CulturaEntérateEspeciales

Filigrana piánistica en el palacio de la música.

La noche del miércoles 29, fue una grata noche de música para quienes asistieron al Palacio de la Música, pues la creatividad de Roberto Abraham nos volvió a sorprender, esta vez con una obra que es un homenaje al Padre de la Música, Juan Sebastián Bach, pero que, a la vez, es una obra innovadora del concepto, que desde tiempos del barroco, no se emprendía de la manera en que Roberto asumió los lineamientos de su creatividad, y nos presenta una obra, a la vez, de rescate e innovación. El concepto de Las Invenciones, encontró en Bach su expositor más brillante, y es por él que se tiene presente este concepto musical. Sin embargo, Bach mismo toma el concepto de otros autores, anteriores a él y contemporáneos. Su maestro, Johan Pacchelbel, ya había compuesto invenciones; así como también Antonio Vivaldi y Johan Kaspar Fischer. Y la denominación de estas obras tiene un antecedente aún más antiguo, en las Invenciones para Violín y Bajo de Francesco Antonio Bonparti, de donde las toma Bach. Pues ahora, Roberto Abraham, retoma el concepto y escribe veinte invenciones para piano, en las que conserva los lineamientos básicos del género, pero usando los conceptos actuales en materia de armonía y contrapunto.

Las invenciones, son obras pequeñas, con un orden tonal establecido; en el caso de Bach, este orden tonal es ascendente, y usa todos los recursos contrapuntísticos como el canon, el contrapunto invertible, las progresiones armónicas, combinaciones como motivo y contra motivo. En el caso de Roberto, se trata de una armonía concebida con una finalidad específica: Una secuencia melódica y armónica para elevar la paz interior a través de una frecuencia musical.

Las invenciones de Roberto Abraham, tienen, como las de Bach, diferentes combinaciones armónicas entre sí, y van jugando con recursos variados. Si vemos la No. 1, tiene un juego armónico inspirado en la forma fugada, pero con una versión más sentimental que técnica. Por su parte la No. 2 es melódica, ágil y sencilla. La No. 4 nos cae como una cascada musical fluida, alegre, con trinos, al final sube emotiva y tiene un sentido final. La No. 5 es un canto de amor plácido y por momentos, triste, es muy sentida. La No. 7 nos sorprende con un persistente sostenutto emotivo, y juega con un diálogo entre ambas manos. Las Nos. 8, 9 y 10, tienen el factor común de estar dedicadas a Doña Florita Mafud, madre del compositor, y son un verdadero poema de amor filial, son profundamente sentidas y delicadas, son como copas de fino cristal transparente; la No. 10 tiene una cadencia saltarina, fluida y ligera, es armónica y melódica a la vez, tiene una ligera armadura con reminiscencias barrocas. La No. 11 es cálida y profunda con una forma muy sencilla. La No. 12 es como un sentido lied de Franz Peter Schubert, es un canto alegre y apasionado, con un tema que se repite, adornada con acordes fuertes y armónicos, pausas exactas y un delicadísimo final.

La No. 13 tiene un sentido lenguaje de amor que trata de dar un mensaje sereno pero apasionado a la vez. La No. 14 posee un lenguaje sencillo que es reflejo de una plácida paz interior con acentos sonoros. La No. 15, el autor nos hace saber que está dedicada a Guillermo Ortiz, es apasionada y ágil, corre como sonoro río con un fondo armónico. La No. 17 está impregnada de un sentimiento que fluye desde el fondo del alma que se desborda generoso y busca en los rincones del corazón para aflorar plena. La No. 18 tiene una carga emotiva especial, está dedicada a Juan Pablo Abraham Domene, querido sobrino del compositor, es muy sensible y deja sentir dolor del alma, está llena de cálida armonía equilibrada y tiene una fuerte nota final que nos da un mensaje de esperanza. La No. 19 es el amor que fluye ligero desde el fondo del corazón, que se canta con ágiles notas cifradas armónicamente. La No. 20 y última tiene una suave voz emotiva, serena y plácida, con destellos de alegría y paz interior. Como podemos apreciar, los juegos de Bach, que son en el plano de la armonía y el contrapunto, son retomadas por Roberto Abraham, pero en su obra es el juego de los sentimientos el que hace el enlace entre las obras, que si bien tienen independencia cada una, se matinene unidas por una línea sentimental. Sus recursos son los de las concepciones armónicas de hoy, aunque toma del pasado lo que necesita como fuente segura.

Los intérpretes de este selecto ramillete de obras, lo fueron cuatro pianistas de gran calidad. Jorge Alberto Medina López, Jorge Piña Sosa, Mario H. Bolio y el propio autor Roberto Abraham Mafud. A Jorge Medina y Jorge Piña, ya los habíamos disfrutado varias veces como pianistas acompañantes en presentaciones de la ESAY, tanto en ProHispén como en el Centro de Investigación Musical “Jerónimo Baqueiro Fóster”. En Jorge Medina apuntamos una gran sensibilidad interpretativa y una gran delicadeza, tanto al asentar las manos al iniciar una obra, como la sutil manera de retirarlas al terminar. Jorge Piña por su parte, es un pianista con la valiosa cualidad de transmitir, de transmitir a raudales sus sentimientos, y eso vale oro. Mario H. Bolio, es un pianista en toda la extensión del concepto, brillante concertista, todavía guardamos en la memoria su actuación con la Orquesta Sinfónica de Campeche y su excelente interpretación del Concierto para Piano No. 5 de Beethoven “El Emperador”. En la interpretación de Las Invenciones, apuntamos de él una ágil y excelente digitación y la enorme capacidad de la sensibilidad. De Roberto Abraham, hay que destacar que en él se cumple el principio de que, el mejor intérprete de un autor, es él mismo; nadie como él sabe lo que puso en la obra, y así fue en este concierto.

El programa se inició con la gustada Pieza Vienesa que ya escuchamos en varias versiones. Hubo también un par de ancores, la Pieza Medieval y la Invención No. 16, que es rápida y fluida. La sencilla delicadeza de Las Invenciones de Roberto Abraham, hace de ellas una filigrana musical, y su presentación en el Palacio de la Música resultó una noche placentera que disfrutamos profundamente.

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.