CulturaEntérateEspeciales

La Revista Musical Mexicana (5)

 Casi cien años después, Luis Reyes de la Maza exhuma este acontecimiento escénico con el siguiente comentario:

“En la pascua de 1886 la compañía de zarzuelas Arcaraz se anota el mayor éxito del año: el estreno de la zarzuela mexicana Una fiesta en Santa Anita, letra de Juan de Dios Peza y música de Luis Arcaraz. Había tanto interés por conocer esta pieza de costumbres nacionales con música popular, que la empresa se vio obligada a acortar el foro para colocar en los laterales tres palcos más, donde se acomodaron diez y doce personas en cada uno. Al levantarse el telón resonó el primer aplauso y los primeros gritos de júbilo: el escenario era una copia exacta de Xochimilco (…) Al  desarrollarse la graciosa anécdota, salpicada de innumerables chistes locales que el público conocía o le sonaban familiares, con canciones que hablaban de las bellezas de los paisajes o de las mujeres mexicanas e intercalaban trozos de música populachera y alusiones políticas, el jarabe tapatío, la Marcha Zaragoza, etcétera, el teatro estallaba en ovaciones y en gritos pidiendo la repetición de cada número. Al finalizar, como la anécdota hacía alusiones a la madre patria, la orquesta y toda la compañía terminaban entonando el Himno de Riego y el Himno Nacional Mexicano con las banderas de ambos países empuñadas por las dos primeras tiples, quienes las hacían ondear con fuerza. El público estaba histérico de emoción y patriotismo, por lo que la zarzuela mexicana gozó de larga y famosa vida en el escenario del Nacional. Los boletos se terminaban desde la víspera: todo México quería admirar aquella zarzuela que hablaba por primera vez de algo nuestro y cuya música no era de pandereta y castañuelas, ni de valses ni mazurkas, sino de jarabes y canciones populares.

 Nunca se había visto un triunfo igual en una obra nacional, la antecesora, la madre de un género que todavía cuarenta años después seguirían explotando con igual éxito los sucesores de Peza y Arcaraz, es decir, Ortega, Prida y Castro Padilla, y los sucesores de los actores, Roberto Soto y el Cuatezón Beristáin.” 13 

NACIMIENTO DE LA REVISTA MUSICAL EN MÉXICO


Es por don Manuel Ignacio Altamirano por quien nos enteramos de la primera Revista Musical hecha en nuestro país, costumbre que viene de España y que es partir de 1869 que comienza a pasearse por nuestros escenarios.

LA REVISTA DE 1869

Manuel Altamirano
El Gran Teatro Nacional presentó el domingo pasado una novedad que no tuvo más objeto que divertir. Tal es la Revista de 1869.

En Madrid, los caprichos dramáticos de esta especie son ya muy conocidos, y jamás acaba un año sin que tres o cuatro Revistas, a cual más satírica e ingeniosa, se pongan en la escena.

La Revista es verdaderamente una ligera sátira y a veces una simple descripción de los sucesos y costumbres que han tenido lugar o se han desarrollado con más fuerza en el año respectivo: de modo que este capricho es uno de tantos trajes que reviste en nuestra época la sátira política y moral, que humilde apólogo allá en los antiguos tiempos y bajo el régimen de la tiranía y la ignorancia, hoy invade la escena teatral, así como el periodismo, aprovecha todos los elementos de publicidad.
Hará mal y no dará pruebas de discreción quien busque en un capricho dramático, como el de que hablo, el asunto y la forma de una comedia o de un drama. Perdería su latín quien se pusiera a buscar defectos en una obra, que por su naturaleza, no tiene pretensiones.

Una Revista es un pasatiempo de un día, que ni se hace con el objeto de lograr inmortalidad, ni sirve para otra cosa que para soltar tres o cuatro pullas al galope, por decirlo así.

La que puso en escena en el Teatro Nacional, es obra de mi amigo Enrique Olavarría, y las piezas de música que la amenizan fueron compuestas por el joven maestro Contreras.

El público la aplaudió bastante, porque en efectos es ingeniosa, picante sin ser grosera y está escrita en deliciosos versos.
La situación especial de Enrique en México, es decir, su calidad de extranjero y el ser uno de los pocos que profesan un cariño profundo a la patria que les recibe, fueron obstáculos, como era muy natural, para que el poeta pudiera hacer una sátira verdaderamente punzante que hubiera hecho furor en nuestro público. Enrique es tan tímido a este respecto y desea evitar de tal modo aun el más ligero ataque a nuestra susceptibilidad, que no quiso conservar en su Revista ni aun algunas pequeñas alusiones a la política, que pudieran haberse interpretado malignamente.

Como quiera que sea, Olavarría ha sido el primero en presentar este juguete teatral en nuestra escena. Ya vendrán otros que puedan y sepan dar un latigazo en cada palabra, y lograr como Aristófanes levantar una picota en la escena para los vicios contemporáneos y para las necedades de los compatriotas.

Notamos que la música que se compuso para la revista es algo seria y demasiado científica para un juguete semejante. Hubiera sido mejor poner música alegre y retozona al estilo de Offembach. Sin embargo sería injusto omitir el debido elogio que merecen algunas piezas, como la obertura, el coro de las jeringas y la canción de la polla.
Para otras revistas aconsejaríamos a los compositores que aprovechasen nuestros aires populares, que pueden servir de tema a sus alegres combinaciones.” 14

Como vemos es innegable que el origen de la revista musical mexicana, lo encontramos en el teatro español, y ésta nace en 1849 cuando “el compositor Rafael Hernando escribe una ópera cómica a la que le da el nombre de zarzuela “mismo con el que Lope de Vega había calificado, en el siglo vxii, los primeros ensayos representados en que alternaban el canto y la declamación” 15 (Continuará)

NOTAS

13.-Luis Reyes de la Maza, Cien años de teatro en México (1810-1910), SEPSETEN-TAS, México, 1972, P. 113- 114
14.- Ignacio Manuel Altamirano (El Siglo XIX del 6 de febrero de 1870).
15.- Crónica de Fidel/Guillermo Prieto transcrita en Cien años de teatro por Luis Reyes de la Maza, p. 49

Fernando Muñoz Castillo

Escritor, hacedor de libros objeto, dramaturgo y director de teatro. investigador e historiador de teatro y cine. curador y museógrafo. periodista cultural. ha publicado varios libros.

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.