CulturaEntérateEspeciales

Lo que leíamos los niños de hace seis décadas

Al estar en la búsqueda de una revista que hace ya algún tiempo estaba en pos de ella, Desde la Fe, que es editada en la ciudad de México y que trae artículos relacionados con la política con un tinte un poco crítico, pero no tanto y otros relacionados con la religión, me vino a la mente aquellas lecturas que nosotros, los niños de ayer y hoy de la tercera edad leíamos y nos dejaba un buen sabor a boca ya que significaba adentrarnos a mundos que solo en la imaginación podían hacerse realidad.

            En el mayor de los casos las revistas tenían que ver con los súper héroes que  en aquellos años existían (estoy refiriéndome a los años sesenta y setenta)  y algunos de carácter religioso y lo que hoy podríamos denominar lúdico educativo ( y eso que esa palabra no la conocí en los famosos Consejos Técnicos de Educación y mucho menos de palabra del director y menos de la subdirectora de la misma).

            Para los niños que hoy pertenecen a la tercera edad recordarán algunas de las revistas y libros que a continuación se harán referencia, partiremos este viaje de las remembranzas y recordamos una de las revistas que la tía Rita adquiría en sus visitas al centro de la ciudad o el mercado para hacer las compras, me refiero a la denominada Vidas Ejemplares, que trataba acerca de la vida de los santos y santas, así como de los personajes que tenían cierta presencia en la Iglesia católica. Santa Rosa de Lima, San Martín de Porres, el Papa Juan XXIII, don Juan Bosco, San Luis Gonzaga, Marcelino Champagnat, entre muchos de ellos, era una lectura muy didáctica, ya que en sus cuadros llevaban cada una de estas un mensaje en donde se hacía referencia a las virtudes por las cuales han podido ascender a los altares.  No recuerdo cada cuando salían a la venta, pero lo que si estoy seguro es que la tía Rita sabía cada cuando ir, cabe mencionar que ella era muy católica y creía que era necesario que en la casa siempre estuviera esa revista para la lectura de los integrantes de la familia.

            Una de las revistas que recuerdo era la que considero lúdico educativa, era la que se compraba en la Literaria, en la parte de arriba, como un mezanine en donde se encontraban novelas, libros de interés y estaban estas revistas que tenían hojas con estampas desprendible y que se podían pegar en cada una de las páginas de los mismos. En el momento en que escribo esta nota, no recuerdo el nombre de estos libros, pero de lo que si viene a mi mente era uno muy especial que recuerdo me lo regalo mi tia Betry y era el de Robinson Crusoe, había de animales de la selva, del Ártico, de la sabana, banderas, razas, etc. Traía la información y en las primeras páginas aproximadamente 20 o más estampas recortables para ilustrar la página en donde se hacía referencia a la figura recortada. Lo lúdico, aunque en ese momento no se concebía como tal era, el de recortar y pegar. Eran diversiones muy sencillas, pero enriquecedoras.

            Ahora viene lo bueno, el número de revistas o “cuentos” que se leían en la infancia del de la letra son muchos, y  trataré de hacer una revisión de algunas que de manera habitual llegaban a la casa del de la tinta y que siempre su papá las llevaba. Era muy grato esperar su llegada a partir de las cinco de la tarde para ver que es lo que traía para leer. Las que nunca faltaban eran las de las caricaturas de Walt Disney, Pato Donald y sus amigos, era una lectura rápida pero que siempre estaban presentes alguna de las estrellas de esa firma. También personajes de Hanna Barbera se hacían presentes, con Los Picapiedras, Los Supersónicos, estaban también las aventuras de La Zorra y El Cuervo, Tom y Jerry, muchos fueron los amigos que tuvieron sus apodos gracias a estos personajes, recuerdo a un amigo que hasta el día de hoy lo veo y es el famoso Yogui, el apodo de pato siempre está presente por la forma de hablar de la persona en cuestión, a otros les dicen el Cuervo por ser morenos, etc. Es posible que existieran más pero de estos me acuerdo.

            Había una revista que ya hace un buen tiempo no se encuentra en los estanquillos y su protagonista era una persona que vivía en la costa y que se dedicaba a ser pescador junto son su tío de gran bigote blanco, me refiero a Chanoc, creo que en toda la historieta nunca se mencionó su nombre de pila y cuando se  hizo la adaptación al cine su protagonista fue Andrés García y su compañero de aventuras era Tzekub Baloyán. Un compañero del de la letra en la escuela donde labora, así me decía por tener el bigote blanco, además de Gepetto. Entre los personajes de esta revista se encuentran Pata Larga, el Jefe Anclitas. Maley, Merecumbé, Baturno, dueño del “Perico Marinero” y los malos dos hermanos Puc y Zuc, quienes andaban vestidos con piel, se suponía que eran salvajes.

            Kalimán, fue una revista que se adaptó a la radio y posteriormente al cine, era en color sepia y sus protagonistas eran el del título y su aprendiz Solim, “ serenidad y paciencia mi querido Solim”, era la frase que destacaba en las historias. Por la radio comenzaba con el grito de : Kalimaaaaaaaan”. Otra se las revistas conocidas en la infancia del de la tinta fue Fantomas, “La Amenaza Elegante” fue una revista muy leída entre los años de 1960 a 1980. No se pueden olvidar las aventuras del vaquero enmascarado que tenía a un fiel ayudante o su secre, El Llanero Solitario y Toro, quienes con sus caballos Plata y Pinto. Esta revista tuvo su momento importante cuando se transmitió en la televisión, en blanco y negro y años recientes se produjo la película sin el éxito deseado.

            La clase trabajadora y los estudiantes teníamos la opción de dos revistas que mostraban mujeres exuberantes y protagonistas muy feos, re refiero a Aniceto Verduzco y Hermelinda Linda, sepulturero uno y bruja con su perol la otra. Cada una de estas revistas tuvo mucho éxito en los años setenta y ochenta hasta que por su naturaleza dejaron de circular y poco a poco se fueron al olvido. Eran historias cómicas cargadas con un poco de humor. Al igual que Memin Pinguin, tuvo mucho éxito cuando se publicaba en color sepia hasta que en años recientes se comenzó a publicar de nuevo a colores con menor éxito. Su creadora, Yolanda Vargas Dulché también tuvo éxito con una serie de revistas, Lágrimas, Risas y Amor, con títulos tales como Yesenia, Maria Isabel, El Pecado de Oyuki, Ladronzuela y algunas se adaptaron a las telenovelas alcanzando un inusitado éxito, protagonizado por artistas de la época. Las revistas se volvieron a publicar en compilaciones. No olvidar otras como Archi y sus amigos, El Pájaro Loco y las revistas de amor como Susy y el Dr. Kildare.

            Para terminar estos recuerdos mis caros y caras lectoras, , mencionará el de la tinta uno de las revistas que en primer lugar se publicó en tamaño normal y posteriormente se convirtió en tamaño de bolsillo con gran éxito editorial y que se podía conseguir en el mercado donde se venden revistas viejas, Las Aventuras de Capulina y Capulinita, en colores vivos protagonizadas por Gaspar Henaine, nombre de pila de Capulina. De seguro había otras más, pero para muestra un botón y para que mis caros y caras lectoras recuerden aquellas revistas.

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.