CulturaEntérateEspeciales

Cartelera del Circo Teatro Yucateco en 1906 (IV)

La tragedia de Pierrot

Compañía de Zarzuela de Vicente Padilla y Cía.

Debutó el viernes 19 de octubre / Finalizó el 16 de noviembre de 1906.

Elenco anunciado:

  • Primeras tiples: Esperanza Iris, Esperanza Pastor, Rosa Fuertes, Luisa Obregón y Elena Parada, primera tiple del género serio.
  • Segundas tiples: Ana Belú, María Facón, Pilar Ramírez y las señoritas Ruiz y Castillo.
  • Característica: Isabel Fernández.
  • Tiradora: Giraldini.
  • Maestro director y concertador: Gustavo de María Campos y el maestro Mayoqui.
  • Director de escena y tenor cómico Miguel Gutiérrez (Gutierritos).
  • Tenor: Sr. Casañas, José del Campo.
  • Barítonos: Alfredo Tamayo, Joaquín García y José Cid.
  • Bajos: José Heras y José Adena.
  • Treinta y seis coristas y el Sr. Crespo como escenógrafo, que es “el de más fama en La Habana”.

Elenco real

  • Tiples: Sarah Villarreal, Rosa Blanch, Sritas. Rico, Sánchez y Cancino.
  • Actriz: Elvira Rojas.
  • Tenores: Manuel Noriega, Casañas, Ramallal, Soto, García y Horcasitas.
  • Barítono: Alfredo Tamayo
  • Bajo: José Heras.
  • Bailarines: Sarah Villarreal y José Pubillones.
  • Tiradora: Giraldini o Geraldine.
  • Empresario: Vicente Padilla.
  • Representante de la empresa: Julio Necoechea.
  • Orquesta

El viernes 18 de octubre, con lleno completo en palcos, lunetas y gradas, debutó la Compañía de Zarzuela de Vicente Padilla y Cía. con las zarzuelitas El perro chico, La tragedia de Pierrot y Venus Salón, que fueron desempeñadas satisfactoriamente y presentadas con propiedad. Según el cronista, el público hubiera salido mejor impresionado si no hubiera subido a escena la última pieza, ya que tenía “situaciones y dichos que pugnan con la moral y las buenas costumbres”.

            […] En la primera de las piezas mencionadas (una revista de artistas de circo) la señora Giraldini [que había figurado entre los artistas del Circo Orrin] puso de manifiesto la seguridad de su puntería, en diversos ejercicios de tiro al blanco, hasta en las más forzadas posiciones. De ella puede decirse que es una mujer hermosa, que viste con elegancia y que donde pone el ojo, pone la bala. El trío de las Poi-Pay (señoras Giraldini, Sánchez y Cancino), fue aplaudido y bisado.

            El Sr. Noriega, a quien en alguna ocasión vimos en Veracruz en el teatro “Peza”, exagerando inconsiderablemente su papel en “La borrica”, nos causó anoche la más grata impresión por lo discretamente que se portó en escena. Trabaje siempre como anoche ese estimable artista (en el Pérez de “El perro chico”, y en el Pierrot de “La tragedia” de ídem) y seguramente cosechará aplausos y simpatías. Si bien estuvo en Pérez, en Pierrot quedó perfectamente oyendo, al descender el telón, una verdadera salva de aplausos. Columbina (señorita Cancino) graciosa y risueña. La voz de esta tiple es de corta extensión, pero agradable y afinada. Un poco de alma faltó anoche, en las últimas escenas a Columbina. La señorita Sánchez no estaba muy segura de su papel de Delfín, a pesar de lo cual y de haber estado algo ronca, gustó por su simpatía. Esperamos verla mejor otra vez […] (1)

            Por su parte, los señores Romallal, Soto y García estuvieron bien, en tanto que el desempeño de la orquesta fue regular. En el intermedio del primero al segundo acto, la señorita Villarreal y el señor Pubillones ejecutaron bonitos bailes, que tuvieron que repetir a petición del público. Asimismo se subrayó que el atrezzo de la troupe era de primera categoría.

            […] Con el refuerzo de artistas que vienen de La Habana, y la buena voluntad de los que anoche debutaron, creemos que la temporada será un éxito, siempre que la empresa cuide de cumplir lo ofrecido en los programas y sobre todo, la moralidad del espectáculo, pues no hay que perder de vista que a sus funciones van estimables familias.

            No hay nada que desprestigie más a una empresa que la falta de formalidad y el afán de ciertos artistas de dar con sus gestos, payasadas y “morcillas”, intención torcida o vituperable al recitado.

