CulturaEntérateEspeciales

Hola Roger , ¿cómo estás?

Desde el inicio de la Pandemia que provocó la llegada a nuestro país del virus que produce la enfermedad conocida como Covid-19, esto ya hace más de un año, aquí en nuestro estado fue a partir del 16 de marzo del 2020 (ya casi 15 meses) cuando comenzamos a sufrir de esta epidemia de manera local y estatal.

            Muchos fueron los cambios que se suscitaron de manera inmediata con la finalidad de frenar el avance entre la población de esta enfermedad. Se cerraron las escuelas y los comercios y la movilidad también se vieron afectadas. Fue un inicio incierto con medidas sanitarias que costó mucho trabajo en comenzar a implementarlas, pero poco a poco se fue logrando hasta llegar en un momento determinado que nuestro querido Yucatán tuviera la mínima ocupación hospitalaria así como el de contagios en relación con los demás estados de nuestro país.

            Las salidas que antes estaban restringidas a una persona por familia, poco a poco se fue incrementando, las medidas se fueron haciendo cada vez más laxas así como la movilidad volvió a estar como siempre. La sociedad se volvió a activar tanto a nivel social, como económico y cultural .  Todo esto era miel sobre hojuelas hasta el mes de abril cuando comenzó el repunte en los casos de contagios y aumento en las hospitalizaciones y  esto se debió a que en los últimos días en el aspecto político se rompieron todas las medidas sanitarias implementadas para controlar la epidemia del Covid-19, ya que las reuniones antes de las elecciones fue como si no hubiese en el país y en nuestro estado alarma de contagio.

            Las pláticas por medio del teléfono celular ha sido una de las maneras más prácticas de estar cerca de nuestros familiares y amistades. Al no tener el acceso de manera directa y personal, este artículo se la erguido como el pasaporte a estar actualizados y a la plática cotidiana con nuestros conocidos..

            Ante la pregunta que se esgrime en el título de la presente, al preguntarle al de la letra por algún amigo, “¿cómo estás?, de inmediato la camisa se desgarra en jirones al igual que le pasaba a aquel Hulk de la serie televisiva y posteriormente de la pantalla grande cuando se enojaba. El de la letra no se enoja, sino que, pidiendo disculpas de antemano a mis caros y caras lectoras, en este momento el siempre educado redactor, se sale de sus casillas y ante esta pregunta responde, una vez que ha quedado de color verde,  que ¿cómo estoy?,  pues encabronado, emputado, molesto, casi llegando a la locura, ante lo que se ve que está pasando en nuestra sociedad ante este incremento inusual de contagios  y hospitalizaciones.  Antes de poner ante los ojos de mis caros y caras lectores, alunas razones de mi estado de ánimo, el de la tinta sorberá un poco de te de tila y de agua de azar, para que la calma le permita ser explícito ante lo que pasa.

            ES indudable que la sociedad se ha mostrado laxa  en los últimos meses  ante la problemática de la epidemia del Covid-19 en nuestro estado.  Las medidas sanitarias ya no se toman en consideración como antes del mes de abril, los cubrebocas se usan como se les pega la gana a una gran parte de la sociedad y la sana distancia, la famosa frase que estuvo muy de moda a inicios de la llegada del Covid.19 a México, es solo un recuerdo . los centros comerciales, los supermercados, y las calles en general, se muestran como si estuviésemos en el año 2019. Normales. 

            LAS actividades sociales y culturales, que se generan desde las oficinas del Ayuntamiento de Mérida, se siguen  desarrollando como siempre, hace unos días(sábado 12 de junio) en un comunicado de este ente estatal se menciona que las Vaquerías y la Noche Mexicana seguirían dándose, solo que se corría el horario para aprovechar el tiempo y no rebasar la hora del toque de queda. Esto es solo una manera de propiciar el contagio, ante la noticia del regreso de Jedy III o sea del anterior, anterior alcalde Renán Barrera Concha, quien no solo no le bastó estar 6 años en el Palacio Municipal para chingar a nuestra ciudad, sino que la sociedad tonta y ciega le otorga otros tres más , seguramente mantendrá sus ojos cerrados ante el incremento del contagio y tratará de mantener sus actividades que solamente son una fuente más de incremento de contagios y fallecimientos a causa del Covid-19.

