EntérateEspecialesOpiniones

Los jinetes del apocalipsis cabalgan en nuestra ciudad

Como dirían los sabios de antaño, “era bola cantada, no hay peor ciego y sordo que el que no quiere ver ni oír” y muchos dichos más, que vendrían como anillo al dedo ante la situación epidemiológica que se está viviendo en nuestro querido Estado y de manera especial en nuestra blanca ciudad. La epidemia ha repuntado en número y casos tal y como se había previsto antes del inicio de la temporada navideña, pero nada se hizo para evitar lo que ocurre ahora, pero no se trata de tapar el pozo cuando el niño ya se ahogó. La tapa se debió de poner anteriormente, se debió de poner con antelación porque ya se sabía de antemano, por parte de las autoridades tanto del gobierno estatal como de salud que lo que ahora estamos viviendo los yucatecos se preveía por las situaciones “sui generis” que se vivía en todo Yucatán.

            Los jinetes del Apocalipsis cabalgan en nuestros cielos, y no es nada raro, tal parece que las autoridades y la sociedad en general los llamaron y ellos, muy obedientes, hicieron caso. Basta con ver los periódicos de circulación local y en las redes,  el mar de personas que va y viene de manera tan normal como hace algunos años. Y ni hablar de los municipios, allá las fiestas tradicionales y las personas y sus autoridades locales viven como si nada pasara.

            Que le está pasando a la sociedad? Es una pregunta que no solo el de al letra se hace, sino que muchos de los yucatecos conscientes de nuestra realidad. No se sabe porqué los yucatecos y las yucatecas no entienden que vivimos en medio de unja pandemia, que hoy día está tomando una cara diferente, los contagios se acumulan cada día y van en constante aumento, no de una cifra, sino por cientos. Es una situación alarmante, aunque para las autoridades locales esto es normal.

Desde inicio de la semana, el semáforo epidemiológico nacional, que dicho sea de paso sirve para una madre, anunció el cambio de color, ahora estamos en Yucatán en color amarillo, pero sin ninguna restricción hasta ahora y con sabor a color rojo. Es necesario no solo el cambio de color, sino asumir las restricciones que sean necesarias para poder frenar un poco los contagios diarios. Ante esto la sociedad y el que escribe se pregunta; para que madres sirve entonces el cambio de color? Las autoridades locales y el de salubridad, deben de asumir su responsabilidad y más alla de querer servir a los amigos empresarios, es necesario belas por la salud de todos y no dejar hacer lo que les de la gana a algunas autoridades, tal y como lo hace el bachiller encargado de la segey quien sin importar la salud de los docentes y personal administrativo y manual, los obliga a ir a las escuelas a estar sentados solos en un salón para impartir sus clases de manera virtual. En que varía o en que beneficia al bomsero de la segey hacer esto? los docentes trabajamos más de un año de manera vitual en los hogares y se sacó de manera oportuna el curso, aunque TODOS aprobaron sin el menor esfuerzo por parte de los alumnos.

Los contagios de incrementan de manera exponencial, el día de hoy(jueves 13 de enero) los números fueron in cresscendo se reportan 459 nuevos contagios, a inicios de este mes se contabilizó 176, y las personas contagiadas pasaron de 78178 en el primer día de enero a 81451 el día de hoy. De la misma manera los hospitalizados en menos de 15 días se ha duplicado pasando de 34 a 78 y los activos, es decir los que están con el virus en la actualidad pasó de 623 a 3406. Sin lugar a dudas y si no hay peor ciego que el que no quiere ver, ha aumentado de manera considerable.

Y que hace la autoridad local (o sea el empresario gobernador) y el encargado de la Segey (bachiller-empresario), pues solo mirar hacia otro lado. Se ha decretado cambio de color del semáforo epidemiológico(como si eso interesara realmente) y pasamos de verde al amarillo y no hay mayor  diferencia que la tonalidad. La única restricción es, según el encargado de la Salud en nuestra entidad, es que los eventos masivos se cancelan hasta el 15 de febrero. Eso realmente, que importa, a quien le interesa si hay o no eventos masivos?. Que está pasando en nuestro estado? Que esperan?

Bajo el craso pretexto que los docentes ya están con su segunda dosis, no hay motivo para que ellos dejen de asistir a sus escuelas, exponiéndose al virus y ante la mirada plácida y vale madres del empresario gobernador y el empresario bachiller. Se piensa solo en los alumnos? Y de los docentes quien se ocupa? Es necesario levantar la voz y hacerles ver a los anteriores empresarios, que es necesario tomar medidas más estrictas ante esta situación. El índice de contagiosidad pasó de 1 a 58, que carajos esperan las autoridades para tomar las medidas pertinentes y evitar que los contagios sigan aumentando. Es necesario restringir la movilidad. Hay que evitar que los docentes vayan a sus escuelas a exponerse al virus del Ómicron.  Será que están esperando que los hospitales se llenen de pacientes o que los docentes enfermen y tengan que dejar de ir a sus labores o decidan jubilarse ante esta situación para  para que sus plazas sean un botín para el bachiller encargado de la Segey? Los docentes no solo esperaban su 2ª dosis sino que también la empatía de sus autoridades.

Es necesario hacer frente a esta nueva ola de contagios, es necesario tomar medidas estrictas para poder frenar el incremento de contagios. Regresar a lo de antes, que en su momento dio muy buenos resultados. Volver al toque de queda, restringir la movilidad y el acceso a las plazas comerciales por un determinado tiempo(mínimo 15 días). Restringir la movilidad y cerrar de nueva cuenta los lugares de reunión como los gimnasios, las salas cines deben de tener un período de descanso. Los restaurantes que tienen un aforo superior al 70 por ciento, deberán de cerrar por tiempo determinado o reducir a lo mínimo la ocupación de mesas y regresar a la entrega de comida a domicilio. Las fiestas y reuniones sociales deben de prohibirse, haciendo a un lado aquella tonta frase de “prohibido prohibir”.

Las autoridades locales, léase el empresario gobernador, debe de hacer a un lado los intereses de sus amigos y tomar de manera seria la situación. La Secretaría de Educación del Estado de Yucatán, debe de ser responsables con sus docentes y personal administrativo-manuales  y protegerlos. Hay que aplicar medidas extremas para situaciones extremas. No hay que esperar llegar al color rojo, de manera práctica ya lo estamos y nadie hace caso. Evitarlos desayunos escolares como ocurre en la escuela del de la letra donde es el propio director y su rémora subdirectora quienes convocan a su personal administrativo y manual a desayunar en un salón y todos sin cubrebocas disfrutando de su comida, poniendo en peligro no solo ellos, sino a todo el personal y su familia.

En nosotros caros y caras lectoras está el seguir protegiéndonos, hay que usar el cubrebocas de manera correctas, no como los ignorantes y valemadres lo usan con su narizota por fuera. Es necesario ser responsable y seguir con la máxima “yo me cuido, tú me cuidas y todos nos cuidamos”.

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.