Sororidad

Pescadoras de chivitas las envasan al ajilo y escabeche

Trece mujeres pescadoras de Chuburná Puerto son las emprendedoras que han logrado con su cooperativa capturar, limpiar, preparar y envasar al alto vacío el caracol chivita al escabeche y al ajillo.

“Nuestro sueño era que un día nosotras pudiéramos presentarle al público nuestro trabajo de internarnos 2 o 3 kilómetros y que estuviera en supermercados y mostrar que se pueden lograr las cosas cuando lo proponemos en nuestro corazón. En el 2019 ganamos el Premio Nacional a la pesca y acuacultura y logramos envasar las chivitas y me siento muy honrada de haber preparado estas chivitas que hoy están en las tiendas”, relató Mayri Espadas, Presidenta de la sociedad cooperativa U-Meya Coolelo.

Espadas es pescadora desde hace 30 años en Chuburná, captura con sus socias de la cooperativa caracol chivitas en la laguna de Chuburná.

La mujer de 56 años, aprendió de su madre la captura de chivita y un ella quien formó un grupo de trabajo de 74 mujeres para apoyar a sus familias.

Las capturas en ese entonces eran de las 4 de la mañana a las 2 o 3 de la tarde y a veces se captura solamente 1 kilo de chivitas.

Este caracol vive en los lodos de la laguna, ahora llegan en alijos a 2 kilómetros y han fabricado jamos para las capturas y adaptan bidones para ir cargando lo logrado, y ellas les llaman “perritos”.

Hoy la Cooperativa son 13 mujeres que lograron el valor agregado y llegan a los supermercados.

“En los 80 mi madre formó un grupo de trabajo de 74 mujeres y fue en el año 2000 se forma la cooperativa y en el 2019 se gana el premio”.

Las conchas las usan para artesanía.

“Cuando el agua baja, es cuando se tiene la mejor captura de chivita y es cuando mejor trabajanos”, dijo en la plática organizada por la SEPASY.

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.