            LAS declaraciones del gobernador-empresario Vila, sobre echarle la culpa del incremento de contagios y demás a la gente joven , es solo una manera tonta de encontrar culpables ante su ineficaz y  fallida estrategia por mitigar esta epidemia. De la mano con su flamante secretario de salud(así con minúsculas)  de apellido Sauri Vivas, de manera arbitraria y con sus datos, de plumazo quitaron el color naranja del semáforo epidemiológico y lo pusieron en amarillo. Posibilitando la  apertura de las actividades económicas y horario sin restricción de la movilidad y funcionamiento de establecimientos nocturnos.

            QUERIENDO  tapar el Sol con un dedo o tapando el pozo después que se ahogó el niño, y ante el compromiso del gobernador-empresario, envía a su secretario de salud a informar a la sociedad que ante los alarmantes números en contagios y hospitalizaciones de casos por Covid-19, que es por culpa de los jóvenes, determina tres medidas para frenar el aumento cada vez mayor de enfermos e ingresos por esta enfermedad. Creyendo de manera ilusa o pensando que la sociedad es muy tonta, ya que estas medidas son tendientes a limitar la movilidad es decir regresar al toque de queda, restringir los aforos de ciertos lugares y quitarle la licencia a aquellos establecimientos que se  habían activado(cantinas y pequeños restaurantes), causando con esto el enojo de los pequeños propietarios y dejando en jauja como siempre a los grandes. Pero manteniendo el semáforo en verde para no herir susceptibilidades empresariales.

            YA ha pasado más de una semana que se implementaron estas medidas y las consecuencias son peores. Cada vez hay más enfermos y la estrategia del gobernador-empresario y su chalán no han dado el resultado que estaban buscando o querían haber encontrado. No es necesario que la sociedad tenga que esperar las dos semanas para que las medidas sean más estrictas y se retome al color que debe de ser en el semáforo epidemiológico para lograr que de una vez se mitiguen los nuevos casis que de manera diaria se registran en los hospitales públicos.

            LOS números reales nunca se podrán contabilizar y menos conocer por la sociedad, ya que muchas personas asisten a clínicas particulares, ya sea para hacerse la prueba(y salgan positivos) o bien para ser ingresados, esto es, que el número que se registra y los falaces “doctores” leen en sus informes vespertinos  siempre serán ajenos a la realidad.

            Hola Roger, cómo estás? Pues ante todo lo anterior, no muy bien. De nada sirve que unas pocas personas, sean las que cumplan con las medidas sanitarias para mitigar los contagios e ingresos, si la mayor parte de nuestra sociedad siguen fallando en esto. 

            Mientras las personas sigan siendo apáticos,  ignorando las medidas de prevención, valiéndoles madres lo que se debe de hacer para evitar que contagien a sus familiares, a sus padres y madres, abuelos y demás, seguiremos estando jodidos. Seguiremos estando lamentando la muerte de tal o cual persona, y todo porque no se hace lo que se debe.

            En muchos centros comerciales se ha dejado de tomar la temperatura corporal, no se restringe la entrada a adultos mayores y niños, los cubrebocas se usan mal en los pasillos delos mismos y en una tienda de conveniencia que el de la letra acude casia diario, que está donde se encuentra la gasolinera de Paseo de Las Fuentes, hay un trabajador, empleado de  la tienda con la O, que simplemente le vale madres usar bien el cubrebocas, y ante el reclamo de un servidor, simplemente mal contesta y continúa con su narizota llena de gérmenes propagando sus virus, ante la vista y paciencia de sus compañeros.  Muchas personas siguen siendo necias!!

            Así que si me preguntan “¿como estoy”,  además de verde y demás, leyendo la anota anterior ya sabrán cual es mi estado de ánimo. Así mis caros y caras lectoras,  es nuestra responsabilidad dar el ejemplo y seguir las medidas sanitarias, ya que ni el gobernador-empresario, ni el títere de su secretario de salud, ni el Jedy III (por aquello del tercer regreso)del palacio municipal, son capaces de mitigar la epidemia, está en nosotros demostrarles a las autoridades de los tres niveles, que los yucatecos, no todos, los responsables, si sumamos esfuerzos y nos aplicamos a seguir las indicaciones sanitarias, poco a poco regresaremos a eso que en un pasado se llamó y conocimos como “normalidad”

One Comment

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.