CulturaEspeciales

Crónica de un adiós: El plazo se cumplió

Las bienvenidas, como las despedidas, tienen en si una carga de sentimientos, en el primero de los casos la expectativa de lo que podrá pasar al paso de los años, los planes trazados con antelación y el reto y por qué no, el enfrentamiento a lo nuevo. En el segundo caso, ésta reviste una serie de lo que se hará con el nuevo tiempo disponible, lo que ellas (las amigas Cata (Caty) y Vero) tiene previsto, de los panes, es en este sentido un maremágnum de sentimientos diversos y adversos. Por un lado la satisfacción del deber cumplido y por el otro, lo que implica adoptar el nuevo vestido, no el que se ponían a diario para ir a la escuela, el de la letra se refiere al vestido de la jubilación.
La maestra Caty ( Catalina Solis Gorocica) y Vero ( Verónica del Cármen Barrientos Arias) mencionan que es una serie de sentimientos encontrados, de tristeza y alegría, de lo no saber qué ocurrirá no en lo que hará de manera externa, sino de lo que ellas sentirán dentro de si mismas. Desde el anuncio de su jubilación ( ver Las jubiladas: cuando el momento llega en estamoaqui.mx, 3 de abril de 2022), las emociones a partir que lo supimos todos los de la escuela y de manera especial de sus cercanos compañeros y amigos de la escuela, fuimos partícipes de lo que acontecía y de la manera en que llevaban ellas la espera del inicio de su nueva vida.
Como se diría en el argot cotidiano, bajo el agua, se comenzó a fraguar la celebración que debía de hacerse con motivo de esta efeméride. Hay que aclarar a mis caros y caras lectoras que igual que las amigas mencionadas con anterioridad, también se irán por la puerta de la jubilación tres maestras más (no considera el de la letra importante mencionarlas) y un maestro, quien ya hace algunos meses se despidió de la escuela sin que las autoridades de la misma hicieran algo al respecto, pero creo que el arrepentimiento es duro y aprovecharán esta hégira de las maestras para incluirlos en el “merecido” homenaje. Ya sabrá el maestro en cuestión si aceptar la invitación o no, es cuestión de carácter y decisión personal.
Pues así fue como días previos a las vacaciones de Semana Santa un grupo de docentes compañeros de las pronto jubiladas se reunieron en un salón de la misma para discutir y encontrar algunas estrategias y el qué hacer para celebrarlas. La primera reunión fue de carácter general y las demás fue cada vez más reducida a gusto y medida del director de la misma, quien como sucede en todos los casos, el resultado del festejo a celebrarse, fue determinada por él y su pequeño grupo de maestras notables solo asintió y organizó.
Se planeó un homenaje en donde participarán los alumnos, en una ceremonia en la plaza cívica en donde se ensalzará la labor de cada una de ellas y seguro se llegará hasta el histrionismo y no duda el que esto escribe que veremos alguna que otra lágrima escaparse de los ojos de las compañeras y familiares. Para tal efecto se ha invitado a las autoridades escolares, léase, Supervisor (antes Inspector), y algunos directores de las escuelas que conforman la zona escolar. Asimismo estarán presentes los familiares de las homenajeadas y los docentes en general, amigos y amigas antiguas y antiguos viejos y compañeros docentes nuevos. Seguramente también se contará con la presencia de una profesora que se aparece solo en eventos especiales y es cercana a la dirección de la escuela.
Y el día llegó, mañana un poco calurosa del día jueves 28 de abril, hora programada 8 a.m. los docentes presentes, alumnos también y lo que da un toque especial a la reunión, no solo es la elegancia de alguna de las homenajeadas, ya que no se puede decir que todas lo estarán, pero el de la letra asegura que brillarán las amigas Caty y Vero, sino que estarán las personas más cercanas a las próximas jubiladas, el Profesor Mauro (esposo de la maestra Cata y su mamá) y acompañando a Vero el apreciado galeno Jorge Luis Ojeda y Ojeda y sus hijos Luis Jorge (Odontólogo) y Jorge Luis (Médico).
Poco a poco la plaza cívica se fue llenando, no solo de alumnos sino también de muchos, pero muchos invitados y colados a esta fiesta. Se había programado el ágape posterior para un número determinado de personas, pero la asistencia rebasó lo programado pero recordando la multiplicación de los peces por nuestro Señor Jesucristo, todo saldría bien. Y así fue.
