CulturaEspeciales

Aquel chino componedor de ollas que los meridanos apodábamos “Pancho Villa” y su “baile de los 41”

Paréceme estarlo viendo: un chino alto y de afrentosa frase (muchos lo consideraban coreano) recorriendo las calles de Mérida de los años cuarenta cargado de ollas y sartenes (el chino se dedicaba a su reparación) con las que hacía un ruido endemoniado y provocaba a los chiquillos y aún a los adultos fastidiosos a burlarse de él y llamarle “Pancho Villa” sin que supiéramos nunca por qué razón (pudiera ser por el gran sombrero de revolucionario que siempre vestía….)

Al chino le disgustaba el mote

Entonces el chino (o coreano, sepa Dios) respondía con furia con una sola vengativa frase: “tu mamá cualentauno…” y a veces se la pasaba correteando a sus atacantes sin lograr nunca apaciguarlos.

Nosotros no entendíamos el significado de tal diatriba hasta pasados muchos años cuando supimos de aquella memorable ocasión en la que la capital de país y en tiempos de Porfirio Díaz, se dio un escandalo mayúsculo en un baile de homosexuales distinguidos en el que intervino la policía hallándose entre los bailadores gays a nadie menos que un yerno del dictador a quien antes se señalaba como candidato a gobernador o diputado ¿y por qué no, si era el yerno del mismo presidente de la República?

“El baile de los 41” no se le olvidó al chino

Desde luego, no estamos al ciento por ciento seguros de que el mayúsculo escándalo que causó la dete4nción de los 41 bailadores, entre ellos nada menos que el yerno (un tal Ignacio de la Torre, al parecer extranjero o descendiente de extranjeros) del Gral. Díaz se le quedó grabado al “Pancho Villa” de nuestra historia y el chino decidió emplear la frase supracitada a modo de defensa contra aquellos que no le daban vida por nuestras calles, y en vez de usar palabrotas en español o en su propia lengua, esgrimía el “tu mamá cualentauno”. (tu mamá cuarenta y uno) oir obvias razones, entre ellas, ofender a sus atacantes, (Recientemente pasó por la TV la película de ese nombre y pudimos observarla y de ahí el tenor de este artículo.

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.