CulturaEspeciales

Cartelera del Circo Teatro Yucateco en 1904 (V)

Enrique Ugartechea

Box y lucha greco-romana

19 de febrero de 1904

El viernes 19 de febrero de 1904, ante numerosa concurrencia, un grupo de atletas mexicanos, que iban a los Juegos Olímpicos organizados en el marco de la Exposición Internacional de San Luis Misuri, EE.UU., dieron una función de box y lucha greco-romana en el Circo Teatro Yucateco. Se considera que esta fue la primera exhibición de ambos deportes en Mérida. (1)

            Según informó La Revista de Mérida, este grupo de atletas, conformado por Enrique Ugartechea, Enrique Eternod, Salvador Esperón y Francisco Barrios, recorría la República antes de llegar a su destino, suponemos que para recaudar fondos para su periplo. El programa constaba de cuatro partes: 1.- Sinfonía por la orquesta; 2.-Lucha entre Enrique Ugartechea y Enrique Eternod; 3.- Orquesta; 4.- Box entre Salvador Esperón y Francisco Barrio.

            El precio de los palcos con 6 entradas fue de $ 8.00; el de cada butaca numerada de primera fila, $ 4.00; el de butaca numerada de segunda fila, $ 3.00; el de butaca de tercera fila también numerada $ 2.00; la entrada y asiento en las demás butacas sin número, $ 1.50; la entrada a las gradas, $ 0.50.

            Lara Caballero asegura que los atletas fueron contratados para exhibir sus habilidades aquí por el entusiasta joven deportista Luis Augusto Molina Figueroa; que se trató de una exhibición académica o clásica de salón, y también que aquellos bigotudos boxeadores actuaron con trajes de mallas minúsculos. (2)

            Por su parte, El Eco del Comercio publicó esta crónica sobre la citada función:

            […] La primera parte del programa, consistente en quince rounds de box, interesó grandemente al público, pues si bien Esperón (“The Mexican Light Weight”) es mucho más ligero y seguro en los golpes, Barrios es boxeador de gran resistencia. La victoria fue para Esperón que dio mayor paliza a Barrios en los sesenta minutos que duró el desafío.

            Fueron Refferies y Time Keeper, respectivamente, los Sres. José Dolores Canto y Fernando Ponce.

            Después de un intermedio de diez minutos, se presentaron para una lucha greco romana de cinco innings, Enrique Ugartechea, el vencedor de Romulus[,] y Enrique Eternod, campeón francés.

            La lucha se hizo muy interesante, pues Ugartechea, muy fuerte y robusto, se defendía con gran efectividad al ser derribado por Eternod que, muy ágil, quedaba siempre en mejor posición, pero desde el primer inning se vio claramente por los amateurs que nuestro paisano vencería al francés, y así fue: en el segundo inning lo venció; el tercero, ganó Eternod, quedando empatados y en el quinto Ugartechea volvió a derribar a Eternod, quedando la victoria por “The Mexican Heavy Weight”, entre grandes aplausos […] (3)

            El reportero de La Revista de Mérida consideró que los que habían protagonizado la exhibición de box únicamente “nos dieron una pálida idea de lo que es este sport tan aplaudido en los Estados Unidos”, en tanto que la lucha greco-romana agradó mucho al auditorio. Finalmente indicó que entre el público “se cruzaron algunas apuestas, aunque de cantidades cortas”. (4)

            Por su parte, Valmont censuró a la empresa organizadora por no cuidar todos los detalles del evento:

            […] Todas nuestras censuras para la empresa del espectáculo por la forma descuidada en que lo presentó y mereció las de que fue objeto por parte de muchos de los espectadores, que vieron que el terreno de la lucha no estaba preparado convenientemente. Aquel aserrín y aquella mala alfombra sobre la que se batieron Ugartechea y Eternod podía haber dado lugar a alguna desgracia; pero lo que sí aconteció fue que los luchadores se arañaron todo el cuerpo y tragaron gran cantidad de aquel sucio aserrín, lo que perjudicó grandemente a los atletas […] (5)

            En 1904, apenas habían transcurrido doce años desde la adopción de las reglas del Marqués de Queensbury para el boxeo, las cuales reflejaban muchas de las tendencias racionalistas y también el ritmo de la era industrial. El nuevo código prohibía pelear a mano limpia: ahora los contrincantes en el ring debían usar guantes ligeramente acolchados; los rounds debían durar tres minutos con intervalos de un minuto de descanso; no se permitían los movimientos de agarre o lucha; se creó la regla de diez segundos para declarar noqueado al boxeador caído, etc. Estas normas suavisaron algunas de las aristas de este rudo deporte, de tal suerte que lo hicieron más tolerable y respetable socialmente. (6)

