EntérateEspecialesOpiniones

Declaración por Mérida 2050

–Muchísimas gracias, querido Tuuskeep, por haberme proporcionado ayer miércoles unos momentos de reparador descanso y solaz esparcimiento.

–¿De qué hablas Tizoc, si solo se nos ocurrió colarnos al acto en el que el gobernador Mauricio Vila y el alcalde de Mérida Renán Barrera refrendaron la Declaración por Mérida 2050 “Trabajando juntos”?

–Precisamente; cuando el calor se ensañaba con la mayoría de los yucatecos, durante cerca de dos horas, tú y yo pudimos disfrutar del potente aire acondicionado del Centro Internacional de Congresos (CIC), que construyó Rolando Zapata, pero sobre todo de la presencia de la gente bonita que respondió a la convocatoria de las autoridades estatales y municipales: damas y caballeros vestidos de manera elegante, que exhibían sus buenas maneras, como si toda su vida hubiesen vivido en la corte de María Antonieta.

–¿María Antonieta Pons?

–Olvídalo. Si te soy sincero, pensé que no pasaríamos del primer filtro. ¿Te fijaste, Tizoc, cómo nos veían las y los pulcros edecanes? Si no con desconfianza, sí con desconcierto. Fue buena idea sustituir nuestras chanclas por alpargatas, aunque lo que más influyó, quizá, fue lo que unas y otro leyeron en nuestras camisetas blancas con letras azules: Unidos como uno solo.

–Puede ser, esa consigna iba más o menos de acuerdo con Trabajando juntos. Sin embargo, te confieso que no me gustó mucho que nos sentaran en la última fila, ya que desde allí solo veíamos las cabezas de los que estaban sentados delante de nosotros.

–Es cierto, pero a cambio estábamos más cerca de las canastas de galletitas y refrescos, lo que compensó la descortesía para con nosotros, aunque no figurásemos en la lista de los selectos invitados. ¿Pero qué es lo que más te llamó la atención del evento?

–Que los rituales políticos del xtokoysolar no cambian nada, o casi nada, independientemente del partido que esté en el poder. ¿Y a ti?

–Dos cosas. La primera: nunca he entendido por qué las autoridades, estatales y municipales en este caso, tienen que suscribir o refrendar convenios, acuerdos, etc., para cumplir con sus responsabilidades de ley: atender las demandas de sus gobernados. La segunda: el optimismo, por no decir, arrogancia, que evidencian el gobernador y el alcalde de esta capital, en el sentido de que la mentada Declaración por Mérida 2050 es una hoja de ruta de las políticas que deben de permanecer en los próximos gobiernos.

–Yo estaba tan distraído tratando de descubrir quiénes de las damas presentes se habían hecho cirugía plástica para parecer más jóvenes que en lo que en realidad son y cuáles de los capitanes de industria se habían sometido a un bypass gástrico para parecer más flacos de como eran habitualmente, que no me fijé en ese detalle, Tuuskeep. ¿Así lo dijeron?

–Tal cual.

–Entonces creo que el gobernador y el alcalde de Mérida también abrigan esperanzas transexenales, como AMLO, ¿no?

–A mí me dio la impresión que el mensaje del evento, dicho de manera oblicua, o no tanto, es el siguiente: “Yucatecos: el panismo llegó al Gobierno del Estado y al Ayuntamiento de Mérida para quedarse hasta el 2050, por lo menos, y haremos todo lo que esté a nuestro alcance para conservar el poder, pésele a quien le pese. Así que, saliendo de este recinto, coméntenlo con sus familiares, amigos y conocidos para que todos se sumen a esta cruzada cívica que es por el bien de ustedes”.

–¡Pasumecha!  ¿Y qué crees que dirá y hará la oposición, especialmente Morena, que en la pasada consulta de revocación de mandato evidenció que goza de cabal salud entre un sector nada despreciable del electorado yucateco?

–Que difícilmente se quedará con los brazos cruzados, sobre todo ahora que los blanquiazules ya confirmaron que van con todo.

— ¿Algo más que hayas notado en este aquelarre del binomio conservador Vila-Barrera?

–Sí. Aseguraron que a Yucatán le va mejor cuando hay autoridades del mismo partido en las alcaldías y en el Ejecutivo estatal (antes decían lo contrario: que la competencia entre autoridades de distinto origen político redituaba mejores dividendos a los ciudadanos). Pero en lo que no se midieron fue en lo siguiente: al referirse al delicado asunto de la seguridad, tanto Mauricio como Renán se atribuyeron todo el éxito, y jamás mencionaron, ni siquiera por cortesía, el apoyo que ambos reciben del Ejército y la Guardia Nacional, cuyos representantes estaban presentes en el presidium, pero como convidados de piedra.

–¡Madre santa! ¿Tú crees que Vila se inventará más actos de este tipo, en los que se dice mucho y no se hace nada?

–Apuesto a que sí. Es claro que ya está en precampaña presidencial.

–Bueno, se vale soñar, ¿no?

Tizoc y yo esperamos que se vaciara el local y a propósito salimos de último del CIC para enfrentar el crudo estiaje yucateco, agravado por este inmenso archipiélago de calor en que se han convertido Mérida y la zona metropolitana, gracias al patente y eficaz desarrollo sustentable promovido por los gobiernos del PAN.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.