EntérateOpinionesSin categoría

Notas al Aire 40

Hace unos días, alguien que si sabe maya hizo una aclaración que dejó sin habla a los que dicen saber la maya.

 Lo que dijo este señor fue que pib significa hoyo, no comida y menos tamal. Es el hoyo o hueco que se escarba para cocinar el mucbipollo.

 Fue buena la aclaración, porque dada la situación económica de la los yucatecos, pues sólo hay huecos y hoyos en nuestras bolsas y carteras.

 El cine mexicano está de luto por el fallecimiento de Felipe Cazals (1937-2021), uno de los directores más fuertes en su temática fílmica en los años 70 y que dio contestación a la crítica latinoamericana y europea de que en nuestro país no hacíamos un cine comprometido con la realidad política.  

 En 2007, le dijo en entrevista a José Antonio Fernández:

 “Es difícil ver a México como un tema agradable, gracioso y simpático. En un país tan complejo como el nuestro, dividido virtualmente en dos franjas sociales…”

 Sus películas están allí y seguirán allí para las siguientes generaciones. Afortunadamente, aunque se queme otra vez la Cineteca Nacional.

Lo que parecía increíble sucedió: 93 años de prisión para Jean Succar Kuri por pornografía infantil y trata.

 Esto es el principio, pues ya se jaló la cadena, sin embargo sabemos que esto no cambiará mucho, o nada, porque parece que la naturaleza humana no permite que esto acabe.

 Y en todo el país a lo largo y a lo ancho se preparan para recibir a los muertos con fiestas, ofrendas, altares y mesas como lo hacemos en Yucatán, donde nada significan para nosotros los escalones de los altares que montan en otros lares del país.

 Por supuesto que desde la semana pasada la gente comenzó a comer mucbipollos, a tomar chocolate caliente con pan bueno y a comer dulce de papaya, de ciricote, de yuca, mazapanes en forma de frutas, y el famoso “xek” con chile  en polvo encima.

  Ahora sí, los que trabajan en los cementerios hacen su agosto para desyerbar y limpiar las tumbas.

 La gente desempolva las fotos de sus difuntos y sacan rosarios y plegarias para los rezos.

 Se ven películas de miedo y terror, se cuentan leyendas y consejas, se habla de los ancestros y de cómo eran y vivían, se montan obras con temas de la muerte, se hacen ferias, llega turismo, y todo el muerterío termina siendo un simple pretexto para el jolgorio el fandango y la jarana.

Por supuesto, todos, hasta los que las tradiciones no les importan, compran su veladora y la prenden.

 -¿Me prestas tu pib para meter mi tamal?

Fernando Muñoz Castillo

Escritor, hacedor de libros objeto, dramaturgo y director de teatro. investigador e historiador de teatro y cine. curador y museógrafo. periodista cultural. ha publicado varios libros.

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.