CulturaEntérateEspeciales

Fuerzas que nos mueven (1)

De la vida diaria

                            La fuerza que le motiva a cada uno, tiene sus orígenes más allá de lo que creemos comprender. MJ

                            La vida diaria es un continuo dividido, cuando logramos observar las dos esferas que la componen: la totalidad y el instante, permiten apreciar cómo es que interactúa el todo con el momento y eso nos da una visión mucho más completa.

He escrito sobre mi vida diaria desde hace mucho más de cuarenta años, hoy reviso y me encuentro con ese maravilloso ritmo entre la totalidad de la vida que he llevado y los acentos dados por los momentos.

Como dice Enrique Federico Amiel: “Cuando se ve lo que fué, no se duda ya de lo que puede ser.”

Esta mañana de octubre deseando ya que nos llegue el fresco tan esperado  y que tanto bien nos hace a los peninsulares y así  tener un respiro de los  calores del verano, me encuentro de pronto en este décimo mes  que nos da cuenta de que es un hecho que las temperaturas ya no son las mismas. Tratar de comprender como todas las cosas que nos mueven tiene un claro sentido dentro de las dinámicas vitales y del grupo en el que nos ha tocado nacer, es un reto que disfruto mucho. Existe  un sustrato en el que nos encontramos con el infinito, como si la propia vida se nos presentase siempre con más incógnitas (a veces hasta divertidas) así como aquellas lagunas que son parte del bosque de la memoria y que nosotros queriendo explorar en ellas tratamos de encontrar los hilos conductores de todo. Es un hecho que hay líneas en nuestras vidas que al ser las más significativas se presentan como las más claras y son como los troncos gruesos del árbol del vivir, que a través de ellos es que  podemos acceder a muchas ramas. Muchas de estas cosas memorables no son necesarias para la vida diaria, mas si lo son para la vida personal. No se puede seguir un sentido gratificante mientras no se tengan algunas vivencias con claridad y para esto no hay edad. Se cree que los jóvenes son los que están en momento de clarificar, mas para mí todo momento de la vida que nos pida más claridad, es asunto de tomarse en cuenta y darnos esos momentos de reflexión necesaria.

A veces no es algo que nos propongamos. Son momentos que de pronto se presentan y nos damos cuenta de lo grato que es rememorar.

Para la época que releo hoy día a principios de este siglo, me encontraba en plenitud trabajando en el taller que impartí para motivar niños en el Arte. Ese taller cambió mi vida. A veces es necesario asirse al tiempo para saber la verdadera dimensión de lo vivido. Muchos se preguntaran porque no continué con esa actividad tan noble y he aquí la respuesta: Nada debe ser tan eterno que nos impida poder mirar a otros lados ya que todo tiene su ciclo, su momento y su cierre para poder conducirnos a otros lares. Había otros caminos a tomar. Tomé mis bártulos y me fui a otras acciones. A veces por ese vicio de cuantificar, me encuentro pensando si he dedicado más a mi obra plástica o a compartir en talleres, al final  la actividad creativa es lo que cuenta. Desde que se iniciaba la semana yo preparaba material e ideas a desarrollar para llegar al sábado bien armada. Tuve siempre personas que colaboraron conmigo empezando por los gerentes en turno del Club de Golf recinto en donde lo impartí, así como sus asistentes que siempre motivaron a todos para que existiera buen flujo.

Una actividad muy creativa era la de leer un cuento y después plasmar lo que a cada uno había significado más. Los niños desplegaron enorme imaginación.

Otras veces les poníamos música de varios tipos y ellos debían (primero con los ojos cerrados) imaginar que colores les evocaba, para plasmar luego escuchando de nuevo la melodía en abstracciones que se convertían en trazos fabulosos.

Y así fue como aún sin continuar en este bello proyecto, no acabó del todo, se diversifico. Es grandioso poder dar lo que uno ha comprendido. Nadie que quiera hacer plástica  debe privarse de practicar las técnicas que le motivan y hacerlo con buena disciplina porque aunque no es la técnica solamente lo que define al buen Arte, es muy importante contar con esas herramientas bien dispuestas para poder expresar lo que en verdad se siente y digo sentir porque es un verbo muy importante en las artes en general. Los niños lo comprenden como algo natural y hay que darles esas oportunidades. Lo más grato ha sido saber que de los muchos niños que pasaron por ahí, hoy algunos tienen al Arte como profesión. No todo se tiene que explicar, mas si todo tiene que mover, emocionar y en el fuero interno impactar de una forma irremediable. Plasmar no es tan sencillo como parece y no debe serlo porque al hacer plástica estamos no solo moviendo todo nuestro ser interior sino además estamos dando mucho de nuestro espíritu. En esos momentos del taller con niños aprendí valiosas cosas. Comprendí como desde pequeños los críos pueden o no, recibir apoyo en el camino de desarrollar su ser interior y motivación. Encontraba espléndido el momento en que todos con su plena concentración hacían en sus lienzos lo suyo. Obviamente también aparecían los críos que al no saber qué era lo que podían expresar apelaban a lo que estaba haciendo el de junto. Un momento muy especial de esos cursos era cuando se proponía trabajo libre, el gozo y la algarabía hacían su aparición en algunos, petrificando a otros que no sabían por dónde ir. Y ¿porque? (estoy segura preguntaría hoy día mi nieto de tres años) Y diré el porqué: Lo más valioso que tenemos es aprender a descubrir la pasta de qué estamos conformados o hechos por dentro y a los niños que no se les motiva a ser, aprenden lo que ven, sin tener claridad de cómo aportar de ellos mismos. Lo genuino que nos define es el caldo de cultivo de la verdadera felicidad, hay muchas otras cosas que son parte grupal que también gratifican la vida, mas no olvidemos que la razón primordial es la misión personal, por sencilla o compleja que ésta sea. Así en los ámbitos del arte sucede lo mismo. No es solamente  lo que se expresa, es lo que se hace por una motivación y con un estilo propio. Esos mismos pensamientos dentro de los recuerdos de esta gratísima etapa  me llevaron a recordar cómo me motivó la vida en lo personal. De eso les comentaré próximamente.

Continuará.

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.