CulturaEntérateEspeciales

Los hijos del aire
John F. Kennedy Jr.

UNITED STATES – JULY 18: John F. Kennedy Jr. goes sailing with family. (Photo by John Roca/NY Daily News Archive via Getty Images)

John F. Kennedy Jr. (1960-1999) 38 años:  El mundo se conmovió hasta las lágrimas y llevaría grabada por siempre en su memoria, la imagen de aquel pequeño niño de tres años haciendo el saludo militar ante el féretro de su padre, el 35 presidente de los Estados Unidos de Norteamérica John F. Kennedy, quien murió asesinado el 22 de noviembre de 1963 en Dallas, Texas.

Su vida estuvo marcada por el poder, el dinero, la fama, el acoso y la desgracia. No había evento en los que participara durante su infancia y adolescencia, en los que no lo asediara una aglomeración de fotógrafos y periodistas, todos querían seguir, a cada paso, la vida de aquel encantador chico que estaba destinado y obligado, pensaban todos, a continuar en el sendero que su famoso padre John F. y su tío Robert del clan Kennedy, habían trazado. En una entrevista que le hizo Larry King para CNN, al hablar sobre sus fotos personales, comentó: “…pertenecían tanto a mi hermana y a mí, como a todo el mundo, porque crecí compartiendo mi álbum de fotos de familia con millones de personas”

El pequeño John-John fue transformándose de un inquieto y bello niño de pelo castaño hasta convertirse en “el hombre más sexy del mundo”, como lo calificó la revista People en 1988. Alto, delgado y con el pelo más oscuro que el de su padre, era considerado un joven guapo, aún más en persona que en las fotografías opinaban sus allegados y sobre todo, con un carácter afable y sencillo que era un imán para quien lo tratara.

En la escuela Brown University, en Providence, Rhode Island, donde estudió Historia, si bien era calificado como inteligente, no sobresalió como brillante en los estudios y sus intereses principales los demostraba en los deportes y en sus clases de teatro las cuales realmente disfrutaba participando en diversas producciones mientras fue parte del club de drama de la universidad. Al graduarse de Brown en el año de 1983 intentó matricularse en la Escuela de Drama de Yale, pero se rumoreo que su madre Jackie se opuso rotundamente.

Tres años después en el año de 1986, John se decidió a estudiar en la escuela de Leyes de la Universidad de New York, cediendo, según la opinión de varios de sus biógrafos, a los deseos de su madre y de la mayoría de las personas que lo rodeaban. En mayo de 1989 se graduó de la escuela de Leyes, sin embargo, obtener la licencia de abogado del estado de New York le costó más trabajo ya que reprobó dos veces el examen antes de conseguirla, lo que motivó que el New York Post lo calificara acremente como: “The Hunk Flunks” (El pedazo de desobligado o fracasado).

Le gustaban los deportes extremos y la velocidad, condujo su primer auto a los 14 años de edad y coleccionaba multas de tráfico por exceso de velocidad. El 7 de enero de 1983 a los 22 años fue arrestado en Connecticut por conducir a 80 millas de velocidad en una carretera que permitía 55. Practicó con pasión múltiples deportes, montó bicicletas, caballos, corría, patinaba, esquiaba, pero en especial era aficionado a volar y a los deportes marinos como el buceo y el Kayak ya que siempre amó, al igual que su padre, el mar.

Como es lógico suponer desde muy joven fue asediado por las mujeres, llegándosele a relacionar con varias jóvenes compañeras de estudios, así como con famosas artistas entre las que se encontraban Madona y Sarah Jessica Parker. Una de las actrices con la que mantuvo una larga relación (aproximadamente seis años), fue Daryl Hannah, protagonista de la película “Splash”, en la que encarnó a una sirena. No obstante, cuando conoció a Carolyn Bessette una chica de clase media alta que trabajaba en relaciones pública en las tiendas Calvin Klein, John se enamoró perdidamente.

El 21 de septiembre de 1996 John y Carolyn se casaron en la pequeña isla de Cumberland, frente a Georgia, en una ceremonia con un mínimo de invitados íntimos. La luna de miel fue en Turquía y Grecia y a John se le veía muy enamorado, en el brindis de la boda declaró: “¡Soy el hombre más afortunado de la tierra!”. Sin embargo, el matrimonio tuvo diversas dificultades ya que Carolyn no soportaba el acoso de la prensa, llegando a comentar a sus amigos cercanos: “Odio vivir en una pecera”. Por lo anterior su esposo tuvo que solicitar a los periodistas que la dejaran en paz. Asimismo, a ella no le interesaba la política, ni los deportes, ni leer, cosas que eran básicas en la vida de John, tenía un carácter dominante y nunca sonreía en público por lo que se ganó su antipatía. Algunos biógrafos también mencionan que tenían un pequeño problema de adicción a drogas. No obstante, lo que si compartían era el estilo de vida sencillo y libre y sin guardaespaldas que los vigilaran, por lo que algunos allegados comentaban que en realidad eran “almas gemelas”.

A los pocos meses de casados, John se entregó con entusiasmo a la planeada desde hace algún tiempo, publicación de una revista que combinaba temas de política con entrevistas a diversas celebridades, a la que llamó “George”, lo que alejó un poco más a la pareja, ya que a Carolyn le desagradaba el socio de John en la revista, Michel Berman. Se presentó el primer número con gran publicidad, pero al cabo de unos meses la revista bajó su circulación y anuncios, en parte por el retiro de Michel del proyecto. Jacky su madre, supo del proyecto antes de fallecer y no lo aprobaba, ya que comentó que él no tenía ninguna experiencia en periodismo.

En su corta vida tuvo que afrontar muchas penas y perdidas, una de las mayores fue el fallecimiento de su adorada madre Jackie, quien murió a causa de un cáncer muy agresivo el 19 de mayo de 1994, dejando a sus dos hijos Carolyn y John desolados, sobre todo a este último quien era muy dependiente de ella.

A finales del año de 1998, a pesar de los antecedentes de la familia Kennedy en accidentes de aviación y automovilísticos, que hacían que en vida su madre Jackie se opusiera a que aprendiera a pilotear, ya muerta ésta, John tomó un curso en una academia de aviación en Vero Beach, Florida.

La tarde del viernes 16 de Julio de 1999, aun cuando todavía no era un experto y con una reciente lesión en el tobillo, John se empeñó en manejar su Piper Saratoga para trasladarse a Hiannis Port a la boda de su prima Rory Kennedy, la cual se realizaría al día siguiente, pero antes dejarían a su cuñada Lauren en un pequeño aeropuerto de Martha’s Vineyard.

Las cosas no salieron como las habían calculado, salieron más tarde de lo planeado, con neblina, sin un plan de vuelo y sin el instructor que los acompañaría. Aproximadamente a las 9.40 de la noche, cayendo en picada se estrelló el pequeño avión en el mar cercano a Martha’s Vineyard, matando a todos sus ocupantes y dejando perplejo al mundo entero.

Alexander Onassis, Sanjay Gandhi y John F. Kennedy Jr., murieron piloteando su propio avión.

La tierra ya no es un lugar suficientemente extenso para vivir, me asfixiaba, me faltaba el aire, tenía que volar, tenía que buscar el oxígeno para seguir viviendo. Crecí con la atención del mundo puesta en mí, todos se sentían con derecho para opinar sobre mis proyectos de vida y al mismo tiempo, no había límites a mis deseos, me sofocaban, me perseguían, vigilaban mis actos, es por eso que, abordé mi propio avión, volé muy alto y encontré mi destino…

Leave a Reply

Check Also
Close
Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.