CulturaEntérateEspeciales

Los entresijos de Marcruz Olivier como reina del cine nacional. (II)

-El club de María era más propio y no gritaba nada, además estaban seguros que la Duval iba a ganar. Y la votación iba aumentando y aumentando a favor de la Duval. Casi al final, se para Chucha Preciat y avienta un montón de votos. Viene un silencio para el recuento, terminan de contar, se hace el cómputo final, firma el jurado, yo a un lado, y se para Gómez Vadillo:

-Señores…

-Oías volar las moscas, nadie respiraba.

-El cómputo final dice: Maaaría Duval, tantos votos.

-Silencio sepulcral.

-La triunfadora Maricruz Olivier, con tantos votos.

-No sabes la que se armó allá. Entonces la Chucha Preciat se para y al aire dice:

-Señor Enrique Vidal, una disculpa por todo lo que le ofendimos, es usted un caballero, ganó quien debería ganar, creímos que iba usted a hacer trampa.

-Yo con una cara de vendedor de pueblo, diciendo cómo van a creer que yo fuese capaz de tal felonía.

 En el camino a mi hotel pedí que me comunicaran por larga distancia con Maricruz Olivier de parte de Enrique Vidal.

-Señor Vidal, ¿quién ganó?

-Me preguntó la telefonista, Maricruz Olivier y le voy a dar la noticia.

-Ahorita le comunico.

-Maricruz acaba de ganar el reinado del cine nacional..

-Para mí es un honor.

– Yo me comunico luego para ponernos de acuerdo en la fecha y todo lo demás.

-Por supuesto. Estoy muy contenta.

-Llego al hotel y suena el teléfono.

-Señor Vidal le habla María Duval.

-María, con toda pena, arrasó Maricruz. No pudimos hacer nada.Pero yo te voy a coronar, ahora que vengas a cantar.Recuerdo que una noche antes, una persona me había amenazado que me iban a mandar a golpear el día que llegara Maricruz Olivier. Ya te he contado que Víctor Tenreiro, traía una pistola.

  Como el escándalo llegó a México, invité para la coronación a Raúl Velazco y a Guillermo Vázquez Villalobos. Yo tenía un cuarto reservado para ella su hermana. Y hablaron de Mexicana de Aviación para reservar un cuarto junto al de Maricruz para una señora Rodríguez y otra persona que venían de la Ciudad de México. Cuando llegó Maricruz a Mérida, la sorpresa es ver descender del avión a Alicia Montoya, quien había hecho el papel de mamá de Maricruz en Teresa, además de que en la telenovela que acaba de terminar de grabar, había trabajado también Alicia. Pensé que de saberlo la habría podido anunciar. Su acompañante era una publicista amiga de ellas. La gente se volcó a las calles para ver en el paso del convertible que conducía a Maricruz.  Cuando llegó Maricruz a este hotel, la gente se amotinó por querer verla, los empleados tratando de cerrar la puerta, en un esfuerzo inaudito, porque la gente estaba dispuesta no permitir cerrar la puerta. Y Víctor Tenreiro pensando que iban aprovechar ese momento para golpearme, sacó la pistola y echó tiros al aire. Al rato ya estaba la policía aquí, nosotros negamos saber quién disparó. Y cerramos la puerta del hotel.

 El cocktail que damos es en lo que ahora es SIPSE, se vendió la transmisión en vivo. Luego yo les di una fiesta privada a Maricruz, Raúl Velazco y Vázquez Villalobos. Allí me habla aparte Maricruz y casi me parte el corazón, porque oías las porras que estaban haciendo cuando ella me pregunta:

-¿Enrique, por qué no me querías?

-¡Hasta ella llegó a creer que yo no la quería?

  Maricruz, de ninguna manera, yo siempre te he admirado y querido muchísimo, pero yo pensé que María Duval como es actriz y cantante iba a ganar.

 Raúl Y Guillermo, me decían que yo estaba loco en pensar que el triunfo no iba a ser para Maricruz ¿cuándo ellos manejaban la publicidad de María Duval?

 Maricruz Olivier me contó una cosa que se me hizo maravillosa en mi recuerdo.

-Enrique Vidal, sin quererlo me salvaste del suicidio.

-¿Yo, Maricruz, por qué?

-Cuando me fue a ver Enrique Gómez Vadillo, para ver si quería yo concursar para Reina del Cine Nacional, yo acepté por aferrarme a una vana ilusión. Yo estaba convencida de que soy una excelente actriz pero que el público no me quería, decepcionada por no ser popular. Así que estaba decidida a que si yo perdía este concurso me suicidada, porque quería decir que yo tenía nada que hacer en esta carrera, que no valía mi talento. Cuándo me dijiste que había yo ganado, volví a nacer.

                         (CONTINUARÁ)

Fernando Muñoz Castillo

Escritor, hacedor de libros objeto, dramaturgo y director de teatro. investigador e historiador de teatro y cine. curador y museógrafo. periodista cultural. ha publicado varios libros.

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.