Entérate

Por el derecho a una ciudad amigable

Los equipamientos de salud y la accesibilidad universal.

Paradero del Hospital General del ISSSTE, Susulá. 29 de noviembre de 2021. Archivo propio.

Existen dos aspectos prioritarios de la ciudad que hoy en día se vinculan de forma eminente y como tal deben de ser analizados para procurar mejores condiciones de respuesta a la población. Estamos hablando de la localización estratégica de los equipamientos de salud y de la accesibilidad universal, ambos como derechos fundamentales a los que todo habitante puede aspirar.

Tenemos el caso del Hospital General del ISSSTE en Susulá, en el cual se están aplicando las vacunas para niños y adolescentes con alguna comorbilidad, al mismo tiempo que siguen atendiendo a la población que recurre a sus citas médicas regulares o de emergencia. El diseño del edificio y la atención de todo el equipo de salud es inmejorable. El grupo que está al mando del proceso masivo de vacunación cuenta con un alto grado de empatía para atender a la población y asistirla en cualquier circunstancia en la que los padres lo soliciten. Además, cuentan con habilidades de comunicación para mantener informada a la población sobre cada uno de los pasos que hay que seguir, así como sobre las características de la vacuna y el procedimiento para proceder a la vacunación. Todo al interior funciona de manera inmejorable.

Interior del Hospital General del ISSSTE, Susulá. 29 de noviembre de 2021. Archivo propio.

Sin embargo, el tema fundamental de los equipamientos, los cuales son de carácter público, se centra en dos aspectos: su localización estratégica y su accesibilidad.

Localización del Hospital General del ISSSTE, Susulá. Elaboración propia.

El Hospital General se localiza en las proximidades del Honorable Congreso del Estado de Yucatán y se accede por una lateral del Anillo Periferico, sin embargo no existe ningún señalamiento que lo indique. Asimismo, la vialidad sobre la cual se ubica el mencionado equipamiento, es la que llega al centro de Susulá y carece de condiciones adecuadas para que las personas que llegan, puedan desplazarse con seguridad por la calle.

En terminos de transporte público y el uso de sillas de ruedas, el empalzamiento del equipamiento le queda debiendo por mucho a la población. Toda vez que esta sede se designó para niños y jóvenes con alguna comorbilidad, que en algunos casos representa algun tipo de discapacidad.

Vialidad del Hospital General del ISSSTE, Susulá. 29 de noviembre de 2021. Archivo propio.
Vialidad del Hospital General del ISSSTE, Susulá. 29 de noviembre de 2021. Archivo propio.

En virtud de lo anterior, la presente reflexión tiene el objetivo de resaltar dos cuestiones fundamentales sobre las políticas públicas, que para el caso concreto y en tiempos de pandemia, se centran en el tema de la salud. Si bien es de reconocer el esfuerzo realizado para vacunar a la población. También debería de ser el momento para evaluar a fondo las condiciones de accesibilidad universal que existen en las afueras y proximidades de los centros de salud. Es decir, las políticas públicas deben de tejerse de forma transversal y no únicamente a lo que le compete a cada sector o secretaría.

El acceso a la salud no es únicamente construir el edificio, sino el impacto va más allá. Y se refleja en el cómo es que la población puede acceder, ya sea caminando, en transporte público o en auto. Si bien el emplazamiento del Hospital de Susulá está dado para que llegue la gente en auto y trate de caminar entre maleza y más autos tratando ganar lugar o de dar vuelta “U”, habría por tanto que integrar estrategias de movilidad segura en el entorno de estos equipamientos de salud, que lamentablemente carecen de diseño urbano.

La pandemia nos ha obligado a ver la ciudad con otros ojos. A reconocernos entre nosotros como sociedad, con debilidades, vulnerabilidades y necesidades diferentes. Y es precisamente ahí en donde encontramos las grandes oportunidades para hacer las cosas diferentes y trabajar de forma colaborativa entre los diferentes sectores y secretarías. Y en este sentido, falta garantizarles a las personas en alguna situación de vulnerabilidad, las condiciones urbanas adecuadas para acceder a estos equipamientos de salud. Hagamos que el nivel de empatía y de comunicación que existe en el interior del Hospital General del ISSSTE en Susulá, se logre trasladar hacia el exterior para el diseño del espacio público y con ello, se procure una ciudad amigable con las necesidades y derechos universales de la población.

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.