CulturaEntérateEspeciales

Cartelera del Circo Teatro Yucateco en 1906 (VI)

Las campanas de Carrión

Para atender la sugerencia del cronista, en el sentido de presentar zarzuelas del género grande, la compañía ofreció el viernes 2 de noviembre, como sexta función de abono, Las campanas de Carrión, con Heras, Tamayo y la señorita Rico en los papeles principales.

            […] Fueron muchas campanas “Las campanas de Carrión”, para la “troupe” que actúa en el “Circo Teatro”. La hermosa obra fue “ejecutada” anoche, salvo algunos números en que Tamayo y Heras se hicieron aplaudir. Las señoritas Rico y Sánchez (Dora y Celia, respectivamente), hicieron cuanto pudieron por salir de los berengenales en que se metieron, o las metieron (no es verso, pero sí verdad) mas… no pudieron.

            El señor Horcasitas (el Alcalde) muy oportuno en la “defensa” de su sombrero que se le caía a cada momento, y así los demás, inclusive el coro y la orquesta.

            Reconocemos que cometimos un error al indicar a la empresa que pusiera obras del género grande. Así, pues, damos por no hecha la indicación y le pedimos que continúe con el “género chico” decente, para poder pasar ratos de solaz, pues el público que asistió anoche al teatro, oyó campanas… pero no supo dónde sino hasta que las de los templos dieron la voz de incendio, después de la función […] (1)

            El sábado 3 de noviembre, como séptima función de abono, se ofrecieron las zarzuelas El túnel, La taza de thé (sic) (estreno) y Las estrellas. (2). Sobresalieron en la primera y en la última las señoras Blanch y Villarreal y los señores Soto, Noriega, Ramallal y Heras, quienes fueron aplaudidos.

            […] “La taza de thé” es una obrita exótica, con música agradable y chistes abundantes, aunque algunos no muy finos.

            Con algo más de ensayo, hubiera quedado mejor. Las decoraciones, muy hermosas y el vestuario, brillante, Noriega, como siempre, fue el héroe de la fiesta. La Geraldine, la Cancino, la Villarreal y la Sánchez, muy vistosas. La señora Blanch, muy bien […] (3)

            El domingo 4 de noviembre, en la función se la tarde, se repitió Las campanas de Carrión y en la nocturna se pusieron La venta del Quijote, se estrenó El Pollo Tejada y de nuevo La reja de la Dolores.

            […] El pollo” fue presentada con vistoso “atrezzo” que fue muy celebrado, y con razón.

            Aunque pocos se sabían su papel como el arte manda, la obrita es de las que se defienden solas por la sal y pimienta con que está escrita, por más que tiene chistes de color rojo igniscente, y descripciones como las que hace el Pollo Tejada en el harem de Sidi-Abal-Thadim, reñidas con el respeto que se merecen las damas que honran con su presencia el “Circo-Teatro”. Entendemos que la empresa haría bien en omitir esas descripciones pornográficas en las próximas representaciones, con el mismo derecho con que algunos artistas se permiten enmendar la plana a los autores “incrustando” en el libreto muchas cosas que aquellos no pensaron decir.

            Por lo demás, Noriega (el pollo Tejada) estuvo muy feliz, bien la señora Blanch y aceptables los demás artistas que en la obra tomaron parte.

            La escena del globo en el que se refugia Tejada, mereció los aplausos del de las mil cabezas, y las decoraciones de los cuadros tercero y cuarto, muy bellas.