Los alumnos, con su habitual alegría llenaron el espacio techado para este fin, y como invitado especial, el calor y bochorno causado no solo por el imperante clima, sino también por la multitud de personas que estaban presentes. Tras bambalinas, la encargada de la comida (la maestra Geydi, con G, llegando a tiempo con sulas personas encargadas de servir las tortas y tacos), la elegancia de la maestra oradora, Águeda Bustillos, preparando y revisando lo que leería en honor de los homenajeados, la maestra Flora (Flor ) esperando y consultando su reloj para esperar el momento de ir a buscar el pastel que se había encargado para el evento (cabe mencionar que dicho cake fue un éxito por su sabor y precio) lo intendentes, como siempre poniendo sillas y preparando la sección en donde se serviría la comida, los prefectos haciendo su parte y los docentes, llegando poco a poco viendo como se llevaban a cabo los preparativos. Y los alumnos de todos los grados y secciones, mostraban las pancartas que se habían elaborado para manifestar alguna emoción para los que se jubilaban. Los encargados de la elaboración de las mismas fueron los maestros de la Academia de Artes: Genoveva, Goretty y Adrían.
Poco a poco los homenajeados llegaban y sus familiares también, tanto Caty como Vero lucieron sus galas para la ocasión, seguramente estaban sonrientes (pero el cubrebocas lo ocultaba), pero los que las conocemos, como el de la letra se podía ver en el brillo de sus ojos, mismas que se llenarían de lágrimas en el transcurso de las palabras dedicadas a ellas. Cabe mencionar que la ceremonia fue un poco prolongada ya que intervinieron varias personas dedicándoles palabras llenas de sentimientos y emociones (como suele ocurrir en estas ocasiones). La maestra Jane Escalante fue la encargada de conducir el evento, las palabras fueron dichas entre otras personas por el director Diego Espinosa Góngora, quien como siempre luciendo su elegancia como un maniquí, (sarcasmo), las parcas palabras del Supervisor Dr. Mario Toledo Pérez, pero lo que si hay que mencionar, fue la intervención de la maestra que era la encargada de pronunciar las palabras alusivas a las maestras que se jubilaban, Mtra. Águeda Bustillos V. hay que mencionar que las palabras emitidas por ella no solo estuvieron vargadas de emoción y de recuerdo, sino que sus sentimientos hicieron o le jugaron una mala pasada, ya que en estos momentos, la voz se le quebró, dándole un matiz particulara sus palabras, mismas que les llegó de manera directa no solo a las homenajeadas sino también a sus parientes cercanos.
Bonita la ceremonia, lástima de los reconocimientos que la dirección de la escuela les otorgó, como se diría estaban chachales y no a la altura de las circunstancias. Pero bueno, esto es una característica de esta administración. Los ramos de flores iban y venían, las emociones se expresaban a flor de piel, todo era una combinación de alegría y tristeza. Pero así es la vida, de momentos alegres y en otras tristes.
La comida buena (no digamos excelente, el postre si, pero no valió la pena por la gran erogación que se pagó, pero seguramente muchos fueron chayotes, como suele ocurrir y se habrán hecho patos para no pagar), hubo música de mariachi, pocas y bien cantadas, convivencia bonita y el adiós posterior, con la promesa de seguramente vernos pronto, en voz de las jubiladas. Cabe mencionar que en esta ceremonia el de la letra tuvo la oportunidad de conocer a una de sus caras lectoras, la mamá de la maestra Caty, amable, siempre con una sonrisa, comentó al de la tinta que le agradaban los artículos (publicados por el que lo cuenta) que había tenido la posibilidad de leer y que le recordaban tiempos pasados. Fue grato conocer a una lectora más. Gracias Caty por esta oportunidad.
Desde esta tribuna, el autor de estas letras y considerando ser amigos de las jubiladas(a partir del 1º de mayo) desea éxito, serán raros los primeros días sin acudir a la escuela como se hizo durante muchos años, pero con la expectativa del comienzo de una nueva vida que seguramente estará llena de emociones y alegrías. Felicidades y no un adiós sino hasta pronto y nueva vida a Caty y Vero.

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.