DeporteEntérate

F1: Todas las facetas de Sebastian Vettel, desde niño prodigio a campeón herido… Ahora vuelve a sonreír

Cuando Sebastián Vettel llegó a la Fórmula 1 era un adolescente con cara de niño y con un talento que no pasó desapercibido. Pronto demostró que tenía la audacia de los grandes y aprovechó su oportunidad para comenzar a brillar y a atraer las miradas.

El alemán cautivó a la máxima categoría del automovilismo mundial por su habilidad con el volante, pero también por un carácter amable, abierto y su casi inseparable amplia sonrisa. Es de esos personajes que con todos se lleva bien y a todos, o casi a todos, les cae bien.

Pero detrás de esa carismática personalidad hay un piloto con un fuerte carácter competitivo y un espíritu de equipo que lo llevaron a conquistar la F1. Ganar un título nunca es fácil, pero hacerlo cuatro veces o más solo está reservado para unos cuantos, y el alemán forma parte de ese reducido grupo de élite en el que están Michael Schumacher, Juan Manuel Fangio, Lewis Hamilton y Alain Prost.

Vettel está en su temporada 14 en la F1, años en los que ha tenido momentos altos y bajos, elogios y críticas, aciertos y errores, pero todo ha contribuido para que sea uno de los pilotos más exitosos de la categoría.

A punto de cumplir 34 años, el 3 de julio, Sebastián ya es de los veteranos de la parrilla de salida, es de los que tienen toda la autoridad para aconsejar a las nuevas generaciones, pero también es el que se niega a usar las redes sociales y el que sigue bautizando a sus monoplazas con nombres de mujer.

En su paso por la Fórmula 1, Vettel ha vivido varias etapas, aquí algunas de ellas.

EL NIÑO PRODIGIO

Hay imágenes que pasan a la posteridad y la de Vettel en lo más alto del podio en Monza 2008 es una de ellas. Fue el día en que nació una nueva estrella de la Fórmula 1.

Sebastián conquistó el Gran Premio de Italia de manera magistral. Un fin de semana perfecto para un joven piloto que corría su primera temporada completa con Toro Rosso, una modesta escudería.

La lluvia del fin de semana arruinó todos los pronósticos y encumbró el talento del joven alemán. Vettel se apoderó de la Pole Position y el domingo dominó el histórico trazado italiano. Cruzó la línea de meta con una ventaja de más de 12 segundos sobre su más cercano perseguidor, Heikki Kovalainen, de McLaren.

Sebastián se convirtió en el piloto más joven en ganar un GP de F1, con 21 años y 73 días. Récord que le arrebató al español Fernando Alonso y que desde 2016 está en manos de Max Verstappen, quien con 18 años y 228 días se adjudicó el triunfo en España.

Antes, el alemán ya había dado muestras de su capacidad en un inesperado debut en la F1. Un grave accidente de Robert Kubica en el GP de Canadá en 2007 puso a Vettel, una semana después, en el asiento del BMW Sauber del polaco para la carrera en Estados Unidos.

Vettel era piloto de reserva de la escudería alemana mientras competía en la World Series y su desempeño fue mejor de lo esperado: calificó séptimo y terminó octavo para llevarse el último punto disponible (en ese entonces solo se repartían puntos a los ocho primeros).

Más adelante en esa temporada de 2007, se unió a Toro Rosso para las últimas siete fechas del calendario en sustitución del estadounidense Scott Speed.

EL ‘JOVEN MARAVILLA’ QUE CONQUISTÓ LA F1

La llegada a Red Bull en 2009 marcó su despegue en la categoría. El niño protegido y aconsejado por Michael Schumacher se convirtió en el ‘Joven Maravilla’.

En su primera temporada con la escudería austriaca, peleó por el título, pero no le alcanzó para coronarse. Sin embargo, la combinación Vettel, Adrian Newey y Christian Horner pronto empezó a hacer de las suyas.

Vettel ganó su primer título mundial de F1 en 2010 en el último Gran Premio del año, en Abu Dabi, carrera a la que llegó en el tercer lugar del campeonato, detrás de su coequipero Mark Webber y del líder Fernando Alonso.

El triunfo de Sebastián y el séptimo sitio del español coronaron al alemán con una ventaja de apenas cuatro puntos, suficientes para impedir el título de Alonso en su primera temporada con Ferrari.

Así, se convirtió en el piloto más joven en ganar el Campeonato Mundial de F1 con 23 años y 134 días, récord que mantiene hasta ahora.

En los siguientes años, Vettel y Red Bull siguieron conquistando la categoría con tres Campeonatos Mundiales más de forma consecutiva y la prensa alemana no tardó en bautizar a Sebastián como ‘Baby Schumacher’.

