Yucatán

Vecinos de Sodzil Norte piden diálogo para reubicar estadio y enfilan recursos legales

Proyecto no consultó a los vecinos que viven por lo menos a 250 metros a la redonda

Vecinos de Sodzil Norte, donde se construirá el estadio con capacidad para 25 mil aficionados, pidieron esta mañana ser convocados por las autoridades estatales y municipales para dialogar y reubicar el proyecto, aunque el terreno ya haya sido vendido en 400 millones de pesos, además que ya iniciaron los recursos legales para solicitar el cambio, ya que no fueron consultados como principales afectados.

En conferencia de prensa, representantes de los vecinos externaron su preocupación porque se edifique un estadio en los terrenos que albergaron a la es Normal de maestros y que es uno de los pulmones de la Ciudad, ya que se acabaría con el ecosistema que se alberga y fomentaría mayor tráfico vehicular con las plazas y centros comerciales que ya operan.

El proyecto fue anunciado por el Gobierno del Estado a finales de Agosto como “Estadio sostenible de Yucatán” para los equipos de futbol y beisbol de Yucatán: Venados y Leones respectivamente.

Se trata de un estadio que será multiusos, funcionará como hotel, oficinas, museo, e inicialmente se ubicaría en los rumbos de la ex hacienda Teya de la carretera Mérida-Cancún.

Sin embargo, fue reubicado al terreno del Gobierno, donde operó la Normal de maestros, frente a la plaza comercial Galerías y Harbor, en la salida de la Mérida-Progreso.

El Gobierno vendió el terreno en 400 millones de pesos a los inversionistas del estadio, que son de origen estadounidense a través de “Juego de Pelota”.

El estadio estaría listo en el 2023 y se contempla un Plan de mejoramiento urbano para la unidad habitacional Cordemex, Montes de Amé y Sodzil Norte, donde habría participación ciudadana.
Sin embargo, los vecinos de Sodzil Norte piden ser escuchados para que el Gobierno reubique el proyecto.

“Como vecina, al igual que otras muchas familias de esta colonia, por más de 20 años hemos visto el avance desorganizado de la llamada “Mancha urbana” que poco a poco ha convertido las áreas verdes en planchas de cemento y grandes construcciones. La obra que viene a mi memoria con mayor nitidez es la construcción del centro comercial The Harbor, debido a que la entrada de su estacionamiento subterráneo se encuentra a pocos metros de mi casa (estacionamiento que por cierto se inundó el año pasado y continúa cerrado). Lo que esa construcción significó para nuestra familia fue perturbadora: ruido, vibraciones, fisuras en muros y paredes, polvo, colapso vial, basura, aglomeración de personas, invasión de la aceras y entradas de nuestros estacionamientos por proveedores de materiales, etc.

“Nuestra calidad de vida se vió negativamente impactada durante los meses que duró la obra, en especial de los adultos mayores que ahí viven. Desafortunadamente el poder del dinero provoca que las autoridades y empresarios tomen decisiones unilaterales a la hora de construir este tipo de proyectos, dando la espalda a la ley y a los vecinos quienes somos los más afectados, no se nos informa del proceso y mucho menos las afectaciones que se generarán en nuestra vida, no sólo durante la construcción sino de manera permanente.

“Del proyecto “Estadio Sostenible” sabemos poco, únicamente lo que leemos en los diferentes medios de comunicación, la información confusa y contradictoria que dan las autoridades estatales y la empresa constructora Juego de Pelota Inc. Sabemos que es una inversión privada, promovida por el Gobierno del

Estado en un terreno que pertenece al Estado de Yucatán, es decir a los ciudadanos. Hace unas semanas leímos en el Diario Oficial de la Federación que fue desincorporado por no tener “uso público” con lo cual se abre la posibilidad de vender, rentar o dar en comodato. Es aquí donde nos surge la duda: ¿no es obligación del gobierno informarnos sobre la realización de este proyecto, las condiciones de participación pública y el impacto de tendrá en nuestras vidas durante su construcción y funcionamiento?, sin embargo de las autoridades ni sus luces”, expresó Genny Gamboa Vecina de la ExNormal a 5 metros del terreno.

Agregó que por la información pública, se tendrán que hacer grandes y profundos cimientos, para lo que se requieren estudios de suelo.

“Hemos escuchado voces que dicen “si no te gusta vende”, y nos preguntamos: ¿por qué debemos de irnos del sitio en donde cimentamos nuestro hogar? aquí cabe la pregunta: “¿quién llegó primero?”

Nuestras colonias y nosotros estamos aquí hace muchos años, el Estadio se quiere “Achocar”.

“Estamos esperando que las autoridades nos contacten, nos escuchen y tomen en cuenta
nuestras opiniones como corresponde a la democracia y la ley. La Constitución del Estado de Yucatán establece que para planear el desarrollo se debe consultar a la ciudadanía, así lo establece también nuestra Carta Magna. Por ello pedimos, de manera respetuosa ser convocados, así como lo han hecho con funcionarios públicos, Cámaras empresariales y señores del dinero, a que se nos convoque para un diálogo donde se nos presente el proyecto y se garantice nuestra participación en términos democráticos”, dijo.

