EntérateEspecialesOpiniones

Ante una nueva realidad

En Yucatán los indicadores de contagios y muertes por Covid-19 muestran una tendencia a la baja, lo que ofrece una aparente calma y, quizá por lo mismo, es notorio el exceso de confianza de miles de personas que prácticamente se han volcado de nueva cuenta a las calles. En cambio, carecemos de instrumentos que permitan cuantificar el impacto negativo que la pandemia ha ocasionado en diferentes ámbitos de la sociedad (lo económico, lo anímico, la salud mental, etc.) Hay signos evidentes de ante nosotros se nos impone una nueva realidad derivada de la contingencia, visible en estos días de noviembre con menos restricciones para la población.

Luego de dos años de vivir entre restricciones de todo tipo para evitar la propagación del virus del Covid-19, el paso al color verde del semáforo epidemiológico ha propiciado que miles de personas regresen al espacio público. El home office poco a poco va quedando como una práctica que en su momento fue útil, pero que, a la larga, resulta una práctica agotadora, y quizá por eso hay nuevas expectativas en el regreso presencial a las oficinas y próximamente a las escuelas. Desde luego, esto representa un movimiento una gran cantidad de personas que, sin las debidas precauciones, resulta preocupante.

El nuevo panorama presenta claros ejemplos de cierta desorganización en el regreso al espacio público. Pueden observarse a cientos de usuarios desbordando día a día el transporte público; vemos parques y plazas públicas con cientos de visitantes sin cubre bocas, ni respetando la sana distancia (ejemplos observables en el Parque de las Américas, el Parque de la Alemán, la biciruta); comercios atendiendo a varios clientes a la vez; decenas de turistas bebiendo en el malecón de Progreso, sin la debida distancia ni cubre bocas, y así, tantos ejemplos.

Como si no hubiera ocurrido esta devastadora pandemia, se comienza a retomar la diaria rutina, dejando atrás las prácticas de higiene que nos mantuvo a salvo en los últimos dos años. Olvidamos rápido el uso de geles antibacteriales, cubre bocas, y dejamos de aplicar decenas de protocolos y previsiones que tomamos en medio del miedo y la locura ante los altos índices de contagios y muertes en 2019 y 2020. Memoria a corto plazo, nos queda claro, no tenemos.

La situación es que no podemos intentar una vuelta a la normalidad tal y como la conocimos antes de marzo de 2019, cuando se declaró el confinamiento a nivel nacional ante la pandemia. Con un control aparente sobre los contagios, el virus aún no ha sido descifrado en su forma tan errática de actuar y afectar al ser humano. Hoy existen miles de personas recuperándose luego de estar contagiadas, pero están viviendo pequeños infiernos con las secuelas que les ha dejado la enfermedad: dolores agudos de cabeza, dificultad de respirar, daños en los pulmones, y otros padecimientos que, en algunos casos, han llevado a la larga también a la muerte.

Afrontamos una nueva realidad que necesita inteligencia y no abordarla como si nada hubiera sucedido (hasta los primeros días de noviembre de 2021, más de 5 mil muertes en Yucatán, 288, 887 en México y casi 5 millones de muertes en mundo), y tampoco podemos tener prácticas de riesgo y poco cuidado, para convertir esta nueva realidad en una poco deseada nueva normalidad.

En este siglo 21 donde nos enteramos al segundo de lo que acontece al otro lado del mundo, a sabiendas que en otros países como Rusia, que ha alcanzado nuevamente las mil muertes diarias, y por lo mismo, ha tenido que volver a imponer restricciones, hacer caso omiso de estas tendencias mundiales es generar a corto plazo (quizá en los primeros meses de 2022) una nueva ola de contagios y muertes (y por ende de restricciones a la movilidad) que acabará por seguir afectándonos en lo individual y en lo colectivo.

De este modo, no perdamos la necesaria costumbre de usar cubrebocas, lavar las manos o usar gel antibacterial, y tomar una sana distancia. Solo compartiendo de manera colectiva esta responsabilidad podrá evitarse más olas de Covid-19 en el futuro.

Twitter: @tripodologia

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.