CulturaEntérateEspeciales

Notas Al Aire Notas 52

 Este viernes 14 de enero de 2022, Meche Barba, la única rumbera mexicana de las cinco e insustituibles Reinas del Trópico, cumple 22 años de haber fallecido.

 Su única rival en amores, dijo en su momento:

– Hasta en eso demostró que era mejor que yo, murió después que él y ahora están juntos, mientras yo, estoy como desde que la conoció: ¡Sola!

 Este secreto me lo confió en entrevista Paz Aguila. Cuando le comenté que tendría que borrarlo de la cinta me respondió:

-No tienen caso, ya estamos todas con un pie en la tumba. Además, todo el medio artístico supo siempre que Meche fue el gran amor de Fernando.

 Ante esto, que podía decir: ¡Nada! Y más, cuando desde que llegué a estudiar a México, supe de ese gran amor estilo Romeo y Julieta del Cine Nacional.

 Hablar de doña Meche, me llevaría muchas entregas periodísticas. Nos unió una gran amistad, solidaria y cómplice en muchas ocasiones. Y su cariño y amistad por mí, me lo demostró en muchas ocasiones. Como yo también se lo demostré: siempre.

 Después de la entrevista que le realicé para el libro: Las Reinas del Trópico (1993), la seguí entrevistando porque sabía mucho, manejaba gran información del espectáculo de este país y una de las historias que más me gustaba, era la de su amistad con Daniel Chino Herrera y las giras por todo el país, de ella y su hermana como las Mascotitas Barba. Y esa culminación que se dio en el Teatro Fantasio, cuando el Chino bailó con ella, vestida de rumbera, una jarana rumbeada.

 Meche siempre me presumió los zapatos de mestiza yucateca de esos de punta alzada como tipo asiático, que le mandó a hacer Daniel, para que bailara jarana en esa presentación.

 Meche, ya había bailado antes la jarana yucateca en el Palacio de las Bellas Artes de la Ciudad de México en la Revista Musical que estrenó allí, Roberto el “Panzón” Soto: Rayando el Sol.

 Zapatos que Meche me obsequió y guardo con todo cariño, para que se exhiban cuando algún día se haga realidad lo del Museo del Teatro Regional de Yucatán, para el cual realicé el primer acervo del cual fue garante Cultura Yucatán, y que ignoro si existe o está destruido  en alguna bodega de la Secretaría de Cultura de Yucatán.

 Muchacha bonita, zapatos de raso bordados de seda, te voy a comprar… 

 Qué triste espectáculo resulta el ver en toda la zona del Centro Histórico, la del Paseo de Montejo y cerca de los principales hoteles: la cantidad de cubre bocas desechables y lavables tirados en las escarpas, los maceteros que sobreviven y alrededor de los árboles.

 Con todos ellos podríamos zurcir y crear un telón para el Teatro Peón Contreras.

  La sana distancia y la precaución para no caer enfermo de OMICRON, a la gran mayoría no le interesa, ni en la calle, ni en las colas de tiendas departamentales y mucho menos en las reducidos cubículos llamados Farmacias Simi.

 El Dr. y el partido cuasi familiar que patrocina que es el Verde, pronto comenzarán a ofrecer vasijas para las cenizas de los muertos por COVID a precios módicos.

 Afortunadamente ando con bastón, así que cuando se aproxima alguien demasiado hacia mí en algún lugar público, lo esgrimo cual espada de caballero

de la Mesa Redonda. Y asunto arreglado.

 Esto me recuerda la cinta Los Tres Mosqueteros y… medio (1956), del genial Germán Valdés Tin Tan, cantando en el Mesón, aquel cha cha chá que en ese momento estaba de moda:

Pobre gente París
No la pasa muy feliz
Y aunque no se quiera creer
Debe ser verdad.
Sólo piensan en amar
Y muy poquito en trabajar.
Pobre gente de París.

Fernando Muñoz Castillo

Escritor, hacedor de libros objeto, dramaturgo y director de teatro. investigador e historiador de teatro y cine. curador y museógrafo. periodista cultural. ha publicado varios libros.

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.