CulturaEntérateEspeciales

Los nuevos lunes de frijol blanco

Rosy tiene una cocina económica cerca de mi casa. Su comida a veces me saca de apuros. Sus guisos tienen buen sazón, siendo de verdad una comida casera.

Hace años, por lo menos veinticinco, que la conozco. De buenas a primeras comencé a ver que los lunes anunciaba un frijol con puerco blanco. Me pareció una posibilidad que guisaba un potaje de frijol blanco, para no caer en la oferta culinaria de todo mundo los lunes, el frijol con puerco a secas. Esto tiene como significado un guiso con frijoles negros mezclados con carne de cerdo.

Con bastante cercanía de tiempo, el gordo que tiene su cocina económica en la esquina de la 65 con 84 comenzó a anunciar en el día mencionado, el frijol con puerco blanco. De nuevo me surgió la pregunta, ¿será potaje de frijol blanco? Recorriendo rumbos, me fui fijando que los lunes tenían como coincidencia culinaria, el frijol con puerco blanco. Al iniciarse esta semana, tuve el día apremiado y me surgió el deseo de comer frijol con puerco. Fui a la cocina de la esquina y pedí mi frijol con puerco, pero para mi desgracia solo tenían frijol con puerco blanco. Fui a varios lugares con similares resultados. Rosy, debe haber cocinado frijol con puerco. Fui a su establecimiento y me dijo que solo tenía lo mismo que en otros lugares. “Oye, Rosy, pero es potaje eso de ese frijol”. No, me dijo, en vez de frijol negro, uso frijol blanco y lo sirvo con todo lo demás igual. “Ah, dije, bueno pues dame otra cosa”.

¿Qué ha pasado con el frijol negro? ¿Por qué ya no están utilizando el grano negro para ese guiso, simbólico de nuestra comida tradicional? Ya había yo escrito en este mismo periódico digital que el frijol negro que volvía locas a las amas de casa de la entidad era el frijol arribeño, que ha desaparecido. Ya no hay forma de saber cual tipo de frijol consumimos porque todos vienen embolsados y lo único que sabemos es quien lo empaca, a saber, “Valle verde, Arroz casero o Grano de Oro”.

La cocina yucateca continúa sufriendo un deterioro y perdiendo el valor de “regional”, porque hasta los panuchos los sirven ahora con lechuga romanita y no con lechuga local y los rellenan con frijoles de lata Maggi y no con frijoles caseros.

En algunos países del mundo, las autoridades interviene para supervisar que se preserve la calidad tradicional. En Yucatán, parece que a nadie le importa estas alteraciones de la cocina tradicional.

¿Qué es la cocina regional? La que se elabora con productos propios de la tierra. No es posible pensar nuestro frijol con epazote de rio, o nuestros caldos con tomillo en vez de orégano. Algo parecido esta pasando con el frijol con puerco. ¿Se tomaran medidas para detener esos bruscos cambios?

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.