CulturaEntérateEspeciales

Ofender con elegancia: el galano arte de hablar

Cuando el de la letra cursaba la secundaria, recuerda que había un libro denominado El Galano Arte de Escribir y de Hablar. Era un compendio de frases y palabras que debían de  ser usados por el redactor u orador para poder mostrar sus habilidades en privado o en público. El hablar y escribir bien siempre ha sido una prioridad del que esto escribe. Es imperdonable el que un comentarista, como el de Sipse en el béisbol de nombre Eddy Baeza, tenga la mala costumbre de usar de manera frecuente y desmedida los superlativos, es una mala manera de expresar ya que además de mal gusto, muestra su pobreza de lenguaje.

            En esta ocasión. Mis caros y caras lectoras, trataremos un tema un poco diferente a los habituales, ya que tendremos que recurrir a algunas palabras de uso normal en el pasado pero hoy en desuso y para muchas personas desconocidas. Resultará y se escuchará elegante cuando digamos algunas ofensas de manera elegante a nuestros interlocutores, desde luego que sonará muy raro, pero dejaremos a la persona en cuestión asombrada del uso de nuestro lenguaje.

            En esta ocasión rescataremos algunas palabras, que si bien las hemos escuchado en alguna ocasión de manera aislada, puede servirnos hoy día, en plena pandemia, hacer de nuestros encuentros y desencuentros más pintorescos y plasmados con una nueva forma de hablar y de ofender, pero con elegancia.

            Hay palabras que seguramente mis caros y caras lectoras conocerán y otras qu4e le serán completamente desconocidas y para las personas más jóvenes todas le serán nuevas para ellos. Una de ellas la hemos escuchado de otra manera, siempre hemos definido a una persona cuando es muy simple o no tiene gracia alguna como “ese fulano” es un pan sin sal, es decir alguien opaca y sin brillo, hace algunos años se le diría que es un Mamerto. Podríamos decir, ese muchacho que enamora a Paola es un Mamerto( por hacerse entender que no tiene nada en especial).

            En la actualidad la palabra que se usa para referirse a las personas que están siempre a la par con la moda, es fashion, sin importar si es hombre o mujer, en el pasado era común referirse a esas personas como Petimetre. Hoy podríamos usar esa palabra de la siguiente manera; la maestra de Sociales es una Petimetre. Seguramente dejaríamos perplejos a las personas que escucharan esta expresión.

            Escuchamos decir, esa persona es común y silvestre, las personas mayores dirían, rústica, cuando se hace referencia a aquellas personas, hombres o mujeres que demuestran su poca o nula cultura para desenvolverse en sociedad. Tiene otras ascepciones, como es una hija, es naco, es vulgar, pero en años pasados, para hacer referencia a ese tipo de personas se usaba la palabra Mangurrian. En la actualidad podríamos referirnos de la siguiente manera cuando hacemos referencia a este tipo de personas, Rosa, la que está sentada en el extremo de la mesa se ve que es una Mangurrian por manera en que come y usa los cubiertos.

            Es un chocante, es un pesado, se cree la divina garza, es insoportable, son algunas de las expresiones que usamos cuando hacemos referencia a a aquellas personas que no caen muy bien y que en ocasiones se pasan de lanza y decimos, además de feo mamón(por pesado). M todas estas palabras hace algunos años quedaban encerradas o se entendía cuando se refería a esa persona como Vidaperdurable. De esta manera podríamos decir cuando esa persona era muy pesado y noscaía mal, ya sea por su forma de ser o por creerse mucho, mira, José es un Vidaperdurable.

            Las personas jóvenes que tienen ideas novedosas y en algunas ocasiones revolucionarias, se jactan cuando discuten con personas  de mayor edad quienes por su preparaci+on y por su cultura, en ocasiones prevalece en ellos una idea que no está muy sentada en la realidad, se les dice que tienen ideas antiguas, arcaicas y cuando no quieren hacer algo por cambiar para mirar siempre hacia adelante se les dice que tienen ideas retrógradas. A esas personas se les conocía como Carcunda.  Podríamos decir hoy día; ese maestro que le da clases a mi hija es Carcunda(para referirnos que no tiene ideas novedosas).

            Las personas que no tienen palabra cuando hacen algún negocio, o bien se comportan de manera inadecuada en sociedad, al hacer y decir cosas que sin importar las consecuencias realizan de manera habitual, por lo que las personas que lo conocen evitan hacer tratos o tener algo que ver con ellos, se refieren a esas personas con la palabra de sinvergüenzas. Antes se les conocía como Crápulas.  En la actualidad podríamos decir; no hagas ningún trato con Pedro, ya que es un Crápula.

            Siempre hemos conocido a personas que por su manera de ser, ya sea por su timidez o bien por padecer algún complejo o tener alguna afección mental que hace que lo que realicen, ya sea un trabajo, un tipo de interacción social u otra actividad, les decimos que son lentos, están algo atarantados o lelos. Hace algunos años se les decía que esas personas eran Zurambáticos. Sería curioso referirnos a alguien que realiza con lentitud su trabajo de la siguiente manera: no contrates a María, ya que es Zurambática para trabajar.

            En nuestra vida social diaria, ya sea en la familia, con los amigos o bien en el trabajo, nos hemos topado con personas que se distinguen de las demás por vestirse o comportarse de una manera que va más allá de lo normal. En ocasiones usando ropa que les hace ver ridículas o bien que en ocasiones es tanto lo que se ponen como adorno para parecer elegantes que rayan en lo grotesco. Hace algunos años a esas personas se les conocía como Fantoches. Hoy día podríamos referirnos a una persona de la siguiente manera: mira la  maestra Maria Teresa, parece una Fantoche de tantos adornos que usa para ir a trabajar.

            Una persona con poco valor para afrontar las dificultades de la vida o bien para enfrentarse de manera directa con sus enemigos se les denomina cobardes, en años atrás esa misma persona habría recibido en nombre de Cagalindes. De tal manera que hoy día podemos utilizar esta palabra cuando nos refiramos a alguna persona con determinado miedo o cobardía  a realizar determinada acción: Luis  es un Cagalindes ya que no pudo hacerle frente a sus adversarios.

            Para terminar, mis caros y caras lectoras  este recorrido de aquellas palabras que hace algunos años se usaba para ofender a las personas de una manera que no sonara muy fuerte, se hará referencia de las personas que van de un lugar a otro sin hacer de su tiempo algo provechoso, son las personas que quieren hacer de todo pero no hacen algo que sea productivo, a  esas personas se les denominada Zascandelpersonas sin oficio ni beneficio, mil usos, por ejemplo: Antonio es un Zascadel, ya que todo el día anda de un lado a otro sin hacer algo provechoso.

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.