CulturaEspeciales

La Escuela Modelo, más de un siglo de historia en la educación de Yucatán
II Nacimiento de una escuela

II Nacimiento de una escuela

Ya fundada la Liga de Acción Social, e iniciados sus primeros proyectos, dirigidos a la educación, Don Gonzalo Cámara se pone a laborar arduamente en ellos. Con relación a la educación en el campo yucateco, los miembros de la Liga se avocan a redactar una iniciativa para presentar al Congreso de Yucatán cuanto antes. Con relación a la escuela en Mérida, con todos los adelantos pedagógicos del momento, Don Gonzalo inicia una serie de indagaciones y contactos en busca de información, y así, entra en relación con los maestros de la Escuela Normal Veracruzana, en Xalapa, Veracruz, que eran nada menos que los discípulos del eminente pedagogo suizo Enrique Rébsamen, y que, coincidentemente, venían trabajando en un nuevo sistema de educación, avanzado y novedoso. Así que, la relación que se establece entre la Normal Veracruzana y la Liga de Acción Social, resulta muy afortunada, pues vendrá a cristalizar en los trabajos para la fundación de la escuela concebida por el Lic. Cámara Zavala y resultará en un hito para la educación en México. En esos momentos de la historia nacional, estaba en boga como teoría educativa, la teoría positivista, promovida por el gran educador mexicano Gabino Barreda, y esta corriente influyó también en los principios para la creación de la nueva escuela.

En una amplia actividad, por medio de una fluida correspondencia, el Lic. Cámara Zavala despliega una campaña para la fundación de la escuela; tres son los principales maestros de la Normal Veracruzana los que van aportando iniciativas y directrices al proyecto pedagógico: Luis G. Bauregard, Delfino Valenzuela y Gonzalo Gómez. Los pedagogos van elaborando paso a paso el novedoso plan de estudios que se aplicaría en el funcionamiento de la naciente escuela. Este plan, tendría una visión amplísima de la formación de los educandos, pues contempla cosas que no se incluían en esos tiempos en ninguno de los planes de estudio vigentes y aplicados en nuestro país, los cuales, en su inmensa mayoría eran totalmente escolásticos, es decir, fundamentados en principios que no se habían modificado casi desde la Edad Media. Ubiquemos que la educación de esa época, estaba casi totalmente en manos de órdenes religiosas como los salesianos, los agustinos, los dominicos, los franciscanos, y la más avanzada era la de los jesuitas. Las doctrinas educativas de Enrique Rébsamen son desarrolladas plenamente por sus discípulos en este plan de estudios; y a éste se añade la concepción de la educación planteada por Rouseau en su “Emilio”, y que el Lic. Cámara sustentaba como adecuada; la combinación de ambas visiones y criterios da como resultado un plan de estudios sin antecedentes y muy revolucionario que incluye también la enseñanza del deporte y de las prácticas agrícolas.

Las acciones aquí en Mérida para la apertura de la escuela, llevan a Don Gonzalo a buscar un espacio afín con los lineamientos con los que se ha concebido el proyecto educativo, y su búsqueda se extiende fuera de los linderos de entonces de la ciudad. El Lic. Cámara entra en contacto con Don Nicolás Escalante Peón, propietario de una amplia quinta situada muy cerca del entonces pueblo de Itzimná. La propiedad era la Quinta San Vicente, y tenía una extensión de tierras muy adecuada para incluir ahí todos los planes que el proyecto contemplaba. Su edificio, era una gran casona de madera y tejas francesas, y sus campos abarcaban tres hectáreas. Don Gonzalo toma la decisión de adquirir el inmueble, y para ello se dedica a conseguir socios que se adhirieran al proyecto e hicieran una aportación para llevarlo a la realidad. Para tal fin, proyecta la constitución de una sociedad por acciones que sería la propietaria de la escuela. Y en esa forma se integra el grupo de inversionistas, pero éste tendría una característica muy peculiar, las acciones de esta sociedad no pagarían dividendos a sus miembros, lo cual la convertía en una sociedad con fines filantrópicos puramente, cómo lo sigue siendo hasta la actualidad. Las condiciones ideológicas y materiales ya estaban listas, sólo faltaba el nacimiento material del proyecto. Otro factor muy importante que se incluyó en el proyecto educativo, era hacer efectivo algo que ya había sido contemplado desde la Constitución de 1857, el laicismo en la educación.

El laicismo es un principio básico que consiste en el más amplio respeto a la manera de pensar de todos las personas sin excepción, y para esta finalidad, es necesario que, la enseñanza de las religiones sea ejercida en cada hogar, y en el ámbito escolar, se respeten todas las formas y criterios en esa materia. El laicismo entendido de esta manera, es la forma más profunda del respeto. Ya en estas condiciones, sólo falta llevar la creación de la nueva escuela al plano de la realidad. Se van tomando importantes decisiones al respecto, la primera de ellas será definir el nombre de la escuela. El proyecto pedagógico de los maestros veracruzanos era verdaderamente un nuevo modelo educativo, por lo que proponen a Don Gonzalo incluir esta escuela en una serie que han de fundarse en varios estados de la república y que han de llamarse todas Escuela Modelo. Aquello le pareció al Lic. Cámara una decisión muy acertada, y se toma el acuerdo de llamar Escuela Modelo a la nueva escuela.

Los proyectos paralelos, el de la escuela en Mérida y las escuelas en el campo henequenero de Yucatán, marchan viento en popa, y como tienen la finalidad de honrar el primer centenario de la independencia de México, se toma el acuerdo de que, ambos proyectos se harán realidad el 15 de septiembre de 1910. Así, todas las condiciones están puestas y en esta fecha, nace la Escuela Modelo para bien de la educación de Yucatán.

Mérida, Yuc., a 7 de septiembre de 2021.

Leave a Reply

Check Also
Close
Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.