EntérateMéxico

“El Chapo”, a 6 años de su recaptura: así vive en la cárcel de máxima seguridad de EU

El capo mexicano escapó del penal del Altiplano en 2015 y fue detenido por última vez el 9 de enero de 2016

Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, mejor conocido como “El Chapo”, no solo es uno de los hombres más ricos del mundo, también se trata del máximo líder del Cártel de Sinaloa que ha escapado de la cárcel en varias ocasiones. 

Este 8 de enero se cumplen seis años de la recaptura del capo sinaloense, quien el 11 de julio de 2015 logró fugarse por segunda ocasión de una cárcel de máxima seguridad. 

El narcotraficante mexicano de 64 años se encontraba recluido en el penal de El Altiplano, ubicado en Almoloya, Estado de México, cuando escapó por un túnel de 1,500 metros de longitud, de acuerdo con el ex comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubio. 

El escape del “Chapo” se realizó por el área de las regaderas alrededor de las 20:52 horas del sábado. El túnel tenía 10 metros de profundidad, estaba iluminado e incluso tenía tubos de ventilación. 

Tras la polémica fuga, el capo mexicano comenzó a ser buscado por las autoridades y seis meses después fue capturado nuevamente y por última vez hasta la fecha. El propio presidente de México en aquel entonces, Enrique Peña Nieto, anunció la captura y, poco después, Guzmán Loera fue enviado a la ADX Florence, una cárcel de máxima seguridad en Estados Unidos donde cumple cadena perpetua. 

¿Cómo vive “El Chapo” a 6 años de su captura?

“Desde su llegada a Estados Unidos, el señor Guzmán ha sido mantenido en la prisión en unas condiciones crueles e inhumanas, equivalentes a una tortura física y mental”, escribieron los abogados de El Chapo a las autoridades judiciales, en un documento recogido por varios medios locales.

El hombre que dirigiera el temido cartel de Sinaloa pasa la mayor parte del tiempo en una celda de unos 2 metros de ancho por 3.5 de largo, excepto dos horas a la semana en las que es trasladado por los guardias de la cárcel a un patio de 9 metros cuadrados.

Entre otras quejas, los abogados de El Chapo aseguran que su cliente sólo habla español y que los funcionarios únicamente se dirigen a él en inglés y sostienen que le han negado el acceso a canales en lengua española y a programas de educación.

La calidad y cantidad de la comida y la limpieza de su celda son otras de las quejas del narcotraficante que ya mostró anteriormente su disgusto por las condiciones de su confinamiento.

“Se ha quejado de la cantidad y calidad de las comidas y ha explicado que las porciones son mínimas y que se queda con hambre”, escribieron los togados.

Ya en febrero de 2019, cuando su juicio estaba en marcha en un tribunal federal de Nueva York, su equipo de defensa calificó de “extremadamente restrictivas” las condiciones de su encarcelamiento cuando se encontraba en el Centro Penitenciario Metropolitano de Nueva York.

Ante las repetidas quejas de sus abogados, que en junio de 2019 pidieron que su cliente pudiera pasar dos horas en el patio de dicha prisión, el juez Brian Cogan rechazó la demanda, asegurando que su confinamiento tenía “el legítimo objetivo de evitar que escape de la prisión o que ordene cualquier ataque contra individuos que cooperaron con el Gobierno”.

Por el reciente escrito de Joaquín Guzmán, sus condiciones en la conocida como “Alcatraz de las Rocosas” no han mejorado.

Con información de: El Heraldo de México

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.