CulturaEntérateEspecialesSororidad

¿Antonieta, o el suicidio?

¿Qué vas a saber de la libertad si nunca escribiste con las entrañas?

Hace aproximadamente un año escuché por primera vez el nombre de Antonieta Rivas Mercado. Debo confesar que me sentí avergonzada por no haber reparado en esta figura sino hasta entonces, pero mientras más me interesaba por su vida y por su trabajo, mejor entendí que muchos, como yo, ignoraban la existencia de esta emblemática mujer y la trascendencia de su obra para la vida cultural de México. ¿Por qué pasé por la primaria, la secundaria, la preparatoria y la carrera de periodismo sin que nadie en las aulas mencionara jamás su nombre? ¿Por qué la cultura y las mujeres han ocupado siempre un lugar secundario en la educación de los niños y jóvenes mexicanos?

El ocho de marzo de 2021 en plena reapertura de las actividades presenciales desde el cierre que ocasionó la pandemia del Coronavirus, la obra de teatro unipersonal “¿Antonieta… o el suicidio?” vio la luz en un estreno diseñado para algunos invitados especiales que darían fe por vez primera de la presentación de esta magnífica pieza de teatro contemporáneo que nos invita a conocer el pensamiento íntimo de una mujer de la que una vez que se oye hablar, es inevitable querer conocer más.  El talento histriónico de Marisol Ochoa bajo la dirección de Nelson Cepeda da a esta pieza de dramaturgia colaborativa, basada en la original de Salvador Lemis, un magnetismo del que es imposible escapar.

La obra reflexiona sobre la vida de Antonieta Rivas Mercado, de quien poco se conoce y a quien, si acaso, se le recuerda como la hija del arquitecto Antonio Rivas Mercado, autor del Ángel de la Independencia, o la amante del intelectual y político mexicano José Vasconcelos; la mujer pasional -que no apasionada- que se suicidó por amor en la catedral de Notre Dame en 1931 y de quien “la muerte se encargó de silenciar lo que su obra fue para México”.

¿Antonieta… o el suicidio? Es parte de un movimiento nacional que llega a Mérida para reivindicar la trayectoria de esta aguerrida gestora y promotora cultural, prolífica ensayista que exploró, a través de las letras, los matices de la mujer mexicana de principios del siglo XX, letras que aún siguen calando con apabullante actualidad a un siglo de distancia. Antonieta Rivas Mercado fue miembro del grupo de intelectuales que impulsó la cultura mexicana post revolucionaria y que dejaría como legado, entre otras cosas, la fundación del Teatro Ulises y del patronato de la Orquesta Sinfónica de México.

La obra es interesante, además, porque este pujo por la reivindicación intelectual, exalta el cariz de Antonieta como defensora de los derechos de las mujeres. Su vida comparte relevancia con la autobiografía ficcionada de la actriz que va desdoblando personalidades para encarnar a la figura central y alternativamente construir una moderna apología de los derechos femeninos a partir de apuntes que revisan los feminicidios que han sacudido al estado y las marchas feministas de los últimos tiempos; consigue sensibilizar al lanzar como dardos, cifras devastadoras generando una tensión que logra respirarse entre silencios. “Diez mujeres son asesinadas en nuestro país cada día”. “Seis de cada diez mujeres han sufrido algún tipo de violencia”.

Borba Teatro nos da también una cátedra de autogestión cultural al diseñar, promover y vincular un producto con alto valor educativo, sembrar interés en él y ponerlo al alcance de un público específico que sirve como caja de resonancia de su mensaje, lo que ha ocasionado que la obra de pequeño formato se haya presentado ya en el Museo Palacio Cantón, en el Centro Cultural Olimpo y durante tres meses y medio en la Biblioteca Central “Manuel Cepeda Peraza” cerrando el ciclo de presentaciones públicas el pasado 29 de octubre. A partir del mes de noviembre ¿Antonieta…. o el suicidio? conversará en funciones privadas con maestros, alumnos e investigadores de diversas instituciones que continuarán el debate sobre la vida y obra de Antonieta Rivas Mercado. Visitará también el CERESO femenil en un ejercicio que resulta por demás, un interesante ejercicio de inclusión y una muestra de esta búsqueda por activar del poder transformador del arte como instrumento para la educación y la sensibilización humana. Contribuirá también a la muy necesaria labor cultural de profesionalización de audiencias al entablar un diálogo abierto con la Red de Espectadores de Yucatán y  en el 2022, la obra abrirá nuevamente al público.

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.