CulturaEntérateEspeciales

El Watatitaratiratau de German Valdes Tin Tan (1920-1973)

 Cantando en el baño, me acuerdo mucho de ti…1

 Otro sueño de este bribón llamado Tin Tan, y que es una especie de leitmotiv, resulta perfectamente claro en Músico, poeta y loco (1947), cuando se sueña cantando con la orquesta de Luis Alcaraz: “Si se pusieran tan sólo espejos

en vez de pisos poner
¿tú te imaginas, vida de mi alma
lo que podríamos hacer?
Con el cristal sabríamos
veríamos muchas rubias
morenas muy hermosas
no, no engañarían
serían más cautelosas “…

Tin tan es vulgar en la medida en que representa al pícaro, al lépero igualado – como dirían las mujeres olorosas a Hora azul de Guerlain y a las que él aspira tener en los brazos para cantarles boleros, aunque salga mal parado ya cabe en la cárcel.

 El adagio no se equivoca: El traje no hace al monje:

 Rebeca Iturbide en El revoltoso (1951) es el mejor ejemplo.

 Aprendida la lección, cuando invita a salir a Ana Bertha Lepe: El vizconde de  Montecristo (1954), y la lleva al cabaret de barrio en donde están los suyos. Claro, lo cortés no quita lo tarugo, y así lo vemos otra vez caer al bote engatusado por un cuerpo de mujer.

 En los Los líos de Barba Azul (1954) será más listo y aceptará el juego social, así, llegará  al robo y al supuesto crimen, todo para poder comprar a Verónica Loyo, la hija del empresario, a su padre.

 En El violetero (1960) prefiere comenzar desde abajo (como chinampero de Xochimilco) y “refinarse” para acceder al amor de Renée Dumás.

  JAZZEANDO A LA MEXICANA.

Tin Tan en Simbad el mareado (1950), cuando interpreta el mambo del botecito establece a través de farfullos un idioma musical jazzeado con sus otros acompañantes vocales, de tal manera que es la primera vez que sucede algo así en el cine mexicano.

 Este es un aporte del genial Germán Valdés Tin Tan a la música y a la  cultura mexicana. Y el que lo dice es nada menos que el genial compositor, arreglista, músico y cantante: Lobo, que se dio a conocer en el dúo: Lobo y Melón.

 Y de, que es, y sigue siendo inspiración para la gente  joven, nadie lo niega, de allí la mención y homenaje que de él hacen tantos grupos y cantantes como: Maldita vecindad, Los Hijos del Quinto Patio, Los Nelzon, Panteón Rococó, Gloria Trevi, Elefante, El Pacto, agrupación venezolana. Más lo que se acumule este fin de semana.

A MANERA DE COROLARIO 

 Para Salvador Novo, Cantinflas es “la representación de la subconciencia mexicana, en tanto que es fuerza reconocer que Tin Tan, cuando nos molesta, nos molesta porque encarna la culpable conciencia de nuestro voluntario o pasivo descastamiento.” 2

  Así que este año a sus 48 años de haber dejado este plano terrenal, Germán Valdés Tin Tan, sigue tan vivito y coleando, como desde chiquillo.

 Creo que es justo y necesario reconocer que los grandes éxitos musicales donde se lució como el pachuco que cantaba: Watatitaratiratau, con ese jazzeado tan peculiar y mexicano del norte del país, fue gracias a su carnal Marcelo Chávez quien compuso mientras estuvieron juntos la mayoría de sus canciones.

NOTAS

1.- Fernando Muñoz Castillo. Las musas de “Tin Tan”, crónicas y recuerdos, Cuadernos de la Cineteca Nacional No. 12, México, 1999, p.8-9

2.- Salvador Novo. La vida en México en el periodo presidencial de Manuel Avila

       Camacho, INHA/CONACULTA, México, 1994, p. 36

Fernando Muñoz Castillo

Escritor, hacedor de libros objeto, dramaturgo y director de teatro. investigador e historiador de teatro y cine. curador y museógrafo. periodista cultural. ha publicado varios libros.

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.