Quintana Roo

SEMAR en Mahahual aplica plan de atención inmediata a municipios para contener arribo de sargazo

27 de mayo/ Cancún, Q. Roo.- Ante el voluminoso recale de sargazo en playas de Quintana Roo, la Secretaría de Marina Armadada de México (SEMAR) colocó en la zona sur del estado mil 400 metros de barrera para contener las macroalgas en el mar y desplegó embarcaciones para recogerlo cuando aún flota en el agua para impedir que alcance las costas, se pudra y provoque, entre otras cosas, la liberación de líquidos tóxicos que tiñen de ocre la zona marina.

La instalación de las barreras fue en playas de Mahahual, en el municipio de Othón P. Blanco, informó este viernes el gobierno de Quintana Roo, al precisar que se han desplegado en las costas de Quintana Roo: 11 buques sargaceros y 16 embarcaciones menores.

Además, se han instalado 9 mil metros de barrera, se han puesto en marcha 4 tractores con sus barredoras, se colocaron 120 anclajes y 2 mil 700 metros lineales de barreras en Playa del Carmen y otros 100 metros de barrera en Puerto Morelos.

El contralmirante, Alejandro Zenteno, responsable de la coordinación de la Estrategia para la Atención del Sargazo, por parte de la SEMAR, dijo que también se ha establecido un Plan de Atención Inmediata a Municipios, que inició ayer, precisamente en Mahahual.

El objetivo de ese Plan es atender las playas en donde el sargazo supere las capacidades y genere alertas. Contempla cuatro brigadas, una de la Marina, otra del gobierno estatal, una más de los municipios y la cuarta, integrada por concesionarios de zona federal o empresarios, con maquinaria y equipo para la recolección de las macroalgas.

Con estas medidas, se espera que en un periodo de 48 a 72 horas se puedan recuperar los espacios en donde los recales masivos desbordaron las capacidades locales en Mahahual.

En esa demarcación se probaron, adicionalmente, unas bandas recolectoras anfibias que apenas llegaron ayer, las cuales se utilizarán en los próximos días.

De acuerdo con científicas y científicos, así como de especialistas que monitorean el fenómeno –antes considerado atípico, pero ahora presenta cada año– en esta temporada flotan 14 millones de toneladas de sargazo en el oceano, dos millones más que las 12 millones de toneladas que se registraron en 2018, cuando se dio el pico más alto de recale en las costas de la entidad.

De ese total, una cantidad es impulsada por vientos y corrientes oceánicas que traen los manchones de sargazo desde África, pasando frente a las costas de Brasil, hacia El Caribe, hasta depositarse aquí y en el Golfo de México.

Para el gobernador del estado, Carlos Joaquín, hay que “aprender a vivir con la temporada de sargazo año con año, hasta crearse una cultura para su atención, como sucede con la temporada de huracanes en que la gente se prepara porque ya sabe qué hacer antes, durante y después de un fenómeno”.

El mandatario se quejó del impacto mediático que tuvo la presencia de altos volúmenes de sargazo durante el fin de semana, sin matizar que el arribo crítico es en algunas playas, pero el resto mantiene su limpieza. Incluso, consideró que el tema se “magnificó”.

Para las y los especialistas, más que acostumbrarse o normalizar el fenómeno, hay que atender sus causas para disminuir los volúmenes generados, así como las cantidades que recalan en las costas; normar las competencias de los órdenes de gobierno para precisar la actuación y competencia de las distintas autoridades involucradas y encontrar una utilidad o aprovechamiento adecuado de las macroalgas.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.