CulturaEntérateEspeciales

Cartelera del Circo Teatro Yucateco en 1906 (III)

Doloretes

Sin embargo, el viernes 28 de septiembre, la función se suspendió sin previo aviso; en un pequeño cartel fijado a las puertas del recinto se comunicaba la causa: ensayar mejor la zarzuela Jugar con fuego. Desde luego que este proceder de la empresa fue duramente criticado:

            […] Como la empresa no podía valerse del pretexto del mal tiempo, dado que había una luna hermosísima, y en virtud de la nota que pone en los programas “no se suspende la función por mal tiempo, por estar ya colocada la carpa”, había que inventar uno cualquiera, el más increíbe, pues “Jugar con fuego” está anunciada para mañana, domingo.

            Esta falta de respeto al público sube de punto, si se atiende a que la función era de abono, y muchas familias que están abonadas legaron hasta las puertas del teatro y quedaron chasqueadas.

            Lo dicho: la empresa se ha propuesto matar la gallina de los huevos de oro, y lo conseguirá; pero lo que más llama la atención es que el señor regidor de teatro haya permitido la suspensión del espectáculo sin causa justificada.

            El público que paga merece que se le guarde la consideración debida, y las autoridades deben procurarlo, pues que por eso están investidas de tal carácter.

            Hemos dicho que no ha habido causa justificada y debemos insistir en esto. Es evidente que sólo puede ser aceptada como razón para suspender un espectáculo y faltar a un compromiso adquirido con el público, la que signifique algo así como fuerza mayor o caso fortuito; algo que no dependa de la voluntad de la empresa, y un ensayo es cosa que depende completamente de su voluntad y puede hacerse a cualquier otra hora. Esa razón casi vale tanto como la de que no se dio la función porque a alguien no le dio la gana. Se está corriendo el riesgo de llevar el menosprecio a las familias de Mérida hasta un extremo increíble […] (1)

            El lunes 1 de octubre, ante escasa concurrencia, se llevó a cabo la séptima función de abono con Doña Inés del alma mia, Doloretes y La marcha de Cádiz, en las que se distinguieron las señoras Blanch y Caubin y los señores Casas, León y Tamayo. El martes 2 de octubre, como octava función de abono, se montaron Los demonios en el cuerpo, El santo de la Isidra y La alegría de la huerta. (2)

            El miércoles 3 de octubre, como función extraordinaria, se puso el melodrama lírico en tres actos y un prólogo La aldea de San Lorenzo, con la Sra. Rojas como protagonista. El solo hecho de que la zarzuela cediera espacio a una obra de teatro despertó la molestia del público; el reporter de La Revista de Mérida averiguó que muchos abonados estaban molestos con la empresa porque había terminado o rescindido el contrato con el Sr. Casañas antes que concluyera la temporada.

            […] Sea cual fuere la razón o el motivo de la ausencia del señor Casañas, y la determinación de la empresa, al ofrecer drama en vez de zarzuela, necesario es convenir en que las quejas son justas, y por eso creemos que, ya que en el Reglamento de teatro no está previsto el caso, según parece, toca al público tomar sus precauciones para el porvenir.

            Una empresa puede terner la mejor voluntad de cumplir su palabra, presentando al público abonado, a los artistas a quienes previamente anunció en los elencos; pero a veces sucede que inconvenientes insuperables de última hora impiden el cumplimiento de la palabra empeñada.

            Para que las empresas, en este caso, no sean tenidas injustamente como informarles y no sean tildadas de importarles un comino el respeto que el público se merece, en nuestro concepto no deben abrir su abono sino hasta después de dar una o más funciones extraordinarias, y de presentar a todos sus artistas, como acontece en otras ciudades. El público, ya con conocimiento de causa, queda en libertad de abonarse o no, pues es muy dueño de su dinero y de hacer con él lo que mejor le plazca.

            Sugerimos la idea como la más adecuada y práctica para conciliar los intereses del público y de las empresas, y evitar para lo futuro quejas como las que hoy se escuchan; pero si es indispensable para una empresa contar con el abono como base, antes de abrir la temporada, debe, entonces, comprometerse a devolver al abonado que lo solicite el importe de su abono, en el caso de que no venga alguno de los artistas principales anunciados. Procediendo así, la empresa sentaría fama de honorable y se ganaría, desde luego las simpatías y el favor del público […] (3)

            El viernes 5 de octubre, como décima función de abono, se representaron la comedia en dos actos El Afinador, de Vital Aza, y la zarzuela La banda de trompetas. En esa misma fecha, se informó que el maestro yucateco Francisco Heredia Rosado se había hecho cargo de la dirección de la orquesta de la compañía y que las tiples Caubin se habían separado de la empresa. Para el sábado 6 de octubre, penúltima función de abono, se programó la zarzuela en tres actos La cara de Dios. (4)

            El domingo 7 de octubre, con el drama Juan José y la zarzuela La marcha de Cádiz, terminó la accidentada temporada de “zarzuela” y contra todos los pronósticos, “los artistas estuvieron en lo general muy bien por lo que se escucharon muchas palmas y se les hizo salir a escena repetidas veces después de cada acto”. (5)             La función de beneficio del barítono Alfredo Tamayo, anunciada originalmente para el sábado 6 de octubre, en la que se recitaría un monólogo de autor yucateco, primero se difirió para el martes 9 de octubre y finalmente para el jueves 11 de octubre, pero no tenemos la certeza de que efectivamente se hubiera llevado a cabo (6). (Continuará)           

Referencias

  1. Público chasqueado / Función suspendida. (29 de septiembre de 1906). La Revista de Mérida, p. 3.
  2. Por el teatro. (3 de octubre de 1906). La Revista de Mérida, p. 2.
  3. El abono de las compañías teatrales / Algo que interesa al público. (4 de octubre de 1906). La Revista de Mérida, p. 2.
  4. Por el teatro. (5 de octubre de 1906). La Revista de Mérida, p. 2; Para la noche de hoy. (6 de octubre de 1906). La Revista de Mérida, p. 2.
  5. La última función de zarzuela. (8 de octubre de 1906). La Revista de Mérida, p. 2.
  6. Por el teatro. (3 de octubre de 1906). La Revista de Mérida, p. 2; Para la noche de hoy. (6 de octubre de 1906). La Revista de Mérida, p. 2; La última función de zarzuela. (8 de octubre de 1906). La Revista de Mérida, p. 2.

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.