EntérateMundo

Biden se dispone a entablar conversaciones críticas con el presidente Xi Jinping en medio de tensiones con China

Cuando el presidente de China, Xi Jinping, se “presente” en la Casa Blanca este lunes por la noche para una cumbre virtual con el presidente Joe Biden, los dos hombres no necesitarán presentación.

A Biden le gusta citar las docenas de horas y los miles de kilómetros que recorrió con Xi cuando ambos eran vicepresidentes de su país. Afirma haber pasado más tiempo con el presidente de China que con cualquier otro líder mundial.

Pero las cosas han cambiado desde que Biden, como le gusta recordar, cenaba con Xi en la meseta tibetana y describía a Estados Unidos en una palabra: “posibilidades”.

Ahora, las dos mayores economías del mundo se enfrentan a fuertes tensiones sobre el comercio, la agresión militar y los derechos humanos. Y Biden se encuentra en la cuerda floja con el líder más poderoso de China en décadas.

“Nuestros dos países se encuentran en un lugar fundamentalmente diferente entre sí de lo que hemos estado en el pasado”, dijo un alto funcionario de la administración antes de la reunión, para la que Biden se ha estado preparando con altos ayudantes durante varios días. “Es una dinámica multifacética, es compleja y no tiene un paralelo histórico”.

Conversaciones críticas

Las conversaciones del lunes son unas de las más críticas de la presidencia de Biden, dado el deterioro de los lazos entre Washington y Beijing y la realidad, reconocida por los funcionarios de la administración, de que la gestión de la relación de Estados Unidos con China será el objetivo internacional más crítico de Biden.

Los funcionarios de la Casa Blanca creen que la gran ceremonia de firma de un nuevo paquete masivo de obras públicas en el Jardín del Sur, programada unas horas antes de la cumbre virtual de Biden, será una señal de progreso en el principal pilar de su política exterior: demostrar que las democracias pueden cumplir más eficazmente que las autocracias como China. Tiene previsto detallar a Xi el nuevo paquete de infraestructuras.

Un momento de debilidad política

Sin embargo, el presidente llega a las conversaciones en un momento de debilidad política. A su partido le fue mal en las elecciones de este mes en Virginia, y las encuestas siguen mostrando su índice de aprobación en algunos de los niveles más bajos de su presidencia.

Esto contrasta fuertemente con Xi, cuya consolidación del poder en China se cimentó la semana pasada cuando el Partido Comunista Chino adoptó una resolución histórica que lo eleva en estatura a sus dos predecesores más poderosos: Mao Zedong y Deng Xiaoping. Los funcionarios dijeron que la elevación del estatus de Xi no hizo más que aumentar la necesidad de un cara a cara con Biden.

Casi todos los temas en los que se centra Biden, tanto a nivel nacional como internacional, tienen un nexo con China. Los problemas de la cadena de suministro que están provocando la inflación en nuestro país pueden deberse en parte a la escasez en las fábricas chinas. La lucha contra el cambio climático requiere la participación de Xi, que ha mostrado cierta disposición a colaborar con Biden en esta cuestión. La gestión de los focos de problemas mundiales, como Corea del Norte e Irán, requiere la coordinación con Beijing.

Sin espera de resultados

No se espera que la cumbre virtual de este lunes produzca resultados específicos sobre estos temas ni sobre ninguna de las innumerables formas en que Estados Unidos y China están de acuerdo o en desacuerdo. En lugar de ello, los funcionarios estadounidenses adelantaron un debate destinado a ampliar las líneas de comunicación a través de una “diplomacia intensa” para que el actual estado de “dura competencia” no desemboque involuntariamente en un conflicto.

Otras posibles direcciones

Los funcionarios reconocieron que Xi podría dirigir la conversación en otras direcciones, incluida la posibilidad de invitar a Biden a asistir a los próximos Juegos Olímpicos de Invierno en Beijing (la Casa Blanca no ha dicho si Biden aceptaría).

Dijeron que no esperaban que Biden planteara la cuestión de la flexibilización de los aranceles, dejada por la administración Trump, que algunos expertos han dicho que podría ayudar a aliviar las preocupaciones actuales sobre la inflación. China tampoco ha cumplido aún su promesa de comprar US$ 200.000 millones en productos estadounidenses, realizada como parte del acuerdo comercial de Trump.

Lo que los funcionarios esperan es que los dos hombres entablen una conversación que vaya más allá de las palabras simbólicas y profundice en la sustancia.

“El presidente Biden sabe que la competencia entre nuestros dos países tiene implicaciones globales. Como líder mundial, se lo toma en serio”, dijo el funcionario. “Pero, en última instancia, se reúne con el presidente Xi para proteger la prosperidad y la seguridad del pueblo estadounidense y de los pueblos de todo el mundo”.

Por CNN

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.