CulturaEntérateEspeciales

Las artes plásticas de Yucatán y la Independencia

Fernando Castro Pacheco: Corregidora de Querétaro, óleo sobre lámina de zinc, Archivo Histórico del Estado de Querétaro (1978).
Fuente: Archivo:Corregidora-de-Querétaro.jpg – Wikipedia, la enciclopedia libre

Tal vez porque la historia de Yucatán tiene tantas peculiaridades, percibidas de manera más inmediata a pesar del tiempo, las gestas nacionales no han sido de tratamiento frecuente para nuestros artistas plásticos. La Revolución predomina sobre otras etapas y la independencia tanto mexicana como yucateca respecto a España se rememora principalmente a través de retratos. El listado de obras sobre esta etapa es limitado aunque digno de notoriedad.

En el siglo XIX, José Dolores Espinosa realiza el retrato de Andrés Quintana Roo para el libro Poetas yucatecos y tabasqueños, de Alonso de Regil y Peón y Manuel Sánchez Mármol, publicado en 1861. Pero pasan décadas en las cuales no he encontrado ninguna obra sobre el tema hecha por artistas nacidos o residentes en Yucatán. Es posible que las haya sólo como ilustraciones para impresos.

En 1941, Teodoro Zapata realiza los retratos en óleo sobre cuero que se encuentran en los muros de la Biblioteca Central de la actual UADY y donde figuran los retratos de Quintana Roo y Lorenzo de Zavala. Un buen número de retratos forman parte del Monumento a la Patria, de Rómulo Rozo, donde se plasma de cuerpo entero a más de 60 personajes relacionados con esta etapa, incluyendo tanto a los precursores de la Independencia como a insurgentes y a los del bando realista.

En los murales del Salón de la Historia del Palacio de Gobierno de Yucatán, Fernando Castro Pacheco realizó dos murales relativos a los sanjuanistas, precursores ideológicos de la Independencia. En un mural, el padre Vicente María Velázquez, dentro de una zona de claridad que contrasta con la parte inferior de la obra, arenga a un grupo de indígenas semidesnudos que lo rodean, mientras otros personajes no parecen diferenciarse de las piedras entre las cuales se encuentran. El otro es un mural de marcadísimo eje vertical y relativo a la primera imprenta que hubo en Yucatán. José Díaz Cervera destaca la proeza técnica que significó representar la máquina en un espacio tan reducido. Los escorzos permiten, a pesar de su atrevimiento, el ajuste de la figura representada, manteniendo la visión realista. Siempre en el mismo Palacio de Gobierno, pero en el Salón de los Retratos, se encuentra el del Padre Velázquez, un rostro visto de frente.

Castro Pacheco plasmó también otros dos murales en óleo sobre lámina de zinc relativos a esta gesta histórica y se encuentran en el Salón de la Historia del Archivo Histórico del Estado de Querétaro, que con anterioridad había sido palacio de gobierno de dicha entidad federativa. En ese conjunto, caracterizado por una paleta limitada, se encuentra el titulado “Conspiración libertaria”, donde la escena se estructura en función de los personajes de pie formando un círculo, en unos casos vistos de espaldas, en otros de perfil -en dos casos semicubiertos- y con un único retrato de frente que es el de Miguel Hidalgo. Los demás personajes son Josefa Ortiz de Domínguez, José María Sánchez, Lorenzo de la Parra, Ignacio Allende y los hermanos Epigmenio y Emeterio González.

Como señalan Larissa Pavlioukova y Adrián Soto, autores de los textos del catálogo relativo a este conjunto mural, en esta obra existen varios elementos simbólicos relacionados con la situación del momento y con la que vendrá como consecuencia de esta lucha. Asimismo, estos comentaristas destacan que a diferencia de otros murales dedicados a Miguel Hidalgo, éste es el único que lo capta en los momentos conspirativos. El otro mural es el titulado “Corregidora de Querétaro”, donde se ve a Josefa Ortiz de Domínguez de perfil y con movimiento corporal en un entorno geométrico, también con simbolismos.

En el Salón de Cabildo del Palacio Municipal de Mérida se encuentra el retrato de Miguel Hidalgo al óleo en formato grande, que se le atribuye a Ermilo Torre Gamboa, aunque carece de fecha a diferencia de otros tres en el mismo recinto de los que sí consta la autoría del maestro. Manuel Lizama, a su vez, es autor de un retrato de Andrés Quintana Roo en acuarela sobre papel, que se empleó como portada de una edición de la biografía que Jorge Ignacio Rubio Mañé realizó acerca del prócer. En esa imagen el insurgente, poeta y abogado, con gesto adusto y rodeado de bustos de personajes de la filosofía y la literatura, empuña la pluma con la mano derecha y un libro con la izquierda.

De nuevo la escultura vuelve a dar una amplitud de imágenes a través de Reynaldo Bolio “Pacheli”, autor de “Relieves de la Historia”, consistente en bustos en altorrelieve elaborados con fibra de vidrio y resina de poliéster, patinados en bronce, así como en proyectos de escultura de diversos héroes. En esa serie presentada en varios recintos en 2007 y 2010 se encuentran efigies de Miguel Hidalgo, José María Morelos, Ignacio Allende, Josefa Ortiz de Domínguez, Vicente Guerrero, Guadalupe Victoria, Andrés Quintana Roo y del oportunista Agustín de Iturbide.

Junto a las escaleras que llevan a la dirección del Centro Estatal de Bellas Artes existen dos cuadros de gran formato de Óscar Toledano, relacionados con estos temas patrióticos. Por último, existen diversas plasmaciones a nivel popular, obra de pintores aficionados, en escuelas de distintos niveles educativos así como en bibliotecas públicas.

Jorge Cortés Ancona

Licenciado en Derecho, con Maestría en Cultura y Literatura Contemporáneas de Hispanoamérica. Es egresado del Doctorado en Literatura de la Universidad de Sevilla con una tesis sobre teatro y boxeo, y cuenta con un DEA (equivalente de maestría) de la misma institución. Ha impartido clases y cursos en diversas instituciones educativas y culturales sobre literatura e historia de las artes visuales. Ha escrito numerosos artículos y entrevistas sobre temas culturales y figura en varias antologías de poesía.

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.