EntérateMundo

2 cadáveres más encontrados en el lugar del colapso, el número de muertos asciende a 24; condominio será demolido el domingo

Las preocupaciones se han intensificado durante la última semana de que el condominio dañado podría derrumbarse por sí solo.

NORTH MIAMI BEACH, Fla. – Los trabajadores de demolición derribarán el resto de un edificio de condominios parcialmente derrumbado en el sur de Florida antes de que se acerque una tormenta que ha aumentado las preocupaciones de que la estructura podría derrumbarse peligrosamente por sí sola, dijeron las autoridades el sábado.

Con la tormenta tropical Elsa acechando en el Caribe y pronosticando que avanzará hacia el estado en los próximos días, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, dijo que el edificio en Surfside está “tambaleándose” y “estructuralmente defectuoso” y demolerlo es lo más prudente.

“Si se derriba el edificio, esto protegerá a nuestros equipos de búsqueda y rescate, porque no sabemos cuándo podría caerse”, dijo DeSantis en una conferencia de prensa. “Y, por supuesto, con estas ráfagas, eso podría crear un peligro realmente severo”.

Mientras tanto, el número de muertos confirmados del colapso de Champlain Towers South de 12 pisos aumentó a 24 con el descubrimiento de dos cuerpos más entre los escombros, dijo la alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava. Todavía se desconoce el paradero de 124 personas.

Las autoridades creen que lo que queda del edificio puede ser derribado tan pronto como el domingo con poca interrupción en los esfuerzos de búsqueda y rescate, dijo DeSantis. Las preocupaciones ya habían aumentado durante la semana pasada de que la estructura dañada corría el riesgo de fallar, poniendo en peligro a las cuadrillas de abajo y complicando la búsqueda.

“El temor era que (Elsa) pudiera derribar el edificio por nosotros y derribarlo en la dirección equivocada”, dijo el alcalde de Surfside, Charles Burkett.

Elsa fue degradada el sábado de un huracán de categoría 1 a una tormenta tropical con vientos máximos sostenidos de 110 kph (70 mph) mientras pasaba por la isla Hispaniola, hogar de República Dominicana y Haití.

El pronóstico a largo plazo mostró que se dirigía hacia Florida como una tormenta tropical el martes por la mañana, aunque algunos modelos lo llevarían al Golfo o a la costa atlántica. Las autoridades meteorológicas advirtieron que podría traer fuertes lluvias y ráfagas de viento al área de Miami.

“Así que no podemos bajar la guardia”, dijo el meteorólogo del Servicio Meteorológico Nacional, Robert Molleda. “Aún necesitas estar observando esto muy de cerca”.

El subjefe de bomberos, Raide Jadallah, dijo a los familiares de los desaparecidos durante una sesión informativa matutina que el edificio sería derribado “lo antes posible. Mañana a primera hora”.

Pero advirtió que “puede haber algunos contratiempos” y que se iba a realizar una reunión de seguimiento por la tarde para ultimar los detalles. La demolición podría ser una operación precaria ya que los expertos ingresan al edificio para perforar la estructura y colocar explosivos.

Las preocupaciones sobre su estabilidad han reducido la búsqueda en áreas adyacentes, y los cambios detectados por los monitores el jueves temprano provocaron una suspensión de 15 horas de todo el esfuerzo hasta que los ingenieros determinaron que era seguro reanudarlo.

Una vez que sea demolido, los restos se retirarán de inmediato con la intención de dar acceso a los rescatistas por primera vez a partes del área del garaje que son un foco de interés, dijo Jadallah. Eso podría dar una imagen más clara de los vacíos que pueden existir en los escombros y posiblemente albergar sobrevivientes.

Nadie ha sido rescatado con vida desde las primeras horas después del colapso del 24 de junio.

La demolición suspendería temporalmente la búsqueda, pero los funcionarios esperan que no por mucho tiempo. Algunas familias habían pedido poder regresar al edificio para recuperar sus pertenencias personales, pero no se les permitirá hacerlo.

“Al final del día, ese edificio es demasiado inseguro para permitir que la gente vuelva a entrar”, dijo DeSantis. “Sé que hay muchas personas que pudieron salir, afortunadamente, que tienen cosas allí. Somos muy sensibles a eso, pero no creo que haya ninguna forma de que puedas dejar que alguien suba a ese edificio dado el forma en la que está ahora”.

El gobernador también declaró el estado de emergencia antes de la llegada de la tormenta.

Con información de: abcyny.com

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.