CulturaEntérateEspeciales

Errores yucatecos de dicción: decimos “achaflanado” por chaflanado y “checar” por chequear, indebidamente

Es cierto: aquí en la península caemos en una variedad de dislates cada vez que sostenemos una conversación. Y estos dislates los dicen lo mismos iletrados que un número de personas de las llamadas cultas.

Dos de los más comunes ejemplos surgen de la dicción de los muy usuales verbos chaflanar y chequear, aquí casi todo el mundo conjuga el primero como “achaflanar”, indebidamente:

Ejemplo:

-Oiga don Palemón, supe que construyó Ud. una nueva casa…

-Sí, Casimiro, es verdad

-Nomás que la construyó Ud. en la mera esquina…

-Cierto, pero la mandpe a “achaflanar” y punto

El diccionario de la Real Academia dice:

Chaflanar (s.m.) (del francés) 2. Fachada que sustituye una esquina de un edificio.

Chequear, que no “checar”

Parecida situación ocurre con el verbo chequear, al que convertimos, malamente, en “checar”, haciendo caso omiso a los que define la Academia. Veamos algo de si conjugación en el siguiente ejemplo:

-Gracias por conseguirme la chamba de conserje, Pancho

-Pues fue la última vez, Pancracio….

-Oye ¿y por qué? ¿Qué hice de malo?

-Casi nada, en tu primer día “checaste” una hora más tarde de la hora de entrada…

-¡Ay, se me olvidó y chequié tarde!

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.