Yucatán

Cantineros exigen que les permitan trabajar: “No somos responsables del repunte de contagios”

Mérida, Yucatán. Representantes de cantinas tradicionales de la Ciudad de Mérida realizaron esta mañana una rueda de prensa en “El Cardenal”, para abordar el tema de las nuevas restricciones anunciadas por el titular de la Secretaría de Salud, Mauricio Sauri Vivas, y que entran en vigor el día de hoy.

Los empresarios Saith Farah, Erick Samson, Thomás Hoga, Pedro Carrillo Carrillo y Moisés Heredia indicaron que desde que inició la pandemia, las cantinas no fueron tomadas en cuenta por las autoridades, por lo que ellos se reunieron y sumaron esfuerzos para lograr que, de alguna manera, fuesen contemplados como restaurantes de manera provincial.

“Las autoridades nos dijeron que teníamos que pagar un permiso especial, para poder operar como restaurantes, pero en realidad no hubo apoyo. Nosotros cumplimos, nos apegamos a todas las medidas; sin embargo, hace dos días se anuncia que, en el mismo color de semáforo que nos fue entregada una concesión, está siendo revocada de manera total”, dijo Saith Farah.

“Es un golpe fuerte para la economía del estado. Están dejando desamparados a muchísimos trabajadores, músicos y proveedores. Nos están apagando, nos están desapareciendo”, expuso el empresario.

“En su momento nos exigieron cumplir medidas y protocolos, invertimos para cumplir, pero ahora nos quitan la posibilidad de trabajar. Es un tiro de gracia al sector”, afirmó.

Por su parte, Erick Samson dejó en claro que su intención no es enfrentarse a las autoridades, sino trabajar con ellas.

Diálogo, no confrontación

“No queremos confrontar a las autoridades. Sí cumplimos con los protocolos, hemos hecho de todo para acatar el 100%, pero nos sorprendió la medida tomada en días recientes”, aseveró.

“Somos el chivo expiatorio, más con las campañas políticas, en donde se vieron grandes aforos e incumplimiento de los protocolos”, señaló.

“Los repuntes de contagios en la Entidad se dieron 15 días antes de haber iniciado las campañas políticas y no durante los 7 meses en los que estuvimos operando”, condenó.

En su turno, el empresario Thomas Hogan afirmó que “una de nuestras preocupaciones, además del número de empleos directos e indirectos que se pierden, es que en un año y tres meses nunca se ha hablado de reaperturas de cantinas. Tal parece que quisieran acabar con una tradición mexicana, como lo son las cantinas, ya que no están dando licencias”, resaltó.

“No nos han dejado trabajar, tuvimos que sacar una licencia, aparte de pagar la de cantina, tuvimos que pagar para restauranteros y después de las elecciones y el repunte de contagios nos cierran a nosotros. Operamos alrededor de 7 meses, pagando el costo del permiso, que es de 5 mil pesos mensuales”, apuntó.

El músico conocido como “Yandel” señaló que sí se han esforzado por cumplir los protocolos. “Nos obligaron a convertirnos en restaurantes. Lo logramos, el gasto fue mucho, pero acatamos las reglas que impuso el Gobierno, todo con el fin de seguir trabajando, es lo único que queremos, ya que muchas familias están siendo afectadas. Nos sentimos traicionados. El gobierno debe escucharnos”, aseguró.

“Si vienes a Mérida y no acudiste a una cantina, entonces realmente no viniste a Mérida. El Gobierno no nos apoya, pero la ciudadanía sí”, dijo.

Los propietarios de las cantinas informaron que al día se registran pérdidas económicas muy fuertes. Por ejemplo, el “La Negrita” se emplean directamente a más de 300 personas, más los empleos indirectos. “Lo que vivimos hoy en día es una catástrofe económica”, expresó Saith Farah.

“No tuvimos ningún acercamiento por parte de las autoridades. Cuando un Gobierno toma medidas drásticas, como cerrar negocios, dan apoyos, pero en este caso, no, no hubo apoyos”, externó.

Llamado a otros empresarios del ramo

“Gente de Tizimín, Valladolid, Buctzotz, Chemax, cantineros de todo el estado nos han buscado”.

“Que se acerquen, dueños de cantina y ciudadanía, ya que yo veo un problema de raíz, no solo de cantinas, sino de clausura arbitraria de negocios que contribuyen en la reactivación económica. Nosotros alzamos la voz, como pioneros, nos costó encontrar el marco legal, pagarles a abogados, para poder conseguir los permisos y seguir laborando”.

“Numerosas cantinas cerraron al no poder cumplir con los protocolos exigidos por las autoridades. Es el propio Gobierno el que está generando el desempleo”.

“Nosotros solicitamos a la Secretaría de Salud que viniera a hacer observaciones, las hizo y las cumplimos y fue así que pudimos funcionar como restaurantes provisionales”.

“Tuvimos que revocar techos, pintar, acondicionar cocinas departamentales, baños, todo para que se asemejara a un restaurante”.

¿Apoyos?

A pregunta expresa de un reportero, sobre si habían recibido apoyo económico por parte del Gobierno estatal, el empresario Farah ironizó: “¿El Gobierno dio apoyos? Pues no nos llegaron.

Los empresarios recalcaron: “No queremos ir en contra de la Ley, es por eso que hoy no abriremos, por la misma disposición emitida por el Secretario de Salud estatal. Queremos diálogo, que nos escuchen. Nosotros cumplimos con nuestra responsabilidad. Nos reconocieron como restaurantes, pero ahora nos están quitando el permiso”.

Los afectados indicaron que, de no llegar a acuerdos con la autoridad, no les quedará de otra más que cerrar. “Nos tendremos que aguantar, no será justo, pero tendremos que aguantar. No queremos estar fuera de la ley”, alegaron.

Los cantineros aclararon que la protesta de el día de hoy, a las 11:00 horas en Palacio de Gobierno, no fue convocada por ellos, pero sí confirmaron que todas las personas afectadas del ramo estarán presentes.

Revelaron que todavía el martes, algunos compañeros acudieron a pagar el permiso para funcionar como restaurantes y no se les informó sobre las medidas restrictivas.

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.