CulturaEspeciales

Rita en el estudio de Cabral

La presencia de la cubana Rita Montaner en México causó sensación, ya que venía precedida de una fama muy bien ganada en Broadway y París, pues se contaba que había suplido a la famosa Mistinguett, en un espectáculo nocturno.

 Todos los periódicos y revistas de la época hablaron con ella, los articulistas hasta inventaron una rivalidad con nuestra veracruzana Toña La Negra, algo que el tiempo  demostró sólo fue un truco publicitario. Aunque a raíz de la presencia de Rita en nuestros escenarios, Toña comenzó a cantar con una larga pañoleta entre las manos, para tener algo de movimiento a su estatuaria manera de cantar.

 De esa época, reproduzco un rescate para los nostálgicos e historiadores del espectáculo en nuestro país en el siglo XX, publicado en JUEVES DE EXCELSIOR. JULIO 20 DE 1933 No. 578

Primero nos tomaremos un cocktail, le dice Ernesto con esa voz de insinuantes inflexiones, mientras la luz matinal que se cuela a raudales por la ventana le unta reflejos metálicos en la endrina y enmarañada pajonera.

  Mejor le agradecería una aspirina replica la estrella cubana al dibujante huatusqueño, Apenas llego a México me ataca una opresión en la nariz y el cerebro que no me deja tranquila un momento.

  Cuando regreso usted  de su jira…digo terciando el diálogo.

Anteayer (contesta Rita) y vuelvo en verdad encantada de los públicos de las ciudades que visitamos, Sentí mucho tener que interrumpir la turné: mas una serie de contrariedades de telón adentro me obligo a ello. Pero esas cosas desagradables vale más no acordarse. Ahora ya estoy de nuevo aquí en esta ciudad que me gusta tanto, Con decirles que estoy proyectando traer a mis hijitos de la Habana para quedarme a vivir con ustedes.

  Aquí tiene la aspirina exclama Cabral, irrumpiendo en el estudio con el gesto del perfecto anfitrión, Y mientras la Montaner, ingiere la droga curativa, vuelve a circular la charola con las esbeltas copas del aperitivo. Todos elogiamos la deliciosa confección de la bebida, sabiendo bien que no hay cosa que mas halague al monero pues presume de ser un perfecto cocktelero. Sonríe satisfecho de la unánime alabanza y se dispone a trabajar. Arregla el caballete buscando el mejor efecto de luz y hace que la artista se siente a su lado para proceder a la ejecución del retrato.

  Así un poco menos de perfil riéndose un poco por favor. Eso es. Ustedes, no me distraigan, váyanse al otro salón a seguir bebiendo, si quieren.

  Obedecemos encantados el ultimátum. Vemos a Chinita en el comedor yendo y viniendo, preparando la mesa en su trajín de ama de llaves insuperable. Pasa media hora de espera y comienzan a llegarnos los incitantes tufillos de la cocina. Suena la fin la voz de Ernesto llamándonos.

  Magnifico….Admirable…son los comentarios ante el trazo del rostro de Rita.

  Esa expresión de los ojos ninguno me la había sacado—agrega ella abriendo la tentadora granada de sus labios…Ahora si me bebo el cocktail.

 El retrato de la Montaner se publicó en Revista de Revistas, esa semana. Y fue así como Rita quedó inmortalizada por García Cabral, en esta gira que le organizara el campechano Gonzalo R. de la Gala, según me contó él, antes de morir en 1979, en la entrevista que le realicé y que se publicó en el Suplemento Cultural del Diario del Sureste El Búho, en 1980, con unos hermosos collages realizados por Carlos Lores (+).

Fernando Muñoz Castillo

Escritor, hacedor de libros objeto, dramaturgo y director de teatro. investigador e historiador de teatro y cine. curador y museógrafo. periodista cultural. ha publicado varios libros.

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.