CulturaEntérateEspeciales

Un Extraño Amor

Se vivía la época dorada del básquetbol en Yucatán. La cancha de básquet del edificio central de la UADY se llenaba a reventar de publico todos los fines de semana que era cuando se efectuaban los partidos tanto en la rama varonil como femenil. Como el clásico varonil donde se llevaban los épicos encontronazos entre los equipos de la universidad “piratas”. La abigarrada concurrencia disfrutaba de las habilidades de uno de los mejores basquetbolistas que han existido en Yucatán.  Un Jalil Xacur de 16 años a quien el propio gobernador en turno suspendía por una hora sus actividades para poder observar al mencionado joven estrella. Siempre presente uno de nuestros mejores cronistas deportivos don Gastón Menéndez Díaz alias “Tony Gas”. Reseñaba las incidencias de todos los partidos, por desgracia hoy aquella mítica cancha que como antes dijimos fue testigo de las hazañas de las “Halconcitas del Rogers” o de las “Jaguarcitas de la universidad” ya que ha sido demolida.

En el equipo universitario sobresalían entre otras Mayra y María Carpenter. Esta última muy hermosa y con un cuerpo escultural, aunado a sus habilidades deportivas era de llamar la atención. María con un cabello rizado y muy corto, rostro anguloso, piernas largas y muy buena tablereando. Atlética.

Antes y después de cada partido las jugadoras se cambiaban en el gimnasio junto a la cancha. Mayra no le quitaba los ojos a Maria, desde el primer instante que la vió quedo perdidamente enamorada de su compañera. Comenzaron a ir juntas a todos lados. En cierta ocasión tomaban un refresco juntas en la pequeña nevería situada debajo de las gradas. Maria platicaba con el encargado, pero de re ojo observó que su amiga la miraba con la boca abierta. Bruscamente, volteó la cabeza y acercó sus labios a los de Mayra diciéndole: “desde un principio lo noté, yo también soy así” y se dirigieron a casa de una de ellas en donde no se encontraba nadie, y consumaron su amor.

La familia de Maria con mucha resistencia ya había aceptado la identidad sexual de su hija, la trataban sin distinción alguna con el resto de sus hermanos, lo mismo que a Mayra. No así en casa de esta ultima, que se horrorizo al enterarse del noviazgo de su hija con otra mujer. Y entre insultos y advertencias de castigos metafísicos, infernales simplemente le desconoció toda la familia incluidos hermanos y hermanas. Fue en ese momento en el cual comenzaron a vivir juntas en un departamento. Mayra era química con buen trabajo y Maria una burócrata que laboraba en una institución muy importante, ambas con un sueldo mas que excelente. A pesar de la oposición de una de las familias su vida en pareja transcurría en un mar de felicidad, su amor era superior a todos los convencionalismos. Superaron pruebas terribles por su condición. Sus compañeros deportistas hombres y mujeres parecía comprenderlas mas que nadie y las apoyaron durante el inicio de romance del que no se puede pronunciar su nombre. Sin embargo una pequeña nube llamada futuro se les presentaba como un horizonte negro : deseaban de todo corazón tener un hijo y así completar el circulo de su felicidad.

Entonces comenzó el calvario -tenemos que recordar que estamos hablando de hace mas de cuarenta años-, recurrieron a varias instituciones con el afán de adoptar un bebé. En algunas dependencias se lo negaban sutilmente y en otras especialmente si la directora era mujer eran tratadas con total grosería y desprecio. A pesar de todo ellas sabían que esta negación era simple y llanamente por su preferencia sexual. Como ultimo recurso tuvieron un plan de lo mas surrealista que usted se pueda imaginar, esta idea fue rechazada de plano por Mayra, quien sentía verdadera aversión por los hombres, por lo que le propuso a Maria a quien incluso las pocas ocasiones en que reñían le reclamaban que ya había tenido novios varones. El esperpéntico plan consistió en proponer a un antiguo basquetboista intimo amigo de ellas, confiable, que le hiciera el amor para poder concebir un hijo y haciéndole jurar que no se lo diría a nadie, cosa que este cumplió. Y así, finalmente tuvieron un hermoso varoncito quien era la adoración de sus abuelos padres de Maria. Le pusieron por nombre Patricio. Pasaron unos cuatros años finalmente la mamá de Mayra quiso conocer a su nieto cosa que las dos mujeres hicieron llevando al pequeño Patricio que fue la sensación de sus abuelos y primitos ya que Maria y Mayra llegaron siempre con muchos regalos para todos, a partir de entonces la llegada de las tías y su bebé era causa de gran algarabía en las dos familias. Abrazos, besos , muchos regalos y juguetes completaban el cuadro. ¡”Llegaron las tías, llegaron las tías”! y así fueron felices durante muchos años. Fue un verdadero triunfo del amor incondicional, ese que rompe barreras.

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.