El tercero de sus cuatro títulos lo ganó, otra vez, en una intensa batalla con Fernando Alonso. En 2012, el campeón también se definió en el último Gran Premio de la temporada. Solo que en esta ocasión, Seb llegó a Brasil con una ventaja de 13 puntos sobre Alonso.

El español subió al podio en el segundo sitio, pero el séptimo lugar de Vettel le permitió al alemán adjudicarse el campeonato por apenas tres puntos más.

En 2013, unió su nombre al de Alain Prost como tetracampeón de la categoría y lo hizo a los 26 años y 116 días para ser el más joven en lograrlo.

Vettel se despidió de Red Bull en 2014, luego de seis exitosas temporadas en las que sumó 38 triunfos, 44 Poles Positions y 4 títulos para la historia.

EL CAMPEÓN HERIDO

Considerado el sucesor de Schumacher, Sebastián llegó a Ferrari en 2015 tras la salida de Fernando Alonso. El cambio creó grandes expectativas por ver de nueva cuenta a un alemán campeón del mundo a los mandos de un monoplaza de la Scuderia.

La realidad es que lo más que pudo hacer fue terminar como subcampeón en las temporadas 2017 y 2018, pero muy lejos de Lewis Hamilton y de Marcedes, los dominadores de la F1 en los últimos siete años.

Como ocurrió con el dos veces campeón Alonso, Vettel tampoco pudo aumentar sus títulos en la Fórmula 1 con Ferrari y al final, la historia de amor terminó de manera abrupta y sin consideraciones.

En su paso por la escudería del Cavallino, el alemán mostró su incapacidad para manejar las frustraciones, como sucedió en México 2016, Bakú 2017 o Canadá 2019, donde protagonizó arrebatos que le costaron sanciones.

Con la salida de Kimi Raikkonen en 2019 y la llegada de Charles Leclerc, las cosas no mejoraron para él. Sebastián perdió sus privilegios y también la sonrisa. El joven monegasco se convirtió en un serio rival que hizo ver mal al campeón alemán.

En las dos temporadas que estuvieron juntos, Vettel fue eclipsado. Cometió errores y no pudo superar a Leclerc en el recuento de las clasificaciones mundiales. En 2019 la diferencia fue de 24 puntos y el año pasado, de 65.

Esos dos últimos años no los pasó muy bien. Fue señalado de no estar a la altura de Ferrari, aunque en 2020 el equipo no brindó un monoplaza competitivo, solo sumó tres podios (dos de Charles y uno de Sebastián) y terminó en el lejano e insólito sexto lugar del Campeonato de Constructores.

Tras el anuncio, en mayo del año pasado, de que Carlos Sainz Jr. sería el nuevo coequipero de Leclerc en la Scuderia, mucho se habló del futuro de Vettel. Algunos consideraron su retiro, pues en los últimos meses se le veía desanimado, pero en septiembre anunció su incorporación a Aston Martin en sustitución de Sergio Pérez.

Vettel se despidió de Ferrari tras seis temporadas con apenas 14 triunfos y 12 Poles.

EL CAMPEÓN VUELVE A SONREÍR

Una de las interrogantes con las que inició la temporada 2021 de la F1 fue: ¿veremos resurgir a Vettel?

La despedida de Ferrari no fue lo esperado. Incluso, podría decirse, fue cruel y poco respetuosa para el campeón alemán, pero así es la categoría y la Scuderia.

“Sebastián se sintió abandonado en Ferrari. Este es un deporte en el que el piloto debe sentir que el equipo lo está apoyando, empujando y ayudando, y eso no lo tuvo en 2020. Conociéndolo bien, a Seb eso le pesó, pero auguro que se volverá a reponer”, comentó Jo Ramírez, mexicano quien fue coordinador de McLaren durante 17 años, previo al arranque del calendario.

Por el momento, el alemán ha conseguido el mejor resultado para Aston Martin con el segundo lugar en el Gran Premio de Azerbaiyán. Marcha en el décimo puesto del Campeonato de Pilotos con 30 puntos, 16 más que Lance Stroll, aunque el canadiense es el que más veces ha terminado en el Top 10, cinco por solo tres de Sebastián.

Ver festejar a Vettel arriba del podio, hace unas semanas en Bakú, fue uno de los mejores momentos de ese fin de semana de la F1. Sebastián volvió a brillar y a sonreír, y los aficionados lo reconocieron al elegirlo, por segunda carrera consecutiva, como el Piloto del Día.

La permanencia de un piloto como Sebastián siempre será una buena noticia para la F1, por su calidad en la pista y por el aporte que pueda brindar rumbo a una temporada 2022 en la que la categoría buscará equilibrar las fuerzas en la parrilla de salida. Parece que aún hay Vettel para rato.

Con información de: ESPN

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.