Yucatán

Iniciativa de Reforma Eléctrica impacta en los 24 proyectos de energía limpia en Yucatán

Se avizoran amparos o deserción de inversiones

La iniciativa de Reforma Eléctrica que presentó el Ejecutivo federal a los Diputados impacta directamente en los 24 proyectos de energía limpia que tiene Yucatán, debido a que se les reduciría la participación del mercado y ya no tienen la certeza que CFE les comprará la energía, por lo que se prevé que se amparen o deserten, advirtió Raúl Monforte González, presidente de la Asociación mexicana de energía renovable y medio ambiente.

Recordó que en Yucatán hay 24 proyectos de macrogeneración de energías limpias, de los cuales operan 5.

Información del Gobierno del Estado destaca que en los 5 parques que ya están operando, se han invertido 10 mil millones de pesos y generan en conjunto 300 megawatts, que equivale al consumo de 665 mil hogares.

  • Los parques en operación son:
  • Parque eólico en Dzilam de Bravo (genera energía para empresas transnacionales)
  • Parque eólico en Tizimín (es de subasta energética, genera energía y se la vende a CFE)
  • Parque eólico en Progreso (es de subasta energética, genera energía y se la vende a CFE)
  • Parque solar en Peto (es de subasta energética, genera energía y se la vende a CFE)
  • Parque solar en Progreso (es de subasta energética, genera energía y se la vende a CFE)

Y hay 19 proyectos adicionales que son de subastas con miras a desarrollarse en este sexenio y de lograrse, Yucatán sería el único Estado en generar más energía limpia de la que consume y entre los 24 proyectos se generarían 3,400 megawatts con una inversión de 4,500 millones de dólares.

Yucatán fue de los Estados con más proyectos asignados en las llamadas subastas energéticas, que fueron las licitaciones en las que las empresas concursaron para ofrecer el precio más bajo de producción de energía limpia para que CFE la compre y una vez ganado el proyecto viene la inversión y construcción de parques solares o eólicos, con sus respectivos permisos.

Sin embargo, con la iniciativa de reforma presentada ante el Congreso, las reglas para los inversionistas cambian, ya que la propuesta es que la CFE tenga mayor participación del mercado, cobre por el porteo o transmisión, ya no exista el autoabastecimiento, entre otras.

Lo que cambiaría

Uno de los cambios es que CFE tendría el 56 por ciento del mercado, es decir ellos generarán y surtirán el 56 por ciento de la demanda y el resto los privados, lo cual les restará participación a los proyectos privados desalienta la inversión y a los que ya están operando.

Otro cambio es que desaparecen los contratos de autoabasto, y se cobrará el porteo o costo de transmisión de energía.

De acuerdo con información de Vive Energía, el Parque eólico de Dzilam de Bravo genera energía para empresas transnacionales como la chocolatera Mars, Cinépolis y el Tren Suburbano.

Estas figuras de producir energía para otros y que paguen menos, ya no existiría, quedarían cancelados.
Y desaparecen la Comisión Nacional de Hidrocarburos, la Comisión Reguladora de Energía y el Cenace.

Todos los cambios, son con el objetivo de recuperar y fortalecer a la CFE y que los consumidores tengan costos accesibles, sin las marcadas diferencias de las cadenas comerciales que tenían contratos de autogeneración y un hogar.

No se hace mención a la generación de energía solar en hogares, sin embargo se vive en este segmento una parálisis desde principios de año, que se informa en nota aparte.

Lo que significa para los privados

“Es una iniciativa lamentable para la generación privada de energías renovables, deja entrever la intención de entorpecer la energía renovable. Por ejemplo los contratos de autoabasto, se mal utiliza para descalificar la reforma energética del 2013-2014 que colocó a México en el mapa de la energía para fortalecer a la industria eléctrica de la CFE y empresas privadas. Es un esquema que no estaba regulado y que la reforma lo que hace es reconocerlos y desde el 2014 ya no permite nuevos contratos de autoabasto, pero ahora quieren acabar con ellos”, recordó Monforte.

Con respecto al pago de la distribución o porteo, que la iniciativa plantea que ahora se debe pagar, dijo que sí lo pagan, es poco, pero se paga y la otra parte del pago fue en la construcción de líneas de transmisión que no habían por falta de recursos de la CFE y en reconocimiento, se les dio un trato preferencial.

Con estos elementos, lo que se prevé es que vendrían amparos, si prospera la reforma tal y como fue presentada.

Y el otro impacto y más fuerte para Yucatán son los proyectos de subasta, porque ya no hay certeza que CFE les compre energía, no les respete el precio.

“Las subastas es el mejor esquema para bajar el precio de la energía con energías renovables. Estas subastas rompieron los precios mundiales y en Yucatán se asignó la mayoría. Se perderían los proyectos con la reforma, porque cuando se licita se gana con un precio y luego se construye el parque solar o eólico para recuperar la inversión, pero si no se va a respetar el precio o no se va a comprar porque CFE va a tener mayor participación de mercado o se amparan o dejan de invertir”, dijo.

Agregó que se desalientan las inversiones y se están yendo a otros países, afectando a los inversionistas mexicanos.

La iniciativa fue presentada ayer y entrará en análisis y discusión de los legisladores, donde se prevé que haya un fuerte cabildeo para que no se apruebe o se modifique.

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.