CulturaEntérateEspeciales

Eduardo Ortegón Casares… ¡A fondo!

A la izquierda Eduardo Ortegón.

No es mucho quizá lo de original su pintura contiene, pero es tan hábil la adaptación del pasado reciente y su compenetración con lo contemporáneo, tan viva y eficaz la pintura de un mundo poético y democrático, que sólo en Eduardo Ortegón a parecido con este carácter de elegancia y onírica simbiosis, y al mismo tiempo tan delicado el tipo de arte que presenta. Tan variada e intensa la cultura que en su obra rebosa, y tan constante el reflejo del ideal en ellos como espejo de su vida lúdica. Un verdadero tratado de educación, de educación social de su tiempo. No es frívolo ni pesimista u e contexto pictórico que refleja cuyos contornos ideales trasados tipos de educación general ampliamente humana.

En lo personal miro que desarrolla armónicamente todas las facultades físicas y espirituales sin ningún exclusivismo dañino, sin hacer de ninguna de ellas profesión especial, porque no trata de formar al sabio ni al “chic”, si no al hombre de mundo y su propio mundo, mundo suyo de él. En la mas noble acepción del vocablo.

Es esta mi manera de observarlo y mi humilde y sencillo homenaje. Cuando el “flaco” falleció le me hizo uno no muy a la altura de su arte, se develó un busto del gran pintor obra del escultor Pacheli en el edificio de “Artes plásticas” busto que al poco tiempo desapareció sin que nadie diera ninguna explicación, pero tú flaco, flaquísimo, amigo-amigo jamás desaparecerás.

Te recuerdo siempre. Conrado.

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.