CulturaEspeciales

El cazador y el venado

Una nueva sombra sobre el escampado. El machete de mi padre, el que llevaba en sus salidas al monte el que más tarde le vi utilizar para abrirle las tripas a un venado, clavándoselo en el vientre hasta la empuñadura luego cortarlo hacia arriba, con los músculos del antebrazo hinchados derramando intestinos verdosos humeantes sobre la hierba. La luz de la fogata transformaba el machete en una espada.

– ¿ven a ese hijo de p…? si pesco a un tipo con mi mujer, le salto por la espalda el corto el p…

– y tendrá que huixar sentado el resto de sus días no es eso Justino?

Era la voz de Florencio Dzib. Me lleve las rodillas y las rodee con los brazos. En toda mi vida había tenido tanta necesidad de “ensuciar”, ni la he tenido después.

– ¿qué harías con tu mujer Justino? Preguntó “el chop”, que estaba muy borracho. Incluso podía reconocer cuál de las sombras es la suya. Se mecía hacia adelante y atrás como si estuviera sentado en una barca, en lugar de un trono junto a la fogata, -eso es lo que quisiera saber. ¿Qué harías con una mujer… que deja brincar la albarrada?

El machete se había transformado en una espada se balanceo, luego mi padre dijo:

 Los antiguos les cortaban la nariz a las suyas lo que pretendían con ello era hacerles una vagina en medio de la cara para que todo el pueblo supiera que parte de su cuerpo las había metido en un problema más.

Mis manos soltaron las rodillas se deslizaron hasta mis genitales. Los sostuve entre ellos contemple el machete de mi padre moviéndose… tenía unos calambres terribles en el vientre, si no me daba prisa en levantarme para salir, terminaría huixándome enfrente de todos.

-mi mujer no. Replicó mi padre en voz muy alta.

La voz pastosa de la borrachera había desaparecido, y la carcajada por el chiste desapareció.

  • No claro que no Justino, murmuro Beto incómodo. ¡ya vamos a echarnos un trago!
  • – yo no le cortaría la nariz-dijo otro- yo le cortaría su cabeza traidora.
  • Eso es dijeron todos.

no pude seguir aguantando. Me Salí del cobertor y noté caer el frio aire sobre mi cuerpo, me pareció que mi “pirix” quería encogerse completamente dentro de mi cuerpo.  Lo único que seguía dando vueltas y vueltas en mi mente supongo que estaba medio dormido y que toda la conversación me había parecido un sueño. Era que, cuando era más pequeño me metía en la hamaca de mi madre cuando papa salía temprano hacia la milpa, me dormía a su lado antes de desayunar.

Obscuridad, miedo, fogatas, sombras. No quería salir al monte, tan lejos del pueblo con aquellos hombres borrachos. ¡quería a mi madre!

Mi padre se volvió hacia mí. El machete todavía estaba en su mano. Me miró y le devolví la mirada. Jampas he olvidado la escena mi padre con su cachucha y machete en mano. La conversación se detuvo, quizá se preguntarán que parte de la charla había podido oír. Que incluso estaban avergonzados.

  • ¿Qué diablos quieres-preguntó mi padre envainando el machete-
  • -dale un trago dijo Beto con el consiguiente coro de risas.
  • Tengo que huixar.
  • Pues anda y hazlo exclamó mi padre.

Tres días después, mi padre le disparó a un venado, el animal herido de muerte, se lanzó sobre mi papá No lo embistió, se paró con las patas traseras y le abrió el cuerpo a la mitad clavándole sus pequeñas pero filosísimas pezuñas del pecho al estómago. Tripas sobre la hierba entre sangre a borbotones. Todo su paquete intestinal desparramado y yo me puse de espaldas y vomité el desayuno. Mi padre y el venado expiraron casi al mismo tiempo.

Fin

Deja un comentario

Continúe leyendo
Cerca de
Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.