CulturaEntérateEspeciales

Los entresijos de la coronación de Maricruz Olivier como reina del cine nacional. (III)

 Hubieras visto a doña Rosa Heredia, comprando boletos y como se atrasaron en comprarlos, tuvo que a ir a balcón, para estar en la coronación. Fue la locura. Creo que ha sido uno de los grandes éxitos en mi vida esta coronación. 

Maricruz se portó divina, maravillosa, fue a todo lo que le pedimos. La cinta que pasamos la noche de su coronación fue Teresa. Y ella nos pidió que después de que la coronaran, quería presentar a Alicia Montoya y hacerla subir al escenario. Y fue la locura. Imagínate, después de ver la película Teresa, verlas juntas.

 Te voy a contar un incidente que  afortunadamente no pasó a mayores.

  En ese tiempo, mi primera novia, Ana Georgina Rivero, había crecido en casa del torero Silverio Pérez y estudió en la Ibero con Lulú Rosas Priego, la hija del productor de cine. Así que ella iba a comer mucho a casa de don Rodolfo y ahí conoció a Elvira Quintana, María Duval, Maricruz Olivier y a Irma Dorantes. Y un día, por chismosa, porque era muy venenosa, le fue a decir a Maricruz que Irma la había llamado de madrina de Irmita Infante, para ganar la apuesta hecha a Elvira Quintana y a María Duval. Porque ellas le habían apostado a Irma Dorantes que tú no ibas a aceptar ser madrina, así que Irma por ganar la apuesta te habló. Obviamente, Maricruz vomitó a esa mujer, Lulú Rosas Priego la odió por infame. Entonces cuando llegó la Olivier a Mérida, por más que quiso acercarse a ella, Maricruz nunca me lo permitió y nunca le perdonó la intriga. Y aunque Irma Dorantes le juró y perjuró que eso era una mentira, Maricruz, con los complejos que tenía en esa época, se quedó con la sentencia de que la había engañado Irma Dorantes y la odió. Creó tal problema esta mujer que era mi novia en ese tiempo, que Maricruz se alejó de ese grupo de actrices.

  Pasó el tiempo y traigo a María Duval a cantar y pensé que el morbo de la gente por ver a María,  sería un buen gancho. La gente se negó a ir a oírla cantar, por serle fiel a Maricruz Olivier, a ese extremo llegó el fanatismo del público. Yo estaba aterrorizado no sólo por lo que iba a perder, sino por ver el teatro vacío. Cómo iba a quedar María Duval que estaba anunciada en dos funciones en el cine Encanto y en el centro nocturno Natzú en una función. Estaba muy de moda en las telenovelas Enrique Aguilar, entonces le habla un amigo mío para ver si aceptaba un homenaje en Mérida y aceptó. En el cine nos fue bien el homenaje. Pero cuando se vio en el cabaret me dijo:

-Oye tocayo, que voy a hacer en el cabaret, yo no canto.

-Nada más saludar al público y presentar a María Duval.

-Ah, perfecto.

-Y eso nos medio salvó. Fue cuando Lolita Palomino, manda una carta a Excelsior diciendo que era yo un tramposo. Que había cometido un fraude con la votación de la Reina del Cine Nacional. Entonces Ricardo Perete se limita a publicar la carta y dice al final: “Sería bueno que la ANDA investigue este caso. Cuando yo veo la nota, le hablo a mi amigo Raúl Velazco.

-Ya me enteré de la nota, no te preocupes, Ricardo es un caballero. Está mal informado, tú mándale todas las pruebas que quieras. Pero háblale al Periódico Excelsior a este número que es el directo. El está a las 6 de la tarde y dile que le vas a mandar pruebas de que no es cierto lo de la carta, pero las pruebas que le mandes, me las envías también a mí. Y las publico yo al día siguiente. Y si no las publica él, a través de PECIME le pedimos que las publique.

 Le hablo a Ricardo Perete a las seis de la tarde y me contesta.

-Buenas tarde, señor Ricardo Perete, le habla Enrique Vidal.

– Esperaba su llamada.

-Quiero asegurarle que es una mentira esa carta. Le voy a mandar todas las pruebas de todo el concurso.

-Mándeme todo lo que quiera. Y yo se lo voy a publicar. Yo no soy juez para juzgarlo. Me gusta la forma tan decente como usted me está hablando. Porque hace media hora se acaba de ir un señor que por poco lo saco de mi oficina, porque vino muy majadero a pegarme de gritos de cómo había publicado algo sin investigar. Le mostré la carta donde lo acusan de cómplice y que por respeto no lo mencioné.

-Había sido Enrique Gómez Vadillo. Entonces le hablé a un exalumno mío Alonso Escalante, que estaba viviendo en México, para que fuera al aeropuerto a recoger los documentos que le mandada a Perete y que me hiciera el favor de entregarlos uno en Excelsior y otro en El Heraldo. En ese tiempo era muy fácil ir al aeropuerto y encontrar a un conocido que viajara México y preguntarle si podía llevar un sobre para que alguien lo recogiera en el aeropuerto. Los dos periódicos publicaron la información, Raúl Velazco hizo la nota más bella que me han escrito. Y Ricardo Perete una nota muy bonita diciendo: Enrique  Vidal responde a las acusaciones. Y publica todas las pruebas que le envié.

 En eso Lolita Palomino va a ver a Jorge Bolio de la sección de espectáculos del Novedades Yucatán, para ofrecerle una cosa maravillosa, que coronen a María Duval reina de los periodistas y que ella viene gratis a cantar, que cobren la entrada y que lo que se recaude sería para la asociación. Cuando ven que María Duval no jala, le piden a María que invite a Manuel López Ochoa que venga gratis a acompañarla pero que cantara con ella en el escenario. Y anuncian la coronación de María Duval como Reina de los Periodistas y a Manuel López Ochoa como chambelán, en el cine Mérida. Fue un fracaso pavoroso. Yo publiqué una foto, autorizado por Maricruz Olivier invitando al público a ir a ver a María Duval. Pues no me creyeron. Ese día de la coronación yo estaba en México. Pero mandé fotógrafo y cuando regresé y vi el fracaso de público, envié las fotos a México. Fue cuando Ricardo Perete me dijo, realmente creemos en usted. Y nos volvimos amigos y más cuando supe que Sally era su esposa.

Así se cierra la historia de la coronación de Maricruz Olivier.

Fernando Muñoz Castillo

Escritor, hacedor de libros objeto, dramaturgo y director de teatro. investigador e historiador de teatro y cine. curador y museógrafo. periodista cultural. ha publicado varios libros.

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.