EntérateQuintana Roo

“El cáncer no es una telenovela”. Padres de familia e infantes protestan en Cancún en contra de desabasto de medicamentos (VIDEO)

30 de junio/ Cancún, Q. Roo.- Diego Gael nació en Cancún y murió cuatro días antes de cumplir cinco años. Padecía Leucemia, como se le conoce a un tipo de cáncer en la sangre.

En honor a su memoria, su madre, Alejandra Basto, protestó hoy junto con otras madres y padres de familia, para aclararle al subsecretario de Salud, Hugo López Gatell y a caricaturistas del programa “El Chamuco”, que “el cáncer no es una telenovela” y que el desabasto para atender la enfermedad, es una realidad, cara y dolorosa.

Parada al borde de Monumento de las Estrellas y los Caracoles, en la Glorieta del Ceviche, ubicada en el centro de la ciudad, Alejandra sostuvo una cartulina en la que escribió, sobre el cáncer y las declaraciones de “moneros” y funcionario: “Ojalá y fuera una novela, para que mi hijo viviera”.

Como ella, otros padres de familia, expusieron “nuestros hijos no son cuentos”, “no somos 20, somos más, Sr. Gatell”, “no es una telenovela, es la vida real”.

Hubo infantes presentes con sus propias cartulinas, refutando el presunto ánimo “casi golpista” que, según el subsecretario de Salud, nutre la presunta campaña en contra del presidente, Andrés Manuel López Obrador. “Los niños merecemos vivir”, “el desabasto es real”, se leía en esas pancartas.

De forma pacífica y vistiendo de negro, un promedio de 25 familias se concentró esta tarde para aclarar que no son manipulados y que los mueve la desesperación ante la carencia de medicamentos para atender a sus hijas e hijos.

La convocatoria provino de la Fundación Aitana, que apoya a niñas, niños y jóvenes con cáncer en Quintana Roo. Su presidenta, Yusi Evelyn Dzib, narró que los propios padres de familia se lo pidieron aún antes de lo declarado por López Gatell, ante la carencia de medicamentos, pero sus dichos, precipitaron la urgencia de hacerse escuchar.

“Los papás nos pidieron el apoyo; ellos querían hablar, protestar por lo que está pasando a nivel nacional y aquí en Quintana Roo también hay ese desabasto (…) que es a nivel general. Ahorita tú vas a una farmacia y no puedes comprar un medicamento; a parte de caros, no los encuentras y son medicamentos que a parte han subido de precio como no tienen idea.

“Un etopósido que te costaba 80 pesos hace dos años y medio hoy lo venimos comprando en 800 o 900 pesos; una vincristina que costaba 400 pesos, lo estamos comprando en mil 800 o dos mil 600. Todo subió”, indicó

El etopósido es un medicamento para quimioterapias dirigidas a atacar el cáncer de pulmón, mientras que la vincristina se usa para atender la leucemia, por ejemplo.

“Los papás no tienen ningún partido político, nosotros como asociación tampoco. Entonces sí molesta. ¿Cómo vamos a golpear? Por falta de medicamento los niños están muriendo. Si ellos en vez de decir que es ‘golpe de Estado’, ¿por qué no lo resuelven?, ¿por qué no dan los medicamentos? y se acabó. Pero no hay.

“Las asociaciones ahí estamos dando, dando, pero va a llegar el momento en que vamos a colapsar. Ya estamos cansados, agotados, no cansados de darles, sino agotados física y emocionalmente por ver que nuestros niños recaen, algunos se nos llegan a morir y por eso salimos a decir que no es Telenovela, que no son 20 papás, sino más”, remarcó.

Alejandra Basto, madre de Diego Gael sabe de ese viacrucis. Nacida en Mérida, radica en Cancún desde hace 30 años. Su hijo de cuatro años padecía leucemia.

“Él tuvo tratamiento de dos años, tiempo en el cual no tuve apoyo de ninguna fundación; siempre viajaba a Chetumal, el DIF municipal me daba boletos para ir y regresar; viajábamos seis horas, él estaba con temperatura, vómito. No tenía apoyo de nada.

“Y no solamente es el niño con cáncer, sino la familia, los hermanos, el esposo; tener que dejar a tus otros hijos al cuidado de otras personas, cuando en verdad tienes que dar todo por el hijo enfermo. Aquí, gracias a Dios tenemos a la Fundación Aitana, que apoya con quimioterapias. Muchos niños se mueren porque no tienen para pagar quimioterapias. Estoy aquí apoyando a familias que siguen en la lucha porque yo lo viví. Es un tratamiento que no podemos solventar”, manifestó.

Indignada y dolida, expresa que las y los niños tienen derecho a la salud y que es una obligación del gobierno, el garantizarles el acceso a quimioterapias y medicamentos.

La Fundación Aitana tiene registrados a más de 160 niñas y niños, de los cuales, más de 90 cuentan con tratamiento contra el cáncer en Quintana Roo. El resto se encuentra en vigilancia.

“Este mes de junio se inscribieron siete niños que vienen del IMSS de Mérida; son niños de Cancún o Playa del Carmen y se inscribieron por falta de medicamento para que les apoyemos.

“Nos llegaron dos niños de Chiapas que creo que les están diciendo que aquí en Quintana Roo no hay desabasto, entonces se están viniendo a radicar para que se les dé el tratamiento”, indicó Dzib Echeverría.

El año pasado un joven de 17 años murió, debido al avance del cáncer, a falta de medicamento.

“Estábamos muy molestos porque decíamos que cómo es posible que por falta de medicamento hubiera fallecido este joven de 17 años, con un cáncer que, con tratamiento, salía adelante”, dijo.

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.