Agregó que el gobierno habla de Plusvalía para seducir a los vecinos más humildes, para despertar la codicia de aquellos que han invertido en nuestro Estado buscando una vida de paz y calidad, pero esa plusvalía únicamente contempla intereses económicos e inmobiliarios, se olvidan que el valor económico de una casa está conformado por diversos factores, y dentro de ellos, el primero es un entorno seguro, de calidad, que permita a los usuarios vivir una vida en paz. Muy lejos está un Estadio de proporcionar esa calidad, más bien la afectará negativamente.

“Por otro lado, denunciamos algo que está a la vista de cualquier: pretenden “achocar”
un estadio para 32 mil personas en un terreno donde NO CABE. El terreno mide, acorde a la medición del ayuntamiento de julio pasado, 4.2 hectáreas, no logramos entender a quién se le ocurrió semejante locura que ha sido denunciada incluso por el Colegio de Arquitectos de Yucatán. Pretenden arrebatarnos calidad de vida a cambio de una supuesta plusvalía económica que no existirá. Nuestras casas ya toparon el techo económico, la plusvalía ya la dieron los negocios comerciales que operan en los antiguos terrenos de Cordemex, un Estadio no hará sino hacer invivible el entorno y por tanto indeseable para residir. No todas nuestras casas pueden convertirse en comercios, sufriríamos un cruel desplazamiento. En estas colonias hay familias con más de 50 años residiendo, donde están amigos, familiares, están las memorias intangibles, está una vida entera. Un Estadio NO puede venir a arrebatarnos todo eso en nombre de la “plusvalía”, en nombre de 1,000 empleos”, dijo.

La propuesta

Propusieron darle uso al terreno con un espacio social con carácter deportivo.

“Si el terreno fue desincorporado porque no tiene uso, nosotros pedimos que ahí se construya un espacio social de carácter deportivo, artístico, ecológico para nuestra comunidad. Ese terreno es nuestro, se ha mantenido por décadas con nuestros impuestos, se encuentra en las tierras de nuestros ancestros, no nos han pedido permiso para vendérselo a una empresa extranjera. Concluyó preguntándole al Gobernador Mauricio Vila Dosal: ¿“ACHOCAR” un Estadio en este terreno le va a dar plusvalía a nuestras vidas? La respuesta es “DEFINITIVAMENTE ¡¡NO!!” LA PLUSVALÍA YA LA TENEMOS, no nos la robe”, dijo Genny Gamboa Vecina de la ExNormal a 5 metros del terreno.

El vecino Víctor Manuel Vidal Martínez (vecino a 240 metros del terreno), dijo en representación de los vecinos Unidos de Sodzil Norte, Cordemex, Ampliación Revolución están preocupados por la decisión de llevar a cabo un proyecto denominado “Estadio Sostenible de Yucatán”.

“Hemos constatado el esfuerzo y el gasto que se ha realizado por parte del Gobierno del Estado, a través de los medios de difusión masiva, para darle la mayor relevancia posible al plan de llevar a cabo la construcción de un Estadio con base en la inversión privada conseguida por esta administración. Por tanto, queremos hacer del conocimiento público, que para nosotros, la importancia real de estos acontecimientos radica en posibilidad de la venta de un terreno propiedad del patrimonio estatal que presta servicios públicos. Es decir, que es de todos los yucatecos y que presta servicio a toda la ciudadanía.

“Es importante enfatizar que el inmueble cuenta con instalaciones útiles. Invitamos a reflexionar a todas las esferas de gobierno, a los encargados de la protección y representación de los intereses públicos de la niñez, adultos mayores y ciudadanos en general, independientemente de la etnia, preferencias, ideologías, posición económica y/o social, acerca de la necesidad de mantener este predio y sus instalaciones para el beneficio de todos los Yucatecos”.

Agregó que en los últimos años, Mérida ha experimentado un desarrollo urbano desordenado, con el cual todos los ciudadanos de una u otra manera se han visto afectados.

“Esto es especialmente preocupante en los alrededores del predio en cuestión, sobre todo en lo concerniente a la congestión vehicular, perdida de áreas verdes, pérdida de especies de fauna y flora local y la reubicación de escuelas. Además, según publicaciones de los principales Colegios de Arquitectos de nuestra entidad, y especialistas en urbanismo, llevar a cabo la venta de dicho predio para los fines que se pretenden (léase la construcción de un estadio en una superficie de 5 hectáreas sin cajones de estacionamiento suficientes propios), contraviene lo dispuesto en el Programa de Desarrollo Urbano de la Zona Metropolitana de Mérida, mismo que fue publicado por el Instituto de Movilidad y Desarrollo Urbano Territorial dentro de la esfera Estatal durante la actual administración. Tenemos la confianza que los entes públicos que intervienen, tanto en la venta del predio como en lo relativo a los requisitos de la licencia de construcción, salvaguarden los derechos, que de las distintas leyes y tratados emanen, en beneficio de la sociedad”.

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.