            Antes de terminar, nos permitirá el señor Horcasitas darle un consejo: la escena no es pista de circo, que es donde únicamente “cuelan” los papeles de payaso. En “Las estrellas” quiso imitar a Bell y resultó un clown de los de 2,000 kilómetros. Algo parecido hizo en “La taza de thé” […] (4)

            El lunes 5 de noviembre, en función extraordinaria, la compañía casi repitió la cartelera del día anterior: El Pollo Tejada, La taza de thé y, finalmente, San Juan de Luz. El martes 6 de noviembre, como función de abono, se ofrecieron El puñao de rosas, Los niños llorones y Los Bohemios. (5)

            El miércoles 7 de noviembre fue la función a beneficio del barítono yucateco Alfredo Tamayo con El túnel, La Gatita Blanca (estreno) y La verbena de la Paloma. El beneficiado dedicó su última función al público meridano, pues anunció su retiro de las tablas.

            […] Con lleno a reventar en todas las localidades del “Circo Teatro” –lo que sinceramente celebramos—tuvo lugar anoche el anunciado beneficio del inteligente barítono yucateco Alfredo Tamayo, quien al presentarse en escena fue ruidosamente ovacionado. Acto de justicia y simpatía muy merecido.

            Se pusieron en escena “El túnel”, “La gatita blanca” (estreno) y “La verbena de la paloma”.

            En la primera, el éxito fue el mismo que en las anteriores representaciones. El papel de Tolino estuvo a cargo de Tamayo, quien logró en él nutridos aplausos. “La gatita blanca” es una obrita agradable. La señorita Cancino hizo una gata muy cuca y deliciosa que mereció la aprobación general. La canción del chocolate que cantó en compañía de Noriega y Heras, fue bisada a instancias de la concurrencia.

            La señora Blanch se reveló una vez más como característica que sabe lo que hace. Noriega[,] inimitable en el papel del bobo Periquín, bien el señor Heras en don Servando y bien igualmente Tamayo y la señorita Rico.

            El baile de “La Machicha”, ejecutado por la señora Villarreal y el señor Pubillones, fue aplaudido.

            La vieja y simpática zarzuela “La verbena de la paloma” fue casi un estreno pues muchas personas o no se acordaban de ella, o no la conocían. Su desempeño no dejó qué desear, salvo uno que otro lunarcillo. Al caer el telón Tamayo fue objeto de una ovación de despedida, pues se retira definitivamente del teatro para radicarse en Mérida. El amigo y paisano debe estar satisfecho de sus conterráneos […] (6)

            El jueves 8 de noviembre, como novena función de abono, se presentaron El arte de ser bonita, Lohengrin y Enseñanza Libre. Se anunció que el sábado en la noche sería el beneficio de Manuel Noriega, tenor cómico de la compañía, y que en ese marco habría dos estrenos: la zarzuelita Sucum Pixán, “que tiene escenas yucatecas”, La peseta enferma, “de fama por lo chispeante” y, por último, el drama lírico La tragedia de Pierrot. (7)

            Ese mismo día la prensa informó que en la próxima sesión del Consejo de Administración del Circo Teatro Yucateco se presentarían varios proyectos para dotar al recinto de una buena techumbre.

            […] Los proyectos irán acompañados de los planos respectivos; la techumbre que se trata de ponerle será de pizarra y construido de tal modo que permita abrírsele, para las corridas de toros.

            Sabemos que el Consejo de Administración trata de llevar desde luego a la práctica en el Circo Teatro, esa importante mejora que ya se impone […] (8) (Continuará)

Referencias

1.- Ecos del teatro. (3 de noviembre de 1906). La Revista de Mérida, p. 2.
2.- Íbid.
3.- Ecos del teatro. (5 de noviembre de 1906). La Revista de Mérida, p. 2.
4.- Íbid.
5.- Ecos del teatro. (6 de noviembre de 1906). La Revista de Mérida, p. 2.
6.- Ecos del teatro. (8 de noviembre de 1906). La Revista de Mérida, p. 2; El beneficio de Alfredo Tamayo. (7 de noviembre de 1906). La Revista de Mérida, p. 2.
7.- El beneficio de Manuel Noriega. (8 de noviembre de 1906). La Revista de Mérida, p. 2.
8.- El Circo-Teatro se techará. (8 de noviembre de 1906). La Revista de Mérida, p. 2.

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.