Ciclismo, béisbol, esgrima y carreras de caballos

A finales del siglo XIX y principios del XX los meridanos atestiguaban los balbuceos del ciclismo y del béisbol, así como de la esgrima y las carreras de caballos. El domingo 4 de junio de 1899 se había inaugurado el Velódromo Yucateco, donde el Club Águila llevó a cabo varias competencias, además de organizar audiciones musicales y tertulias (7); por su parte, en octubre de 1900 ya había clubes de pelotaris que llevaban los nombres de “Mérida”, “Cuba” y “Yucatán”: los integrantes del primero vestían traje negro y blanco; los del segundo, azul y blanco, y los del tercero, los colores de la bandera nacional. Comenzaron sus ensayos (prácticas) y matchs (partidos) en los terrenos de los Recreos de Itzimná, que pertenecía a la Compañía de Tranvías, cuyo propietario, Cloridano Betancourt, vendía mascotas y pelotas Spalding, “a precios de realización”, en su tienda Le Bon Marché. (8)

            En diciembre de 1903 ya se hablaba de los equipos “Pablo González”, “El Nuevo Peninsular” y “Kickers”, que jugaban en la plaza de San Sebastián. (9) En enero de 1904, un buen número de aficionados asistió a un reñido encuentro en la villa de Umán entre “Pablo González” y “Kickers” y otros tantos al desafío entre “El Nuevo Peninsular” y “Pablo González”, pero en terrenos de la cabullería “La Industrial”. Aparecieron luego otros clubes como “Fénix” y “Águila de Oro”. El entusiasmo por el nuevo e higiénico sport llevó a organizar un campeonato en el que los equipos portarían nuevos uniformes y el triunfador se llevaría nada menos que la suma de mil pesos. (10) (Continuará)

Referencias

  1. Lara C[aballero]., Joaquín. (1969, 19 de enero). La primera función de boxeo. Diario de Yucatán, pp. 5-6. Agradezco a Gabriel Zapata Bello haber llamado mi atención sobre este suceso y proporcionado la información publicada sobre el particular en La Revista de Mérida.
  2. Íbid.
  3. Algo de todo / Boxeadores y Atletas. (21 de febrero de 1904). El Eco del Comercio, p. 2.
  4. Lara C[aballero]., Joaquín. (1969, 19 de enero). La primera función de boxeo. Diario de Yucatán, pp. 5-6.
  5. Algo de todo / Boxeadores y Atletas. (21 de febrero de 1904). El Eco del Comercio, p. 2.
  6. Dupont, Jill. (2004). Boxing, en Encyclopedia of Recreation and Leisure in America. USA: Thompson / Gale, vol. 1, p. 131.
  7. La inauguración del Velódromo. (6 de junio de 1899). El Eco del Comercio, p. 3.
  8. Tres clubs de pelotaris. (8 de noviembre de 1900). El Eco del Comercio, p. 2; Tres clubs de Base-Ball. (10 de noviembre de 1900). La Revista de Mérida, p. 3; Diversiones para hoy. (11 de noviembre de 1900). La Revista de Mérida, p. 2; Los ensayos de Base-Ball. (13 de noviembre de 1900). La Revista de Mérida, p. 2; Ensayos de Base-Ball. (18 de noviembre de 1900). La Revista de Mérida, p. 2; Base-Ball. (14 de abril de 1901). El Eco del Comercio, p. 3.
  9. Algo de todo / Baseball. (1 de diciembre de 1903). El Eco del Comercio, p. 2; Desafío. (22 de diciembre de 1903). El Eco del Comercio, p. 2.
  10. Match. (8 de enero de 1904). El Eco del Comercio, p. 2; De Base-Ball. (13 de enero de 1904). El Eco del Comercio, p. 1; Match de Basse-Ball (sic). (20 de enero de 1904). El Eco del Comercio, p. 2; El match del domingo. (27 de enero de 1904). El Eco del Comercio, p. 2; Base-Ball / El próximo champion / Los nuevos uniformes / ¡$ 1,000 de premio!. (30 de enero de 1904). El Eco del Comercio, p. 2.

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.