            Los intermedios no deben ser tan largos […] (2)     

Para la función del sábado 20 de octubre se anunciaron como estrenos, aunque algunos no lo eran, las zarzuelitas: La Sultana, La tonta de capirote y Vengan hijos, en cuyo desempeño sobresalieron la señora Villarreal y el señor Noriega. El domingo 21 de octubre hubo dos funciones y entre las obras presentadas figuraron El arte de ser bonita, en la que hubo de todo, como en botica, incluso “chistes de brocha más que gorda” y la segunda presentación de El perro chico, con el mismo buen éxito de la primera. Hubo aplausos pero los entreactos fueron largos. (3)

El lunes 22 de octubre, ante escaso público, se presentaron El terrible Pérez, “en la que Noriega hizo el delicioso viejo verde, héroe de la zarzuelita, y la señora Villarreal una salerosa tampiqueña”. Se repitieron El arte de ser bonita y La Sultana. El martes 23 de octubre tuvo lugar la primera función de abono con El pobre Valbuena, La tragedia de Pierrot y El dúo de la Africana. (4)

El miércoles 24 de octubre, ante escasísima concurrencia, se montaron las conocidas zarzuelas Vengan hijos, El perro chico y El arte de ser bonita, en las que sobresalieron el simpático Sr. Noriega y la salerosa Sra. Villarreal; en contraste, el artista que hizo de confitero en Vengan hijos, “dio la gran “lata” con sus exageraciones”.

[…] Hora es ya que la empresa deje en paz a las perras chicas, a los hijos artificiales, etc., etc., y ponga algo nuevo en escena, si no quiere ver el teatro completamente vacío, con mengua de sus intereses […] […] Hemos oído algunas quejas de personas abonadas, pues habiendo ofrecido la empresa en sus anuncios “dos estrenos” para la primera función de abono, puso tres piezas conocidas como lo son El pobre Valbuena, La tragedia de Pierrot y Los africanistas”. La primera y la última no pueden ser más “venerables”.

¿Cuándo tendremos el gusto de ver algo del género grande? […] (5)

            El viernes 26 de octubre, ante regular concurrencia, debutó el bajo cómico José Heras, en el papel de Tarugo de la zarzuela El puñao de rosas, quien recibió muchos aplausos pues encarnó “con pasión y con amor” al personaje de la obra de Arniches.

            […] En la escena en que cuenta a Rosarillo cómo robó el “puñao” de rosas en la Ermita de la Virgen, rayó a notable altura el señor Heras, a quien nos complacemos en felicitar por su tino y discreción. “Sic semper”.

            La Rosario fue mucha carga para la señorita Cancino, quien para colmo de males no se sabía el papel. Por cierto que estaba indicada en los programas, para desempeñarlo, la señora Villarreal. Ésta hizo el de Carmen con soltura, bailando con sal y pimienta de costumbre. Noriega muy bien y bien los demás artistas que en la obra tomaron parte. En “La borrica”, la señora Sánchez hizo una ídem, muy aceptable; Noriega se salió de caja metiendo “morcillas” en el libreto y hasta longanizas. Debe pensar este simpático artista que el público lo estima mucho, con justicia, y que no tiene necesidad de imitar a Bell para hacerse aplaudir. El señor Horcacitas estuvo bien en Juanito y los demás artistas, tal cual.

            Un consejo a la empresa: que retire de cartel definitivamente “La borrica”, donde hay “chistes” que son de brocha gorda y “quince más”, y ponga “Agua, azucarillos y aguardiente”, “La chavala”, “La Revoltosa” y tantas otras obritas más que son verdaderas filigranas en su género.

            De “Venus salón” ya hemos hablado otras veces […] (6)

            El sábado 27 de octubre, como tercera función de abono, se presentaron las piezas El cabo primero, El trabuco (estreno) y El terrible Pérez. (Continuará)

Referencias

1.- Ecos del teatro. (20 de octubre de 1906). La Revista de Mérida, p. 2.

2.- Íbid.

3.- Ecos teatrales. (22 de octubre de 1906). La Revista de Mérida, p. 2.    

4.- Por el teatro. (23 de octubre de 1906). La Revista de Mérida, p. 2.                  

5.- Ecos del teatro. (25 de octubre de 1906). La Revista de Mérida, p. 2.  

6.- Ecos del teatro. (27 de octubre de 1906). La Revista de Mérida, p. 2.  

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.