EntérateQuintana Roo

Violencia contra mujeres “no sucede por inspiración divina, ni por la alineación de los astros”: Marcela Lagarde

25 de noviembre/ Cancún, Q. Roo.- La antropóloga feminista, Marcela Lagarde, afirmó que la violencia en contra de las mujeres “no sucede por inspiración divina, no sucede porque los astros están alineados, ni por la luna”, sino porque forma parte estructural de la sociedad mexicana, porque es fomentada y ha sido reproducida durante siglos por el propio Estado, al no promover la igualdad entre hombres y mujeres y, por tanto, “aumenta, no cede”.

Impulsora de la Ley de Acceso a la Mujer a una Vida Libre de Violencia, en México, creadora de la categoría de “violencia feminicida” e integradora del concepto de feminicidio, en el país, la también investigadora ofreció hoy la conferencia magistral “A 20 años de la sentencia del campo algodonero”, como parte de las actividades organizadas por el Instituto Quintanarroense de la Mujer (IQM) para conmemorar el 25 de noviembre, Día Internacional para Eliminar la Violencia contra las Mujeres.

Ante más de 300 personas conectadas virtualmente, solo a través de la plataforma zoom y otras más por las redes sociales del instituto, Lagarde hizo un repaso histórico que la llevó a los albores del siglo pasado, en 1916, cuando se desarrolló en Yucatán, el primer Congreso Feminista de México, encabezado por Elvia Carrillo Puerto.

En él, participaron más de 300 mujeres, quienes discutían y denunciaban ya la problemática de explotación sexual, económica o laboral que padecían; fue ahí que propusieron educación sexual, se pronunciaron en contra de la prostitución, la explotación sexual de las mujeres y propusieron erradicar el matrimonio infantil.

La activista y teórica, subrayó que, a un siglo de aquello, “no hemos logrado desmontar esa problemática”, en buena medida porque “cuando la violencia inicia, no termina, es progresiva. Es crónica”.

Y advirtió: “No estén esperanzadas en que la persona cambiará. No cambiará si no hay un conjunto de medidas y acciones sociales y gubernamentales, incluso de organismos internacionales”.

Ante la avanzada de los movimientos feministas modernos, recomendó estudiar y remitirse a libros, estudios, películas, documentos y todo aquello que ha servido como base para hacer evolucionar la causa que, subrayó, no nació recientemente.

“Cada nueva generación que se incorpora a la causa de la ciudadanía tiene que estudiar leer, documentarse y no creerse que acaba de empezar esto (…)

“La violencia contra las mujeres y las niñas ha estado en la agenda del feminismo durante más de un siglo (…) se comporta con una dialéctica”, dijo, para señalar que debe ser estudiada, comprendida y analizada, para poder prevenirla, combatirla y erradicarla, ya que “no se aprende a través del sueño, ni de canciones”.

Su fuente principal es la desigualdad de género -dijo- que antepone al hombre como el centro, que nutre la idea de la “supremacía de los hombres, de lo masculino; del hombre como simbólico de la humanidad”.

“Los violentos usan la fuerza para someter, para violentar, para convertir a las mujeres en sus subalternas”, expuso, al explicar que la violencia es un recurso de dominación política de género usado en contra de las mujeres y las niñas, para someterlas permanentemente.

Para hablar del feminicidio, como la máxima expresión de las violencias hacia la mujer, Lagarde volvió al pasado para evocar a Diana Russell y Gin Radford, quienes acuñaron el término “femicidio” en los años 70, para referirse al asesinato de una mujer, solo por ser mujer.

Lagarde, en los 90, creo el neologismo feminicidio, que definió así a los “crimines de odio contra las mujeres”.

“Es odio misógino, Es odio contra las mujeres”, remarcó, al relatar que le añadió al concepto, que los feminicidios suceden bajo la “enorme” tolerancia social y del Estado, y con un altísimo grado de impunidad.

La etnóloga también es creadora de la categoría de “violencia feminicida” que, en sus palabras, “reúne la idea de que el feminicidio es la punta de la montaña, pero abajo del iceberg está el conjunto de hechos violentos que las mujeres han vivido meses, años antes. A veces toda su vida” y que terminan con su asesinato.

Fundadora de la Red de Investigadoras por la Vida y la Libertad, se dijo responsable del diseño de la Alerta de Violencia de Género (AVG), que calificó como “invaluable”, aún siendo perfectible.

“Es un recurso para que el Estado se articule en sus tres Poderes y puedan aplicar una política integral para erradicar esta violencia”, manifestó y explicó que permite la construcción de una política municipal y estatal de emergencia, para prevenir, atacar y erradicar la violencia feminicida.

“La Alerta fue diseñada para ayudar, para la gobernanza; para avanzar en la democracia genérica y fue diseñada para facilitarle a quienes están frente al delito todos los días, facilitarles su trabajo y acción; para indicarles qué políticas pueden ser más efectivas, qué medidas y cuales no (…)

“La Alerta nos permite entender a cabalidad, con conocimientos probados, para que las mujeres, cada vez más, desarrollemos una conciencia cívica, podamos tener una mentalidad apegada a Derecho, podamos proponer, exigir, participar”, sostuvo, al resaltar el papel de la sociedad civil organizada.

Como parte del evento hubo intervenciones de la presidenta del IQM, Silvia Damián y del gobernador del estado, Carlos Joaquín González y se desarrolló un conversatorio “El feminicidio, una problemática con diversas perspectivas, desde el Estado, la sociedad civil y los medios de comunicación”.

Moderado por la asesora del gobierno estatal en materia de género, Haide Serrano, tuvo la participación de Florencia Latto, del colectivo Defensoras Digitales de Quintana Roo; Yolanda Garmendia Hernández, del Consejo Estatal de Mujeres; del presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CDHEQROO), Marco Antonio Toh; del titular de la Fiscalía General del estado (FGE), Óscar Montes de Oca y la reportera que esto escribe, corresponsal en Quintana Roo, para EstamosAquí.mx

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.