CulturaEntérateEspeciales

En la periferia de Mérida: una obra de Aristeo Vázquez Delgado (y 2)

Portada de Ketty o La hija del capitán, de Aristeo Vázquez Delgado (1928).

El argumento de “Ketty o La hija del capitán”, de Aristeo Vázquez Delgado, es el siguiente: En vísperas de una fiesta para su pequeña hija Betty (debemos señalar que la semejanza de este nombre con Ketty puede llamar a confusión), el capitán –de quien sabremos en algún momento que se llama Arturo- recibe en su palacio un comunicado donde se le pide que supla temporalmente a otro capitán. La esposa, Julia (de apellido Martínez), acepta que cumpla con su deber, aun cuando deban posponer la fiesta infantil. Y tomando el té con su amiga Fanny hacen referencia a los problemas entre los deberes del trabajo y los afectos familiares. En dos momentos distintos, Booker, también militar, visita el palacio: en una se entera del próximo viaje del capitán y en la otra le informa a Julia que el capitán ya ha partido. Llama la atención que el autor, un apasionado de la educación, haya empleado el nombre de Booker para el malvado, ya que inevitable e injustamente recuerda al famoso educador afro-norteamericano Booker T. Washington (hacia 1858-1915).

Contraportada de Ketty o La hija del capitán (1928).

Cuando Booker se ha retirado de la segunda visita, unos individuos enmascarados irrumpen en el palacio, someten y dejan atados por separado al mayordomo y a la criada y se llevan a Julia y a Betty. El capitán regresa y se encuentra con sus dos empleados domésticos que apenas acaban de liberarse en condiciones que hacen suponer que estaban teniendo escarceos amorosos. Ellos le aclaran lo sucedido y él decide salir a la mañana siguiente en busca de su esposa e hija. Pero al quedarse solo, mientras se dispone a escribir algo y contempla el retrato de Julia, es también sometido y llevado a casa de los bandidos.

Los maleantes celebran con una borrachera haber logrado los secuestros. Uno de los delincuentes es precisamente Booker, quien manifiesta querer aprovecharse de Julia y es el autor de los falsos comunicados de orden y contraorden para que el capitán se ausentara de su casa por un rato. Aparece Ketty, con traje de bandido, incluido el antifaz, y es la única que no participa de la “orgía”. En cambio se asoma por curiosidad a ver quién es el secuestrado (“el huésped”) y descubre algo que la estremece. Regresa a donde están celebrando y decide quemar unos “hilachos” con un veneno que hace efecto rápido en los individuos. Hecho esto desata al capitán para después pedirle que se dirija a otro cuarto donde están su esposa y su pequeña hija, pero él piensa que se trata de una trampa y se niega, y es Ketty quien se encarga de liberarlas y traerlas.

Cuando el capitán ya se ha reunido con su familia se descubre la verdad: Ketty lleva un medallón donde está el rostro de su padre, que es justamente el capitán. La razón ha sido que el capitán cometió un desliz juvenil, la madre de la niña falleció y el capitán se negó a asumir la responsabilidad paterna y dejó a la niña en la calle, donde fue recogida por una familia de delincuentes, quienes la criaron como una hermana. Ante este reconocimiento, para resarcir su error, le pide a Julia que acepte a Ketty como una hija y sean una sola familia.

Bastante truculencia para treinta páginas de un folleto de pequeño formato. Pero es de notar el mensaje dirigido a quienes no cumplen con sus responsabilidades paternas y provocan que los hijos abandonados terminen creciendo en un ámbito de delincuencia. El problema de la falta de responsabilidad paterna existía en considerable escala tanto antes como ahora, tanto en el medio rural como en el urbano de Yucatán.

También es curioso que se represente un secuestro y se mencione un potencial abuso hacia la víctima femenina, lo cual no llega a ocurrir. El secuestro, un delito aún muy raro en Yucatán, pudo haber justificado que la obra se efectuara en un lugar ajeno a la región.

El teatro a menudo trata situaciones relacionadas con el medio inmediato en que se produce y para la consideración de un público determinado, con lo cual sus valores dejan de ser intrínsecamente teatrales y literarios para darle prioridad al factor didáctico moralista o social. En este caso, puede pensarse en una finalidad de motivar la conciencia social respecto a los valores de la integración familiar. Sin embargo, es de pensarse cómo se pudo contribuir a tal fin con este argumento, donde resalta el hecho de que la paternidad no asumida genera una violencia que en el transcurso de los años se vuelve involuntariamente contra quien originó tal falta de responsabilidad. Dado que el argumento no es lo suficientemente explícito es interesante pensar en qué medida habrá cumplido con su propósito moralizador.

En conclusión, Ketty o La hija del capitán es una obra publicada como parte de una labor teatral de tipo popular educativo realizada en un municipio distinto a la capital yucateca que en este caso es Homún, aunque desconozcamos si se llevó a escena. A pesar del subtítulo de “Drama infantil”, tiene como tema los valores familiares y la paternidad no asumida, por razón del abandono de una hija recién nacida que terminó formando parte de un grupo de delincuentes. Aun con su laxa estructura dramática y de la escasa consistencia de caracteres, llama la atención su mensaje acerca del tema de la paternidad responsable, y que apele a acciones relativas a la protección familiar contra los males del mundo.

Bibliografía:

Cervera Andrade, Alejandro (1943): El Teatro Regional de Yucatán, edición de autor, Mérida, prólogo de Ermilo Abreu Gómez.

Loeza Flores, Socorro (2008): Memoria histórica del Teatro en Tecoh 1930-2004., Instituto de Cultura de Yucatán – Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Yucatán, Mérida. Disco compacto.

Muñoz Castillo, Fernando (2012): El teatro regional de Yucatán, Instituto de Cultura de Yucatán -Conaculta- Escenología- Cultura Yucatán A.C., Mérida-México, 2ª. edición corregida y aumentada, p. 173.

Pérez Sabido, Luis (2011): Diccionario de la Canción Popular de Yucatán, Instituto de Cultura de Yucatán-Conaculta, Mérida, p. 439.

Smith Centurión, Wilbert (2011): Tekantó. Monografía, edición de autor, Tekantó, Yucatán, México.

Vázquez Delgado, Aristeo (1928): Ketty o La hija del capitán, Sociedad Infantil “Castalia”, Biblioteca Teatral Vázquez López, Homún, Yucatán, México.

Vázquez Delgado, Aristeo (2013): “Mérida de mis recuerdos”, en Muñoz Castillo, Fernando: Dos siglos de dramaturgia regional de Yucatán, Escenología – Secretaría de la Cultura y las Artes – Conaculta, Mérida-México, pp. 527-546. [Año original de puesta en escena: 1944].

Vázquez López, Effy Luz (1999): “El método ideo-visual, global o natural del maestro Aristeo Vázquez y Delgado, una frustrada propuesta regional”, en VV.AA: Ensayos sobre Educación. Ganadores del Primer Concurso de Ensayos sobre Temas Educativos, Secretaría de Educación del Gobierno del Estado, Mérida.

Jorge Cortés Ancona

Licenciado en Derecho, con Maestría en Cultura y Literatura Contemporáneas de Hispanoamérica. Es egresado del Doctorado en Literatura de la Universidad de Sevilla con una tesis sobre teatro y boxeo, y cuenta con un DEA (equivalente de maestría) de la misma institución. Ha impartido clases y cursos en diversas instituciones educativas y culturales sobre literatura e historia de las artes visuales. Ha escrito numerosos artículos y entrevistas sobre temas culturales y figura en varias antologías de poesía.

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.