida de la cantidad de esta sustancia grasa que se encuentra en la sangre. Al igual que con el colesterol, los niveles demasiado altos de triglicéridos aumentan el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.
  5. Fumar en la juventud.

De 2015 a 2019, los investigadores hicieron un seguimiento de todas estas personas, que tenían 46 años en promedio. Encontraron que casi 800 de ellos habían tenido eventos cardiovasculares (como un ataque cardíaco o un derrame cerebral), de los cuales más de 300 fueron fatales.

Cuando los investigadores compararon los resultados con los valores de los cinco factores, encontraron que de hecho eran factores de riesgo:

  1. Las personas que tenían valores más altos de lo normal para todos los factores de riesgo tenían casi el triple de riesgo de enfermedad cardiovascular.
  2. El tabaquismo fue el mayor factor de riesgo, seguido por el IMC, la presión arterial sistólica, los triglicéridos y el colesterol.
  3. No era necesario tener los cinco factores para estar en riesgo; por ejemplo, las personas que eran obesas cuando eran niños tenían más de tres veces más probabilidades de tener enfermedades cardiovasculares, y aquellas cuya presión arterial era alta o cercana a alta tenían el doble de riesgo.

Nada de esto es una sorpresa, pero verlo tan claramente debería ser una llamada de atención, especialmente para los padres.

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.