CulturaEspeciales

“Dar siempre la cara y llamar a las cosas por su nombre”
Germán Pasos Tzec

Germán

Las luchas de un hombre, cuando lo trascienden, le otorgan la calidad de lo indispensable. En estas luchas, muchas veces, se ponen en riesgo cosas que son de la mayor importancia en la vida de una persona, por eso son muy pocos los que las llevan hasta los estratos que les dan esa calidad que vuelve insustituible su presencia; este es el caso de Germán Pasos y su lucha por los Derechos Humanos. Germán Pasos Tzec, fue un hombre sencillo, amable, cordial; su bonhomía le abría todas las puertas, y su empatía le permitió siempre lograr lo que, con violencia o gritos, otra gente no lograba. Nunca tuvo la actitud de mostrarse superior a nadie, aunque moralmente estuviera muy por encima de mucha gente que no lo trató con el debido respeto que él se merecía. Hombre que planteó retos a una sociedad que, entonces, era mucho más intolerante de lo que es ahora, y Germán, en forma sencilla, pero con una diáfana claridad puso siempre el dedo en la llaga sin vacilación alguna. Su postura política y social le llevó a sentirse cerca de la figura de Felipe Carrillo Puerto, y se declaró siempre convencido carrillista militante. Su lucha por la diversidad sexual le llevó a crear un personaje entrañable: Neifa Celiana, personaje al que dio vida y con el que caminó mirando al frente y con la frente en alto. Recordando a Germán, nos volvemos a hacer la pregunta: ¿Por qué los buenos se nos van tan pronto?

El pasado lunes 25, a las 7 de la noche, en el local de la Red de Personas Afectadas por el VIH (REPAVIH), se llevó a cabo la inauguración de una exposición homenaje a la memoria de Germán Pasos, activista por los Derechos Humanos, periodista cultural y de espectáculos, luchador social y cronista oficial y vitalicio de la comunidad LGBTTI+. Los siempre inquietos, Dr. Douglas Canul, Antr. Pablo Alemán y Antr. Jesús Armando Rivas, tuvieron la feliz iniciativa de rememorar la fecunda labor del llorado Germán Pasos y poner a la vista del público de nuestra ciudad, una extensa exposición de documentos, recuerdos, reconocimientos, fotografías y vestuario, del desaparecido personaje con el objeto de difundir su obra entre las nuevas generaciones que no tuvieron la oportunidad de atestiguar sus valientes acciones, y para crear conciencia entre ellos, para que sepan que, detrás de los derechos que la gente goza hoy como cosa natural y justa, hay una fuerte lucha de los que, por vivir en otras condiciones sociales, tuvieron que avanzar haciendo brecha, por la que hoy transita la comunidad. El evento tuvo una buena convocatoria y se hicieron presentes autoridades de varios niveles, activistas, gente de la comunidad LGBTTI+ y otros simpatizantes que pusieron mucha atención en las intervenciones que tuvieron lugar con motivo de este evento.

Hubo una pequeña pero emotiva ceremonia protocolaria en la que se exaltó las acciones y méritos del querido Germán. La primera intervención fue la de Jesús Armando Rivas, quien en su alocución dijo que existen sobrados motivos para haber hecho esta exposición. “Lo hecho por Germán Pasos nos da noticia de algo que pasó y nunca debe volver a pasar”, nos dijo. Señaló que esto significó recabar su historia, su memoria. “Es un ejercicio de ciudadanía”, recalcó. En seguida tomó la palabra el Mtro. Gabriel Ortiz, secretario de la Facultad de Antropología, institución de la que fue egresado Germán. Se congratuló de encontrar en esta reunión un ambiente cálido por Germán, así como por la abundancia del material expuesto. Se refirió a Germán como: “Una pieza fundamental de la historia de nuestro estado” y destacó cómo un grato descubrimiento la amplia obra de Germán. La siguiente intervención fue la de María Guadalupe Méndez Correa, gran luchadora por los Derechos Humanos, quien subrayó la necesidad de recordar siempre la lucha por los Derechos Humanos, la necesidad de crear centros de apoyo, todo esto para que la paz y la inclusión lleguen, y que, de esto, Germán fue un precedente y un personaje. Tocó su turno a Marcos Pasos Tzec, hermano de Germán, quien recordó que tenía diecisiete años cuando aparece en el mundo el SIDA. Rememoró también los tiempos de las persecuciones y redadas y de cómo Germán hizo profundas investigaciones de estos hechos y las plasmó en los materiales que hoy se exhiben. Para concluir, nos declamó unos versos muy emotivos.

Lleno de gran emotividad fue el discurso de Ramón May, representante del Ayuntamiento de Mérida. Señaló a Germán como un adalid de los temas de la comunidad de la diversidad en la que Germán fue un activo participante. Destacó a Germán por sus denuncias, y no sólo en temas de la comunidad LGBTTI+. “Su presencia debe estar presente no sólo en este salón, sino en un espacio público. Su labor fue por el respeto por las personas. Los derechos que se han ganado han sido por la lucha de gentes como Germán. Puedo resumir su legado en una frase: <Dar siempre la cara y llamar a las cosas por su nombre>. Hoy, trasciende el nombre de Germán”, concluyó con gran vehemencia. En seguida se procedió al corte del listón y al recorrido de la exposición. La noche terminó con un sencillo brindis con bocadillos. Recordar a personajes como Germán Pasos es un deber ineludible de esta sociedad que nos ha tocado vivir, pues gracias a sus acciones es que podemos gozar de un mundo mejor.

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.