EntérateQuintana Roo

Energía de Quintana Roo proviene en 94% de combustibles fósiles y emisiones de GEI se triplicarán en 2050

El estado busca descarbonizarse y presenta un plan para acelerar transición a energías renovables

29 de octubre/ Cancún, Q. Roo.- Las emisiones totales de Gases de Efecto Invernadero (GEI) que se generan en Quintana Roo se triplicarán al 2050, respecto al 2015, de acuerdo con un estudio elaborado por la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente (SEMA), el cual indica que sus mayores impulsores provendrán del suministro de energía, la demanda para el transporte y de la energía requerida por el sector industrial.

La dependencia del estado a los combustibles fósiles es de un 94 por ciento; la energía de la entidad proviene, sólo en un 44.6 por ciento de las energías renovables o limpias, mientras que un 1.5 por ciento viene de la leña.

Lo anterior ocurre en un contexto en donde el mundo necesita reducir las GEI a cero al 2050, a fin de decrecer los “peores efectos” del Cambio Climático, indicó el titular de la dependencia, Efraín Villanueva Arcos, al presentar el Plan Estatal para el Fomento de la Eficiencia Energética y del Aprovechamiento de las Fuentes de Energías Renovables (PLANFEER)

“Vivimos en una emergencia climática, en la cual el mundo necesita reducir las emisiones a la mitad y limitar el Calentamiento Global a 1.5 grados”, expresó, citando como fuente el reciente informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPPC)

Ante representantes legislativos y de la iniciativa privada, el funcionario estatal explicó que el Plan, se basa en un estudio previo que marca la trayectoria del estado hacia la descarbonización, que traza la ruta para transitar del uso de combustibles fósiles a las energías renovables.

El PLANFEER, presentado hoy, fue elaborado con el objetivo de combatir el Cambio Climático, acelerar la transición energética del estado, desarrollar las capacidades bajo un componente de equidad de género, la concreción de una planeación más efectiva y el impulso de políticas públicas integrales.

El Plan marca 11 acciones prioritarias en seis sectores específicos, entre ellos, el de suministro de energía, en dos vías: El impulso a la energía solar y a la energía eólica centralizadas.

Villanueva Arcos comentó que esperan las definiciones resultantes de la contrareforma Energética, para esclarecer la vía que tomará el estado.

El segundo sector contemplado es el de la demanda de energía residencial, comercial e institucional, también en dos vías: La vivienda urbana con diseño eficiente y los edificios comerciales e institucionales, en torno a la calefacción, ventilación y el aire acondicionado.

Es en este rubro en donde se concentrarán los esfuerzos en una etapa inicial, que incluye sectores como el de transporte -con la electrificación de vehículos-; el de la Agricultura y la Ganadería, reduciendo la quema agrícola; y el de la Silvicultura y otros usos de la Tierra, con la planificación de la infraestructura y el crecimiento urbano para reducir al mínimo la deforestación, así como la reducción del riesgo de incendios forestales.

El último es el sector de desechos, con la reducción de residuos de fuente municipal; el reciclaje y compostaje de residuos sólidos industriales y el uso de residuos para producción de energía.

Durante su exposición, Villanueva Arcos manifestó que, de toda la Península, Quintana Roo es la entidad con menor capacidad energética instalada, frente a Campeche y Yucatán y una de las que presenta mayores carencias de todo México.

Mientras el estado cuenta con 373 mega watts (mw) de capacidad instalada, Campeche posee mil 253 mw, contra los mil 253 mw de Campeche y los mil 577 de Yucatán.

No así, la demanda de Quintana Roo es mayor que la de ambas entidades, pues consume cuatro mil 504 giga watts (gwh), frente a los mil 253 gwh de Campeche y los tres mil 464 de Yucatán.

“El porcentaje de consumo de Quintana Roo es de 48.85 por ciento, mientras que el de Campeche es de 13.59 por ciento y el de Yucatán, 37.57 por ciento”, precisó.

El PLANFEER aspira a que en 2030, la entidad haya aumentado la participación de las energías renovables en la satisfacción de las necesidades energéticas de su población y sectores productivos.

También que la población, la iniciativa privada y la administración pública sean partícipes en las decisiones y acciones para optar por un uso eficiente y menos contaminante de la energía y que se cumplan las metas por cada uno de los sectores contemplados.

Sus seis ejes establecen la intención de crear y mantener un sistema estatal de información energética; incentivar medidas para el incremento de la eficiencia energética; fomentar la inversión en energías renovables, impulsar la educación y la investigación en materia de transición energética; aumentar el uso de un transporte menos contaminante y reducir la pobreza energética.

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.